Muchos lo veían venir. Si las empresas de exhibición no abrían las puertas a Netflix y las cinco semanas de exclusividad que, según parece, ofrece la plataforma a las salas, se lanzarían a comprar sus propios cines. Saben que sus estrenos más potentes necesitan de un altavoz más grande, de nuevas formas de amortizar su coste y de un seguro de vida para poder competir en premios como los Oscar.

Noticias relacionadas

Parecía que el que conseguiría el entendimiento de las salas y Netflix sería Scorsese, ya que parecía que nadie querría perderse El irlandés, pero ni por esas. Los cines consideran que ofrecen poco tiempo de exclusividad y no comparten su modelo de negocio, y la empresa ante este cierre de filas ha optado por alquilar su primer cine.

No es un cine cualquiera, sino que es la sala París de Nueva York, en pleno Manhattan y una sala emblemática que tras décadas proyectando el mejor cine de autor cerraba sus puertas en agosto. Netflix decidió usar este marco para proyectar Historia de un matrimonio, su otra gran apuesta por los Oscar, pero ahora ha dado un paso más allá y ha cerrado un acuerdo de arrendamiento de larga duración con el dueño del edficio.

Fotograma de Historia de un matrimonio.

Así, el emblemático cine París quedará ahora a disposición de Netflix para estrenas sus películas en salas, hacer premieres y eventos de las producciones de la casa. El jefazo de Netflix, Ted Sarandos, respondía ayer al anuncio y sacaba pecho por la medida, ya que con ella han “preservado una institución histórica de Nueva York para que pueda continuar siendo un hogar para los amantes del cine”.

Tras 71 años, el cine París posee un legado que perdura, y sigue siendo el destino ideal para ir a vivir una experiencia cinematográfica única", añadía Sarandos en un dardo a las empresas de exhibición. La barrera se ha roto, y ahora la empresa ya tiene sus propias salas para estrenar sus películas, aunque siguen siendo muy pocas mientras las grandes cadenas continúen con su veto.

Aunque muchos han calificado la maniobra como ‘compra’, se trata realmente de un alquiler a largo plazo, según informa Deadline, que asegura que Netflix también se encuentra desde hace tiempo en conversaciones con otro mítico cine, el Egyptian en Los Ángeles, para hacer lo mismo en el otro centro neurálgico de la industria en EEUU.