Daenerys Targaryen frente a los Inmaculados y los dothraki.

Daenerys Targaryen frente a los Inmaculados y los dothraki.

Series JUEGO DE TRONOS

La confesión de Emilia Clarke: se inspiró en discursos de Hitler para el final de 'Juego de Tronos'

Su alegato tras conquistar Desembarco del Rey no solo se asemeja a la escenografía nazi, sino que recuerda a los postulados del führer. 

Noticias relacionadas

El último episodio de Juego de Tronos dejó a todo el mundo boquiabierto ya fuera para bien como para mal. Uno de los momentos de más tensión ocurre al principio del capítulo cuando, una vez caída la ciudad de Desembarco del Rey, Daenerys se aproxima a dar un emotivo y a la vez aterrador discurso frente a los Inmaculados y los restantes dothrakis.

"¡Habéis liberado al pueblo de Desembarco del Rey de las garras de una tirana! Pero la guerra no ha acabado... ¡No bajaremos las lanzas hasta liberar a todos los pueblos del mundo!", vocifera con rotundidad en valyrio la Madre de Dragones —todo acompañado de una estética muy parecida a la del discurso que dio Hitler en Nuremberg—.

Ahora, la actriz que da vida a Khaleesi ha declarado en una entrevista para Variety haberse inspirado en vídeos de Hitler y demás dictadores. "Quería ver si podía entender lo que decían sin conocer el idioma. ¡Y podía! Entendía perfectamente lo que Hitler estaba diciendo", ha confesado al medio estadounidense. "Si me creo cada una de las palabras que salen de mi boca la audiencia ni siquiera tendrá que mirar los subtítulos" ha añadido.

Emilia Clarke tuvo que rodar la escena a solas en un cuarto de fondo verde —luego se le añadirían los efectos especiales— en un idioma ficticio, por lo que era muy fácil "desconectar" del guion. "Si me hubieran pedido repetirlo otra vez al día siguiente no habría sido capaz de hacerlo", ha asegurado.

No es la primera vez que Emilia Clarke ha tenido que hablar en valyrio o dothraki. De hecho, desde la primera temporada el personaje habla en diferentes idiomas. Sin embargo, "la presión que tenía en esta escena" casi pudo con ella. Según relata, se pasó madrugadas gritando el discurso entero en su cuarto: "Cerraba la ventana para que la gente no pensara que estaba 'ladrando' como una loca". Clarke sabía que la escena era una de las más importantes para concluir con el personaje de Khaleesi y el resultado fue todo un éxito en cuanto a interpretación.