La crisis del coronavirus ha afectado a todos, también al cine y hasta los premios. Los Premios Goya han dado un paso al frente y han tomado la misma medida que hace unas semanas tomaban los Oscar: permitir que aquellas películas que fueran a estrenar en salas, pero que por la crisis del coronavirus se estrenen en plataformas online, puedan competir en sus premios. Lo ha anunciado la Academia en un comunicado y es un cambio que, subrayan, es de carácter excepcional sólo para esta edición.

Noticias relacionadas

"La Junta Directiva de la Academia de Cine ha acordado flexibilizar, de manera excepcional y únicamente para la próxima edición de los Premios Goya, la norma que establece el obligado estreno en salas comerciales y con taquilla abierta al público para optar a los galardones", dice la institución en su nota de prensa antes de establecer los requisitos. 

"Ante la situación de crisis sanitaria que vive el país y que ha supuesto, entre otras consecuencias, el cierre de las salas y el consiguiente aplazamiento y cancelación de numerosos estrenos, las bases de los Goya 2021 aceptarán excepcionalmente a aquellos largometrajes que tenían previsto su estreno en salas y se han visto o se verán obligados a estrenarse directamente en plataformas de VOD, como consecuencia de la pandemia", continúa y deja claro que "se trata de una medida que afectará exclusivamente a la 35 edición de los Goya y que tiene un carácter eventual, acotado al período extraordinario en el que se encuentra nuestro país".

"En el momento en el que las salas de cine puedan reabrir en condiciones de seguridad y se restablezca la exhibición, la Academia revisará la medida y podrá finalizarla, manteniendo la norma del estreno en salas comerciales para concurrir a los premios. La institución confirma su defensa de la experiencia colectiva y única que supone para el espectador disfrutar del cine en las salas. Confiamos en la fuerza que conlleva el encuentro en ellas del público con las películas", zanja el comunicado que da un respiro a muchos productores que ven cómo sus filmes no podrán estrenarse en salas y ven las plataformas como la mejor salida