Momento de la pelea entre Córdoba B y Mérida.

Momento de la pelea entre Córdoba B y Mérida.

Fútbol

Brutal pelea entre futbolistas de Córdoba B y Mérida: puñetazos, patadas y botellazos

Los jugadores se enzarzaron tras el final del partido en el que el conjunto extremeño se salvó de no bajar a Tercera División de forma milagrosa con un gol en el minuto 102.

Jugadores del Córdoba B y Mérida han protagonizado este domingo una brutal pelea tras la finalización del partido que les enfrentaba de la última jornada de Segunda División B, en el que el equipo andaluz ha descendido a Tercera y el conjunto extremeño se ha salvado, aunque todavía le queda un partido de promoción (eliminatoria a doble partido) para certificar la continuidad en la 2ªB.

Los futbolistas del Córdoba B comenzaron la fea tangana, que llegó a tener puñetazos entre los propios jugadores, duras patadas y un botellazo por parte de un hincha local, tal y como se puede ver en este vídeo grabado por un aficionado (@jpergim en Twitter) que se encontraba en el estadio Ciudad de Lucena, campo en el que el Córdoba B ha jugado sus últimos partidos.

Puñetazos y patadas entre jugadores del Córdoba B y Mérida

El enfrentamiento se ha producido fruto de la frustración que a algunos jugadores del filial cordobés les produjo el descenso a Tercera, que se produjo de la manera más dramática posible: hasta el minuto 92 iban ganando 1-0, un resultado que les salvaba automáticamente, pero el Mérida, en un épico final, marcó el empate en el 93' (un resultado con el que también se iba a Tercera) y acabó marcando de falta directa en el minuto 102, después de que el partido se parara durante varios minutos. 

Fue entonces cuando los jugadores del Mérida se fueron a celebrar el gol con sus aficionados, que estaban en el otro fondo del estadio, por lo que se tuvieron que recorrer todo el campo para poder festejar la épica salvación (a falta de la promoción) con sus hinchas. Una vez que fueron llegando al túnel de vestuarios, futbolistas del Córdoba B se fueron a buscar y se enzarzaron contra los extremeños. Algunos de ellos pegaron puñetazos y otros soltaron patadas.

Además, otros jugadores llegaron a encararse con el árbitro, al que intentaron agredir. El colegiado anuló un gol al Córdoba B y expulsó al portero en el último minuto, falta que dio lugar después al gol emeritense.