Los Premios Forqué siempre rompen el hielo en la temporada de premios en España. Y esta vez lo hicieron casi de forma literal, porque la ceremonia de entrega de los galardones que entregan los productores se realizó en un paisaje de un Madrid nevado y que todavía sufre las consecuencias del temporal Filomena. En un gala atípica, marcada también por la tercera ola del coronavirus, y que homenajeó a los héroes de la pandemia -enfermeros, cajeras de supermercado o transportistas ayudaron a dar los premios- se eligió a Las niñas como la mejor película española del año.

Noticias relacionadas

La película de Pilar Palomero era la favorita junto a La boda de Rosa y venció al filme de Icíar Bollaín. Un triunfo importante que la colocan como el rival a batir por e resto para los premios Goya que este lunes anunciarán a sus nominados. Un debut que comenzó su andadura hace un año en el festival de Berlín, y que puede culminar su carrera como la triunfadora de esta carrera de premios tan extraña. Una película que explora el contraste entre la modernidad que España vendía en el año 92 con las consecuencias de la educación heredada del nacional catolicisimo. Todo desde los ojos de una niña que entra en la adolescencia. La llegada de otra mujer que hará grandes cosas en nuestro cine, como años anteriores pasó con Carla Simón, Arantxa Echevarría o Belén Funes.

La otra gran favorita, La boda de Rosa, se fue de vacío, ya que el otro premio al que partía como favorita, el de Mejor actriz fue a parar a Patricia López Arnáiz por Ane. Un premio merecido para la revelación del año. Su madre coraje en el debut de David Pérez Sañudo, en una radiografía de las heridas del conflicto vasco, es un torbellino que le pueden granjear sus primeros premios. Sería de justicia que repitiera premio en los Feroz y en los Goya.

Antidisturbios.

Como Mejor actor fue elegido Javier Cámara, que en Sentimental vuelve a dar rienda suelta a su gran vis cómica, y que venció a rivales como David Verdaguer, Mario Casas y Raúl Arévalo. El actor optaba también al premio en la categoría televisiva por Vota Juan, pero no pudo hacer doblete, ya que perdió ante el Antidisturbios al que da vida con fuerza y personalidad Hovik Keuchkerian. La serie de Rodrigo Sorogoyen, además, se hizo con el premio a la Mejor serie, un galardón que se entregaba por primera vez.

Era uno de los premios más reñidos, ya que los rivales eran de peso. Patria y Veneno. El trío que ha encumbrado este año a la ficción española se enfrentaba por primera vez en unos premios -con La casa de papel como convidada de piedra-. Sorogoyen e Isabel Peña se han llevado el primer round, pero habrá que ver qué ocurre en los próximos premios Feroz que votan los informadores cinematográficos.

Patria se desquitó en la categoría de interpretación femenina, donde la enorme Elena Irureta consiguió el premio por encima de Vicky Luengo, de su compañera Ane Gabarain y de Daniela Santiago, por Veneno. El triunfo es el de una actriz que lleva décadas dedicada en cuerpo y alma al cine y la televisión, y que ha encontrado ahora el papel de una vida.

Patricia López Arnáiz en Ane.

El premio al mejor documental no podía ir para otra película que no fuera El año del descubrimiento. La película de Luis López Carrasco es imponente, la mejor del año. 200 minutos que, como Las niñas, viajan al año 92 para mostrar la cara B del país. Aquí, para contar un acontecimiento del que pocos se acuerdan, la quema del parlamento de Cartagena en el fulgor de las revueltas obreras por la privatización de la industria por el gobierno de Felipe González. Una película que resume la historia de España, y cuenta cómo se llegó a ese año y las consecuencias en la izquierda y en la lucha obrera que tuvo todo aquello. Un filme que dejará huella y que debería estar el lunes nominada en las categorías importantes de los Goya.

En el resto de categorías Uno para todos ganó el premio en Educación y Valores, Nuevo Orden el de película latinoamericana y Carlo D’Ursi ganó el premio al Mejor cortometraje por su trabajo Yalla.

Palmarés

Mejor película: Las niñas, de Pilar Palomero.

Mejor actor de cine: Javier Cámara, por Sentimental.

Mejor actriz de cine: Patricia López Arnáiz, por Ane.

Mejor película latinoamericana: Nuevo Orden, de Michel Franco.

Premio en Educación y Valores: Uno para todos, de David Ilundáin.

Mejor cortometraje: Yalla, de Carlo D’Ursi.

Mejor serie: Antidisturbios, de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña.

Mejor actor de serie: Hovik Keuchkerian, por Antidisturbios.

Mejor actriz de serie: Elena Irureta, por Patria.