Netflix ya ha cambiado los subtítulos en español para la película Roma, de Alfonso Cuarón, tras la polémica surgida por la diferencia entre las partes habladas con expresiones del español de México y los rótulos 'adaptados' al español de España.

Noticias relacionadas

De esta manera, desde este jueves 10 de enero los usuarios de la plataforma que accedan a la película podrán ver la correspondencia entre las partes habladas por los actores y los subtítulos. La película también incluye subtítulos para las conversaciones en mixteco, una lengua indígena.

En cines de España, Roma únicamente se mantiene en cartelera en los cines Verdi y en Conde Duque Aguilera, ambos en Madrid. Un portavoz de los cines ha confirmado a Europa Press que no cambiarán los subtítulos porque "facilitan más la comprensión". "Desde el inicio entendimos que la versión con subtítulos en castellano era la que facilitaba más la comprensión para nuestros espectadores, así que continuaremos con ella en nuestros cines.", ha resaltado este portavoz.

Una de las críticas a esta situación vino del académico de la RAE Pedro Álvarez de Miranda, quien considera "sorprendentes e innecesarios" los subtítulos en español, que además han supuesto "una pérdida de tiempo y dinero" para los responsables de la distribución de la cinta. En una entrevista con este periódico, Álvarez de Miranda aseguró que le parece "absurdo" porque “no necesitamos que nos traduzcan una novela de Cortázar, ni de García Márquez, ni de Carlos Fuentes”.

"No se trata tampoco de poner el grito en el cielo, porque no es para tanto, pero sí que alguien tendría que decir a los distribuidores que en cierto modo están perdiendo el tiempo y el dinero subtitulando una cosa que ya estamos entendiendo y que podría ser chocante fuera de España, en otros países hispanohablantes", señalaba en declaraciones a Europa Press el académico.

En cualquier caso, el académico no se mostró "muy partidario de las quejas" e insistía en la idea de "no poner el grito en el cielo" con este asunto. "Simplemente recordar que no es necesario, nunca lo ha sido, y desde luego la asociación de academias insistimos en que es un gran beneficio mutuo la unidad de la lengua española, por encima de la diversidad", concluía.