El quinto capítulo de la última temporada de Juego de Tronos dejó a todos con la boca abierta. Tras la Batalla de Invernalia parecía que nada estaría a la altura, pero el ataque a Desembarco del Rey estuvo a la altura y se coloca en el top ten de los capítulos que han marcado una de las series más importantes de la historia de la ficción. [CONTIENE SPOILERS]

'Las campanas', que así se llamó el episodio, mostró la conquista de Daenerys. Lo hizo por las bravas, sin piedad. Aniquilando a todos los que estaban en Desembarco del rey. Muchos han criticado el giro de la Madre de Dragones, aunque cierra de manera perfecta el arco del personaje más complejo de todo Juego de Tronos.

También vivimos el final de muchos personajes importantes, entre ellos el de Cersei, que muere abrazada a la única persona por la que mostró algo de compasión, su hermano y amante Jaime. Ambos son sepultados por la fortaleza roja caída por el fuego de Daenerys y su dragón.

La muerte de Cersei aviva una nueva teoría, y es que Melisandre dejó claro a Arya que ella cerraría unos ojos azules y unos verdes. Los azules fueron los del Rey de la Noche en la Batalla de Invernalia, y todo el mundo daba por hecho que los verdes serían los de Cersei, que estaba en su lista de venganza desde las primeras temporadas. Pero la joven Stark esta vez usó la cabeza y se fue de la fortaleza sin vengarse ya que eso hubiera supuesto también su muerte.

Entonces, ¿de quién son los ojos verdes que cerrará Arya? Pues a estas alturas del partido parece que está claro que se trata de Daenerys, que ha girado hacia el despotismo, y que en la promo del nuevo episodio se la muestra como una dictadora en un paisaje postapocalíptico. Aunque el personaje en los libros tiene los ojos púrpura, en la serie Emilia Clarke ha lucido ojos verdes que la han colocado en el punto de mira de todas las teorías.

Daenerys en su dragón antes de liarla parda. HBO