El temporal Filomena no ha dejado títere con cabeza. Su paso por nuestro país ha sido catastrófico. Ciudades como Madrid quedaron completamente paralizadas y hasta devastadas por una nevada que hacía décadas que no se veía, y el frío polar ha afectado a otras muchas comunidades autónomas.

Noticias relacionadas

Mientras que muchos intentan aprovechar esta nevada para alimentar teorías conspirativas contra el cambio climático, lo cierto es que estos fenómenos demuestran que nuestro planeta vive las consecuencias de las malas prácticas del pasado, con temperaturas y fenómenos meteorológicos extremos que viviremos cada vez más a menudo. Si alguien no es claustrofóbico y quiere aprovechar el encierro en casa por el temporal, estas son unas recomendaciones de películas que anticiparon las consecuencias.

'Blade Runner' (1982)'

Blade Runner ciudad

Sí, aunque cuando pensemos en Blade Runner no nos acordemos de su mensaje ecológico, el mundo planteado por Ridley Scott era consecuencia de una sociedad que no tenía en cuenta su medio ambiente. El resultado: un planeta que tenía que convivir con esas lluvias industriales que plagaban el filme y que acompañaban los solitarios paseos de Rick Deckard, el inolvidavble protagonista al que dio vida Harrison Ford. El tema del cambio climático, de hecho, también estaba presente en la secuela dirigida por Dennis Villeneuve en 2017.

'Waterworld' (1995)

Waterworld.

Anda que no se rieron muchos de Kevin Costner cuando apuntaba a que el deshielo de los polos inundaría toda la Tierra... Ahora el actor y director tiene que estar en su casa pensando: os lo dije. En esta epopeya fantástica, Costner apuntaba al cambio climático como principal sospechoso de acabar con el planeta como lo conocemos. Un deshielo que provoca que las personas se agrupan en plataformas flotantes en busca del bien más preciado: el agua dulce. Una metáfora del fin de los recursos naturales con la que Kevin Costner hundió su carrera pero se anticipó a todas las discusiones actuales.

'Inteligencia artificial' (2001)

Inteligencia Artificial.

También el deshielo de los polos era el causante del mundo postapocalíptico que presentaba la película de Steven Spielberg, que acababa un proyecto soñado toda la vida por su amigo Stanley Kubrick y que adaptaba la novela de Brian Aldiss. Alguna imagen nevada podría ser Madrid este pasado fin de semana.

'El día de mañana' (2004)

El día del mañana, de Roland Emmerich.

Muchos usuarios de redes sociales compararon las fotos de Madrid con los fotogramas de un Nueva York completamente cubierto de nieve en este filme de Roland Emmerich que creó imágenes que han terminado convirtiéndose en predicciones de lo que ocurriría. El director, que muchos criticaban porque sólo hacía películas de catástrofes sin sentido, terminó siendo uno de los primeros que, con la excusa del género, habló de las consecuencias brutales del cambio climático.

'Una verdad incómoda' (2006)

Una verdad incómoda.

No sólo la ficción habló del tema, y uno de los primeros que lo trató de una forma seria fue este documental y sus secuelas fueron de los primeros en desarrollar una tesis clara y argumentada sobre los terribles efectos que estaba teniendo el cambio climático y las medidas que había que tomar. Tenía un maestro de ceremonias de lujo: Al Gore. 

'Bestias del sur salvaje' (2012)

Bestias del Sur Salvaje

El cambio climático ha arrasado el pueblo de la pequeña Hushpuppy (Quvenzhanés Wallis) en esta fábula mágica que sorprendió en las nominaciones a los Oscar y que hablaba de ecologismo, pero también de relaciones paternofiliales en un mundo que se parece demasiado al Luisiana post Katrina. La magia con la que Benh Zeitlin trató las consecuencias y plasmó sus heridas en una sociedad la convierten en una apuesta de una belleza inigualable. 

'Snowpiercer' (2013)

Snowpiercer.

Otra película de la que mucho se han acordado este fin de semana. La genialidad de Bong Joon-Ho (bastante antes de que arrasara con Parásitos) mostraba un mundo helado, completamente inhabitable por las consecuencias del cambio climático. El coreano adaptó la novela gráfica francesa de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette y consiguió juntar el clima y las clases sociales en un sólo filme.

'Interestelar' (2014)

Interestelar.

Christopher Nolan quiso emular al maestro Kubrick con esta epopeya de ciencia ficción en la que planteaba un mundo en el que el calentamiento global y la masiva explotación han acabado con las cosechas en la Tierra, por lo que desde la NASA se busca una oportunidad para salvar a la humanidad. Una obra ambiciosa y que dividió a sus fans.

'Mad Max: Fury Road' (2015)

Mad Max: Fury Road.

Un mundo devastado por la acción del ser humano, eso es lo que plantea George Miller en su saga que presenta un lugar desértico y hostil donde los recursos se han agotado y el agua y el petróleo se pagan con la vida. 

'Una vida a lo grande' (2016)

Una vida a lo grande.

Si seguimos consumiento al mismo ritmo, si no tenemos en cuenta que los recursos son limitados ni miramos las consecuencias del cambio climático, habrá que tomar decisiones salomónicas. Alexander Payne crea una fábula en la que imagina una solución para ello: reducir a los humanos para que consuman la décima parte y emitan la décima parte de residuos.