El cine español también sintió las secuelas del coronavirus, y el cine más grande e industrial huyó de 2020. Eso ha provocado que el cine más pequeño e independiente haya destacado y encontrado un espacio más grande que el que suele tener. Una lista en donde hay un cortometraje, dos documentales, películas de 200 minutos, superhéroes y animación. Una mezcla heterogénea que demuestra que hay talento para sobrevivir a crisis como esta. Estas son las diez mejores películas españolas del año.

Bonus Track ('La voz humana')

Tilda Swinton en La voz humana, de Pedro Almodóvar.

Noticias relacionadas

Además de las clásicas diez películas, este año hay que hacer un hueco para un cortometraje. Se trata de La voz humana, la hermosa, elegante y evocadora pieza de media hora creada por Pedro Almodóvar en su primer trabajo en inglés. Una casa, una actriz soberbia (Tilda Swinton) y el mejor equipo de profesionales -atención a la banda sonora de Alberto Iglesias donde retoca alguno de sus trabajos con el director- son suficientes para que Almodóvar vuelva a dejarnos con la boca abierta. La sublimación de su estilo en un monólogo a corazón abierto donde reinventa el texto de Cocteau y convierte a la mujer herida en una mujer que se venga y se empodera.

10. 'Orígenes secretos'

Fotograma de Orígenes Secretos.

En un año donde los superhéroes abandonaron a las salas, destacó uno con toque cañí, el que interpreta Javier Rey en la ópera prima de David Galán Galindo, que ha adaptado su novela con éxito en uno de los filmes más disfrutables de 2020. Un homenaje al cómic de superhéroes en el que se nota el cariño que tiene su creador por los originales en los que se basa y que desprende ese amor por el género. Sabe reírse de sí misma, es graciosa, juguetona, luce de maravilla y tiene a un trío de superhéroes patrio maravilloso, porque si el protagonista de Fariña es nuestro Batman, Brays Efe es nuestro Robin y Verónica Echegui una Batgirl con gusto por el cosplay.

9. 'Josep'

Imagen de la película de Josep Bartolí.

Una coproducción francesa que no puede optar al Goya a la Mejor película de animación que merecería. El dibujante Aurel dirige su primera película en la que rescata la figura del artista español Josep Bartolí, que huyó del franquismo y terminó en varios campos de concentración franceses antes de escapar e ir a México, donde fue amantre de Frida Kahlo. Una historia increíble y casi desconocida, pero rescatada en un ejercicio de memoria histórica emocionante y hermoso. Su mezcla de estilos de animación, usando los propios dibujo de Bartolí, es una delicia.

8. 'La boda de Rosa'

Icíar Bollaín y Candela Peña en el rodaje de La boda de Rosa.

Un cuento feminista dirigido por Icíar Bollaín, luminoso, optimista y lleno de buen corazón. Una de esas películas de las que uno sale con ganas de vivir, y eso, este año, es mucho. Si encima le pones una Candela Peña perfecta y unos secundarios que enamoran, como ese hermano cuñado que borda Sergi López o esa hermana borrachina que clava Nathalie Poza. Un filme que parece más sencillo de lo que realmente es.

7. 'My mexican bretzel'

My Mexican Bretzel.

Una de las películas especiales, que parecen tesoros escondidos que salen de la nada. Un documental que juega con las bases del género para reventarlo. Las imágenes que la directora Nuria Giménez Lorang encontró en casa de sus abuelos se convierten en una historia de amor con aroma al cine de Douglas Sirk. Un viaje por la Europa del siglo XX que parece rodado en cinemascope. Pero, ¿es verdad la historia que cuentan esas imágenes? No importa, esa es la magia del cine y de esta película.

6. 'Las niñas'

Fotograma de Las niñas, una película de Pilar Palomero.

Un viaje a la educación religiosa en el año 92 en España. Un momento clave en nuestra historia que empieza a ser revisitado por nuestros directores. Aquí, Pilar Palomero, muestra el choque entre un país que vendía modernidad pero que educaba a sus niñas en un sistema de valores religiosos que no tenían nada que ver con lo que escuchaban en la televisión. Un país que todavía señalaba a las madres solteras, que arrastraban un sentimiento de culpa. Andrea Fandos es todo un descubrimiento como esa adolescente que descubre la sexualidad en medio de un colegio religioso. Su escena final es una de las más bonitas del año.

5. 'La inocencia'

La inocencia Javier Zurro

Una película que pasó, injustamente, desapercibida. Se estrenó en tierra de nadie y compitió en los Goya del año pasado, donde su increíble protagonista, Carmen Arrufat, optaba al galardón a la Mejor actriz revelación. La historia de una adolescente en un pueblo de levante, con las fiestas de verano como contexto y un embarazo no deseado como conflicto. El debut de Lucía Alemany capta a la perfección la ebullución de la adolescencia en un pueblo en verano y la vida de aquellos que luego se quedan cuando todos se van en septiembre. El qué dirán, los cuchicheos, la vida planeada y sin sueños.

4. 'Courtroom 3H'

Fotograma de Courtroom 3H.

Antonio Méndez Esparza va a lograr ser uno de los directores que mejor retrata USA y sus contradicciones. Lo hizo con La vida y nada más, y ahora lo hace con este documental sobre un tribunal de menores en el que coloca sus cámaras y consigue desaparecer para que lo que pase delante de nosotros sea, eso, la vida de los más desafortunados. Un bofetón al sueño americano, a su sistema judicial, que premia al que más tiene, y un filme desnudo, honesto y exigente.

3. 'La mort de Guillem'

La mort de Guillem.

Carlos Marqués-Marcet es uno de nuestros directores más interesantes, y lo demuestra con esta película hecha para televisión pero que pasó por el Festival de Málaga sobre la muerte del antifascista Guillem Agulló a manos de una banda neo nazi. Un filme que muestra el dolor de la familia y que consigue hablar de nuestro presente y del riesgo del auge de la extrema derecha. Marqués Marcet mezcla imágenes documentales con la ficción en un juego emocionante e inteligente, y consigue tocar al espectador sin meterle el dedo en el ojo.

2. 'Ane'

Patricia López Arnáiz en Ane.

La ópera prima del año es la de David Pérez Sañudo, la historia de una madre cuya vida en un barrio de Vitoria cambia cuando su hija desaparece. Comienza un viaje por buscarla, pero también por descubrir quién era su hija en un juego de espejos y dobleces que consiguen radiografiar las relaciones maternofiliales. Pero lo que hace que Ane se eleve en una película importante es la inteligencia con la que plantea cómo la vida de todas las familias de Euskadi quedó atravesada y marcada por el terrorismo de ETA. Su protagonista, Patricia López Arnáiz, debería ganar el Goya a la Mejor actriz.

1. 'El año del descubrimiento'

Fotograma de El año del descubrimiento.

La película más importante del cine español de este año y puede que de los últimos también. Una obra documental apabullante, y no sólo por su duración de 300 minutos, que indaga en la cara oculta de aquel año 92, cuando los telediarios ponían la Expo y los Juegos Olímpicos, pero nadie se enteró que el parlamento de Murcia ardió por la protesta de los trabajadores. Luis López Carrasco mete a España en un bar y escucha los testimonios de quienes vivieron ese suceso y las generaciones que vinieron después para hablar de sindicalismo, lucha obrera, la traición de Felipe González a la izquierda e intentar comprender cómo es posible que en un lugar como Cartagena, cuna antifascista, hayan terminado con un alcalde de Vox. La radiografía más certera de nuestro país y una obra mayúscula y necesaria para entender nuestro presente.