Una vez dijeron que eran más famosos que el mismísimo Jesucristo. Cierto o no, es innegable que el grupo más conocido mundialmente lo compusieron John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison. Así, Los Beatles pasaron de tocar en The Cavern Club, un pequeño bar del centro de Liverpool, a ser el grupo que más discos ha vendido en la historia de los Estados Unidos.

Noticias relacionadas

Tras una década en activo y una variedad de géneros musicales que jamás se habían escuchado hasta el momento, no se puede comprender la música posterior sin atender al cuarteto musical que les precedió. Es básicamente lo que Universal propone en su nueva superproducción que tiene como nombre la mítica canción de Los Beatles de Yesterday.

¿Qué hubiese ocurrido si Los Beatles nunca hubieran existido? Un apagón mundial de apenas 12 segundos cambia el curso de la humanidad. Aparentemente todo sigue igual pero todo rastro de la banda británica se ha desvanecido de la faz de la tierra —menos para Jack Malik—. El protagonista, interpretado por Himesh Patel, es la única persona que se acuerda de Los Beatles. De memoria, trata de recuperar todas las canciones que lanzaron en los sesenta. Junto a su representante y amiga Ellie (Lily James) se embarca en una aventura en la que los temas de la banda de Liverpool son escuchadas por primera vez en una época centrada en las redes sociales.

Difícil fue dar con la persona idónea para reencarnar al grupo más exitoso de la historia. Finalmente, el director Danny Boyle y el guionista Richard Curtis se decantaron por un actor que, tal y como admiten en su entrevista con EL ESPAÑOL, no conocían de nada. "Cantó Yesterday y USSR, y era como si fueran sus canciones", comenta Boyle. La compenetración entre Boyle y Curtis en las decisiones acerca del largometraje ha sido prácticamente perfecta. Pese a que cada uno proviene de estilos diametralmente opuestos —Boyle es conocido por dirigir Trainspotting 28 días después mientras que Curtis es el rey de la comedia romántica gracias a Notting Hill y Love Actually— ambos sienten una "obsesión" por la música dentro de sus filmes. 

Por su parte, el actor Patel confiesa cómo tuvo que aprenderse las letras de las canciones para representar al nuevo heredero Beatle. No obstante, una vez sumergido en el papel de Jack Malik, este recupera la nostalgia de cualquier fan del grupo en apenas dos horas de película.

Y es que el filme es una comedia romántica en la que la fama y el amor se entrometen entre Ellie y el espontáneo salto a la fama de Malik. Mientras que la joven se queda en su hogar, el cantante viaja por todo el mundo y es entrevistado por personalidades de la actualidad como James Corden. Hasta Ed Sheeran, quien también aparece en la película, pasa a segundo plano por el incipiente ascenso del desconocido Jack Malik. Ante la incógnita sobre si en la realidad Los Beatles hubieran triunfado igual en el siglo XXI, tanto los directores como los dos protagonistas asienten rotundamente. "Ahora que los artistas lanzan un single cada semana creo que Los Beatles estarían sacando una canción cada quincena durante cinco años", añade el guionista.

¿Por qué Los Beatles?

¿Por qué no The Rolling StonesThe Who u Oasis¿Qué tienen Los Beatles que no tenga ningún otro grupo? Según Richard Curtis son los que siempre han estado presentes en todas partes. "Recuerdo cuando mis hijos estaban en el colegio y siempre que tenían una función de teatro terminaban con gente cantando Here comes the sun We can work it out". De esta forma, la nueva producción de Boyle y Curtis cuenta con diferentes guiños a varios de los músicos más importantes de la industria. El caso más característico es el de Oasis. De hecho, a la propia Lily James se le hace imposible decantarse por uno u otro aunque, como confiesa a EL ESPAÑOL, 'ama' a Noel Gallagher.

La competencia entre bandas musicales en Reino Unido es casi equiparable al afán que genera el deporte en las mentes de los individuos. Es por ello que la lucha entre Oasis y Los Beatles no solo enfrenta a la música sino a dos ciudades vecinas como lo son Manchester y Liverpool. Entre risas, Curtis explica cómo se les ocurrió la escena en la que Malik descubre que Oasis tampoco existe. "Sin Los Beatles no hay Oasis, no podíamos evitar hacer el chiste". 

En resumen, la influencia que tuvieron los grupos sucesores es tan grande que es evidente que sin la semilla no hay planta que germine. Otro ejemplo de la magnitud del cuarteto británico, aunque este caso no aparezca en la película, es el de la canción Helter Skelter. Dicho tema, lanzado en 1968, es considerada precursora del género heavy metal y el antecedente de bandas como Kiss Black Sabbath.

Quizá John Lennon fue demasiado lejos (o no) al afirmar que Los Beatles eran más famosos que Jesucristo pero, al igual que la cultura occidental se basa en una herencia cristiana —y a su vez neoplatónica—, Yesterday ofrece una comedia romántica divertida que muestra la relevancia que tienen a día de hoy Los Beatles en la vida diaria de las gentes.