Joker es el fenómeno del año, de eso no hay duda. Lo demuestra la taquilla, donde va camino a los 1.000 millones de dólares en todo el mundo, sus récords históricos y el hecho de que todo el mundo habla de ella. Las conversaciones giran en torno a la película de Todd Phillips, y el que no la ha visto queda apartado completamente.
Joaquín Phoenix ha llevado al personaje hasta el límite, y la gente se ha visto arrollada por el tsunami del Joker sin darse cuenta. Si no, esperen a ver los disfraces de Halloween en unos pocos días, donde el payaso enemigo de Batman amenaza con ser el más repetido como lo fue cuando se estrenó El Caballero Oscuro, donde Heath Ledger también se convirtió en un icono.

Noticias relacionadas

Como los buenos fenómenos de masas, la película ha traspasado la pantalla, y los fans quieren conocer los lugares donde se desarrolla. Aunque la trama se desarrolle en Gotham, todo el mundo reconoce Nueva York en sus planos, y han tardado poco en descubrir dónde está uno de los escenarios más emblemáticos de la película, las escaleras en las que Joker baja bailando la música que suena en su cabeza tras convertirse definitivamente en un villano. Un momento increíble y ya icónico que ha hecho que la gente quiera visitar esas escaleras igual que lo hacen con la casa de Friends o de Sexo en Nueva York.

Eso ha llevado a incontables turistas a un destino que, normalmente, hubieran evitado en sus rutas por la ciudad: el Bronx. Las famosas escaleras son parte del barrio – exactamente se encuentran en West 167th Street (1165 Shakespeare Ave)-, que ahora vive atestado de gente de fuera que abarrota el sitio sólo para hacerse una foto y colgarla en sus redes sociales con el hashtag #jokerstairs. Los vecinos ya se han quejado de esta nueva situación, y de ver cómo un sitio tranquilo es una atracción turista. De hecho, en internet se puede ver un vídeo donde un vecino hasta lanza huevos a los visitantes.

Fotograma de 'Joker'.

Quien ha valorado este nuevo fenómeno es la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, una de las políticas jóvenes más relevantes de EEUU y que vivió en el Bronx toda su infancia. Ella ha recordado que ese escenario no era tan jovial cuando ella era pequeña. “Cuando era niña, todos nos decían que nos alejáramos de esas escaleras o que fuéramos con un amigo”, explicó a TMZ. Ocasio ha apoyado a los vecinos que critican que se ha complicado la vida diaria para los que tienen que cruzar las escaleras -que en Google Maps ya se pueden encontrar como Joker Stairs- todos los días.

“El Bronx es mucho más seguro ahora y estoy feliz de decir eso”, comenzó diciendo antes de añadir que ella estaría más contenta si la escalera no estuviera llena de turistas sacándose selfies: “Creo que la manera como muchos nos sentimos es... creo que esto es nuestro”. Tenemos que ser dueños. No podemos dejar que nadie nos las quiten”, zanjó.

Alexandria Ocasio también valoró la forma de andar del personaje en esa escena, que a su parecer rescata la esencia del Bronx y la forma de andar en esas escaleras en las q ue “la gente trata de patinar sobre ellas, trata de deslizarse sobre ellas”, pero también bromeó diciendo que Phoenix no es el primero que baila sobre ellas: “La gente ha estado bailando mucho tiempo antes de que llegara la película”.

Ahora queda ver cuánto dura el fenómeno, y si los vecinos consiguen mantener la tranquilidad del barrio o las escaleras donde baila Joker se convierten en una atracción turística que aguante más de un año.