Zemeckis: “El cine puede cambiar el mundo, y es necesario que lo intentemos”

Zemeckis: “El cine puede cambiar el mundo, y es necesario que lo intentemos”

Cine Entrevista

Zemeckis: “El cine puede cambiar el mundo, y es necesario que lo intentemos”

EL ESPAÑOL entrevista al director de 'Regreso al futuro' y 'Forrest Gump' que estrena 'Bienvenidos a Marwen', protagonizada por Steve Carell.

Cualquier director de cine mataría por dejar una sola película para la posteridad. Un título del que todos se acordaran y que haya aportado algo a la historia. El caso de Robert Zemeckis es extraño dentro de Hollywood, ya que en su filmografía uno encuentra una lista de incontables títulos que se han quedado grabados en la retina de los espectadores.

Quién no se acuerda de la trilogía de Regreso al futuro, obras de culto que cambiaron el cine y crearon un imaginario propio que todavía resiste el paso del tiempo. Las zapatillas que se abrochaban solas, los monopatines voladores, el Delorean viajando en el tiempo… símbolos imperecederos.

Por si eso fuera poco también creó Quién engañó a Roger Rabbit, con su innovadora mezcla de animación y acción real que revolucionó en 1988, y él fue el responsable de un clásico como Forrest Gump, que supuso su consagración con la crítica y los académicos de Hollywood, que se rindieron a él entregándole el Oscar a la Mejor película y al Mejor director, además de otras cuatro estatuillas.

Entrevista a Steve Carell y Robert Zemeckis

Tras su coqueteos con el motion capture, Zemeckis vuelve a esas historias 'bigger than life' que le caracterizan con Bienvenidos a Marwen, que cuenta la historia real de Mark Hogancamp, que sufrió un ataque neonazi y estuvo a punto de morir. Vivió una recuperación lenta y dolorosa, y para superar el trauma creó un universo paralelo en el que él se convertía en un héroe de acción en una ciudad donde combatía a los nazis en la Segunda Guerra Mundial acompañado de las mujeres que le habían ayudado.

Con muñecos reales, y con un atrezzo comprado o construido por él, construyó un sitio al que escapar, que fotografió y expuso. Su historia fue motivo de un documental que llegó a las manos de Zemeckis, que en cuanto lo vio “supe que era algo que había que adaptar”. “Le conocí justo antes de rodar, obviamente tenía que conocerle antes. Es un hombre fascinante, gentil, y maravilloso. Un artista muy sensible”, contaba el director a EL ESPAÑOL en la presentación del filme en Londres.

Bienvenidos a Marwen tiene todo lo que le gusta a Zemeckis. Una historia emotiva, con corazón, y que le da rienda suelta para realizar sus juegos con la técnica. En esta ocasión mezcla la acción real con la fantasía de Mark, para lo que ha usado la captura de movimiento y convertido a sus actores en figuras de acción. Su capacidad de creación no tiene límites, y cree que ahora mismo con la tecnología “no hay nada imposible, absolutamente nada, ya sólo nos limita nuestra imaginación”.

En el cine ya no hay nada imposible, absolutamente nada, ya sólo nos limita nuestra imaginación

En el filme el arte, en este caso la fogotrafía y la capacidad de creación, se convierten en algo curativo, en una vía de escape y en una forma de cambiar la vida de Mark. Para Zemeckis ese es también el poder de su trabajo. “Creo que como forma de arte que es, el cine puede cambiar el mundo, y es necesario que todos lo intentemos de vez en cuando”, decía seguro.

De forma secundaria, el filme también pone de relevancia el auge de la extrema derecha, algo que parecía olvidado y que muchos países están viviendo. Para Zemeckis aunque no sea la intención de la película, es importante que se trate el tema: “Siempre es bueno hablar de esto, es triste que tengamos esta conversación sobre el auge de los neonazis en 2019, pero hay que hablar de ello, por supuesto”.

Aunque Mark, al que da vida Steve Carell, es el protagonista, su universo imaginado está lleno de mujeres que son las auténticas heroínas. Ellas le protegen de sus problemas, y a veces hasta de la realidad. Esas barbies de armas tomar interpretadas por Leslie Mann o Gwendoline Christie entre otras actrices “ya estaban en la mente de Mark”. “Lo vi muy claro cuando empecé a conocerle y escribir esta historia, una de los elementos principales que había era el empoderamiento femenino”, cuenta el director que tiene claro que “la revolución feminista ha cambiado Hollywood”.