Gabriel Paulista tras el choque con Garay. Foto: Twitter. (@elchiringuitotv)

Gabriel Paulista tras el choque con Garay. Foto: Twitter. (@elchiringuitotv)

Fútbol COPA DEL REY

Así le quedó la cara a Gabriel Paulista tras la guerra de Mestalla

Tanto él como su compañero Garay sufrieron un duro golpe que provocó un río de sangre en la ceja del brasileño.

Gabriel Paulista se vació y se dejó todo para buscar la remontada ante el Getafe. El central sufrió un duro golpe en la ceja, pero pudo y quiso continuar hasta el ansiado pitido final. Al central se le vio fundido en los últimos minutos de partido y, ya en vestuarios, pudo presumir de heridas de guerra. Su compañero Guedes subió a su cuenta de Instagram una foto en la que se veía como atendían al defensa ya en los vestuarios de Mestalla y con el Valencia en semifinales. 

Gabriel Paulista tratándose tras el duro golpe. Foto: Instagram. (@goncaloguedes15)

Gabriel Paulista tratándose tras el duro golpe. Foto: Instagram. (@goncaloguedes15)

La brecha lo sufrió tras un choque con su propio compañero Ezequiel Garay. En un partido de máxima tensión y extrema dureza, el central se llevó la peor parte tras una acción fortuita con su pareja en defensa. Sin duda, un lance más en un partido tremendamente accidentado. Con un expulsado y muchas amarillas, parece ser que el central brasileño se llevó la peor parte, al salir sangrando del terreno de juego.

Pero ante el dolor, fue precisamente Garay quien subió también a redes sociales una imagen con su compañero mientras se ponía hielo para rebajar la posible inflamación tras el golpe y con un claro mensaje: "Hay que morir siempre dentro del campo". Ambos jugadores fueron clave en una remontada para la historia, donde en el minuto 92' y en el 93' dos goles de Rodrigo daban la clasificación al cuadro che.

La publicación de Garay. Foto: Instagram. (@ezequielgaray24)

La publicación de Garay. Foto: Instagram. (@ezequielgaray24)

Tangana final

A pesar de las heridas de guerra de ambos jugadores, también se vieron envueltos en una pequeña situación de empujones, insultos y agarrones entre ambos conjuntos, que ya habían calentado el choque en los días previos. Incluso varios jugadores del Getafe fueron llevados al vestuario de la mano de la policía. Una imagen que desde luego emborronó el resultado final.

[Más información: El Valencia remonta gracias a Rodrigo y se cuela en semifinales de Copa]