***Este artículo contiene spoilers del cuarto capítulo.

Por fin llega el capítulo en el que se decidirá todo. Tras ocho años de emisión y más de 70 episodios a sus espaldas, se revelará quién es el próximo rey —o la próxima reina— en sentarse en el trono de hierro. ¿Será Daenerys quien devolverá a Poniente a la dinastía Targaryen o habrá alguien que ocupe el lugar que tanto ansia la Madre de Dragones?

La batalla final ha concluido. Cersei ha muerto y, junto a ella, su hermano Jaime. Desembarco del Rey ha sido reducido a cenizas por Drogon y Daenerys no ha tenido piedad con los ciudadanos inocentes. Tal y como se observa en el breve adelanto, la liberadora de cadenas se presenta imponente en la capital, respaldada por los inmaculados y los restantes dothraki, quienes alzan sus espadas y gritan por su nueva reina.

Mientras tanto, la mirada de Arya y Tyrion lo dicen todo. De nada sirvieron las advertencias del único Lannister restante y todo indica que el norte y los demás aliados no van a mantenerse impasibles ante la 'aparente locura' de Daenerys; una locura que recuerda a las políticas de su padre Aerys, El Rey Loco.

Lo que es seguro es que el capítulo en el que concluirá la serie del momento traerá nuevos enfrentamientos que deberán solucionar definitivamente para mantener la paz en Poniente. ¿Permitirá Sansa la coronación de Daenerys? ¿Reclamará Jon Nieve su derecho al trono? ¿Qué ocurrirá con Gendry, sir Davos y los demás personajes? Solo queda esperar para averiguarlo.