El coronavirus ha afectado también a los Festivales de Cine, y 2020 será un curso atípico para ellos. Cannes tuvo que cancelar su edición, pero a cambio anunció un sello para aquellas películas seleccionadas para ayudarlas comercialmente y en la taquilla. Tradicionalmente una película que compite en Cannes no puede hacerlo en otro festival de clase A, pero en un año tan raro como este, en el que no ha habido Palma de Oro, las normas han cambiado.

Noticias relacionadas

El primero que tomó esa decisión fue el Festival de San Sebastián, que cambió su normativa de forma extraordinaria para que este año pudieran competir por la Concha de Oro aquellas que tuvieran el sello Cannes 2020. Al no haber competido, podían entrar en la Sección Oficial de este año raro. El primer anuncio del Zinemaldia confirma que su Sección Oficial estará llena de grandes nombres que iban a la Croissette pero que acabarán en la Concha. Entre ellos: François Ozon, Naomi Kawase y Thomas Vinterberg.

Tres de los cineastas más interesantes del panorama del cine de autor que dará relumbrón a una edición que se inaugurará con la última película de Woody Allen y que dará un premio Donostia a Viggo Mortensen, que además estrenará allí su debut como director, Falling. Los primeros nombres colocan a San Sebastián como referencia en el circuito festivalero de otoño.

François Ozon (París, 1967) regresa a la Sección Oficial después de obtener la Concha de Oro y el Premio del Jurado al mejor guión por Dans la maison (En la casa, 2012) y concursar con títulos como Sous le sable (Bajo la arena, 2000), Le refuge (Mi refugio, Premio Especial del Jurado, 2009) y Une nouvelle amie (Una nueva amiga, 2014). El realizador, que mostró su ópera prima en Zabaltegi (Regarde la mer, 1997), competirá con Été 85 / Summer of 85 (Verano del 85), un relato de amores adolescentes impregnado de nostalgia ochentera.

Kawase, por su parte,  volverá a optar a la Concha de Oro con el estreno europeo de Asa Ga Kuru / True Mothers, una nueva exploración del microcosmos familiar que enfrenta a dos madres: una biológica y otra adoptiva. Vinterberg, uno de los mayores exponentes del cine danés de las últimas décadas, participará con el estreno europeo de Druk / Another Round, en la que repite con Mads Mikkelsen, actor a quien ya dirigió en Jagten (La caza, 2012). El autor de filmes como Festen (Celebración, 1998), que fue programado en la retrospectiva Fiebre helada (2007), retrata a varios profesores embarcados en un excéntrico experimento: creen que si logran mantener un grado constante de intoxicación etílica durante la jornada laboral, podrán abrir sus mentes y aumentarán su creatividad.