El nuevo reboot de Hellboy ya tiene su primera polémica y eso que todavía no se ha estrenado en España. El largometraje dirigido por el director Neil Marshall contará con pequeñas diferencias en los cines españoles. Ya no habrá oportunidad de visualizar las mutilaciones tan explícitas ni la 'excesiva' violencia que tanto caracteriza a Hellboy —al menos no en España—.

Las alarmas han saltado cuando el metraje mostrado en los últimos pases de prensa no coincidía con la película original. Desde la distribuidora Vértice han recalcado que no se trata de ningún tipo de censura: "No es que el gobierno español o nosotros hayamos decidido censurar Hellboy. Los productores nos ofrecieron dos versiones aprobadas por el director y en Vértice hemos optado por la versión más «light»". También han querido destacar que entre las dos versiones de la película solo hay una diferencia de un minuto, por lo que es "prácticamente idéntica".

El principal motivo de haber tomado esta decisión podría residir en la discreta acogida que ha tenido el filme en Estados Unidos, por lo que han decidido eliminar los momentos con más 'gore' en España para llegar a un público mucho más amplio.

Fotograma de Hellboy.

La elección no ha podido ser más controvertida. Numerosos fans han hablado de censura y han criticado que se cambie una película en España por el simple hecho de ser violenta —incluso han manifestado su intención de no acudir a las salas de cine—. Y es que, adaptar al antihéroe Hellboy a un público más accesible es casi ir contra su propia naturaleza.

David Harbour, actor que interpreta al demonio y conocido tras su papel de Hopper en Stranger Things, ya declaró a EL ESPAÑOL que uno de los elementos innovadores de la película era la excesiva violencia: "Es una película de terror con mucho 'gore'. Es volver a esos monstruos como Frankenstein o el hombre lobo. Eso me parece una aportación digna a este mundo".

Parece que las palabras del protagonista han sido ignoradas y los cines españoles emitirán una película para mayores de 16 años en lugar de la original, que es para mayores de 18. De todos modos, desde la distribuidora matizan que los seguidores del antihéroe seguirán disfrutando de un filme con sangre y violencia.