A Donald Trump le salen los enemigos de debajo de las piedras. El último es todo un caballero oscuro, un héroe querido por todos y temido por los villanos. Se trata de Batman, al que el presidente ha enfadado hasta provocar su respuesta. A quién realmente ha tocado las narices es a Warner Bros, la empresa que tiene los derechos de sus adaptaciones cinematográficas y que ha anunciado que tomará medidas legales contra Trump por usar sin permiso la banda sonora del filme, compuesto por Hans Zimmer.

Noticias relacionadas

El pasado martes la empresa inició acciones legales contra el líder republicano después de que tuiteara un vídeo con música de El Caballero Oscuro, la leyenda renace, el cierre de la trilogía dirigida por Christopher Nolan. Se trataba de un vídeo de dos minutos realizado por un fan que pedía su reelección como presidente en 2020. En él se podía escuchar el Why do we fall? De la banda sonora de la película de 2012. También se usaba la fuente de los títulos de crédito del filme.

El tuit de Trump se convirtió rápidamente en viral, y estuvo varias horas disponible hasta que Warner Bros decidió pedir que se prohibiera y tomar acciones legales. Según informa Variety, el vídeo ha sido reemplazado por un mensaje que informa que ha sido eliminado por una petición del poseedor de los derechos. La empresa ha emitido un comunicado oficial que dice que “el uso de la banda sonora de El Caballero Oscuro, la leyenda renace, en campaña fue de forma no autorizada. Estamos trabajando con todos nuestros canales legales para que sea retirado”.

No es la primera vez que le pasa algo parecido, Trump troleó un póster de Juego de Tronos y sustituyó su mítica frase ‘Winter is coming’ por un ‘Sanctions are coming’. También creó una versión para anunciar la llegada del muro entre México y EEUU: ‘Wall is coming’.

También la música le ha dado la espalda a Donald Trump, que ha usado muchas canciones de cantantes y grupos que luego se han quejado y han avisado de que si las volvían a utilizar sin su consentimiento tomarían medidas legales, entre ellos Pharell Williams y Rolling Stones, que sí que iniciaron medidas después de que el presidente las reprodujera en actos de campaña.