Ana María Ruiz, enfermera del Summa 112, ha sido la encargada de entregar el Premio Goya a la Mejor película a Las niñas, de Pilar Palomero. Es el reconocimiento de la Academia de Cine a los sanitarios que han estado en primera línea de combate contra el coronavirus durante todo este año. Ella fue la artífice de la biblioteca montada en el hospital de campaña de Ifema y que sirvió de válvula de escape a los pacientes allí ingresados.

Noticias relacionadas

"Estoy poco nerviosa y halagada por las cosas que me decís", ha señalado Ruiz al ser entrevistada en la alfombra roja. "La cultura acompaña, es segura y sanadora. En Ifema lo que hice fue pedir libros y llevé los de mi propia biblioteca y los de mis amigas del club de lectura al que pertenezco. Inmediatamente, muchísima gente empezó a mandar libros, a ofrecer su trabajo y a participar en este proyecto tan bonito que fue tan bueno para los pacientes porque generaba mucha compañía en ellos".

La enfermera del servicio de emergencias de Madrid escribió después de los momentos más duros de la pandemia una obra en el que relató la génesis -y el éxito- de la biblioteca bautizada como 'Resistiré'. Libros que salvan vidas (Plataforma) fue reconocida con del Premio Antonio de Sancha 2020 que concede la Asociación de Editores de Madrid.

Como buena lectora empedernida, el objetivo de Ana María, de 41 años y natural de Valdepeñas (Ciudad Real), era acercar los libros a las personas ingresadas en el hospital improvisado de Ifema para hacer más confortable su convalecencia y, en definitiva, ayudar a su recuperación. La iniciativa comenzó con una caja de libros en el coche esperando a ser aprobados por los superiores y acabó con la respuesta masiva por redes que hizo llegar al pabellón donaciones de bibliotecas y universidades de hasta mil libros, que inundaron los pasillos y camas cuando allí ni si quiera había enchufes para móviles.

"Hoy es la noche del séptimo arte, uno de los grandes cuidadores del prójimo y que ofrece cuidado y consuelo del espectador. Déjense cuidar", ha señalado antes de presentar el último premio de la gala, el galardón a Mejor película.

"Quiero tener una mención especial a los sanitarios que han fallecido por salvar la vida de otros", ha resaltado, recordando que España es el país de la UE con más contagios de sanitarios. También ha tenido un recuerdo para las personas que desde el mundo de la cultura han contribuido para el entretenimiento de todos.

"Y a todas las víctimas de esta pandemia en todas sus formas, ya sea por deceso, enfermedad, crisis o desolación. Nuestros pacientes reciben cuidados y atención porque la cura no siempre es posible, pero sí la compañía y el consuelo. Eso suele tener un poder especial cuando proviene de la cultura", ha concluido.

Ramírez ha señalado que los sanitarios están "agotados" y ha pedido responsabilidad para que la curva no vuelva a disparararse: "Por favor, no nos confiemos. Entiendo que la gente se cansa de cumplir las normas, pero hay que hacerlo. Todos tenemos que tener conciencia social y seguir luchando contra esto".