Ali Abbasi, director de Border.

Ali Abbasi, director de Border.

Cine Entrevista

Ali Abbasi: “Me parece perfecto que la gente quiera ver una película en el váter con su móvil"

En 2008 una película de vampiros sorprendió a todo el mundo. Se llamaba Déjame entrar, y donde hasta entonces habíamos visto terror gótico (el Drácula de Coppola) o acción chusca (la saga Underworld) se descubría como un universo con posibilidades de funcionar hasta como drama intimista sobre la incomprensión y el bullying.

Aquel peliculón que llegó como un torbellino al Festival de Sitges y se convirtió en título de culto, se lo debemos al director Tomas Alfredson, pero sobre todo a la pluma de John Ajvide Lindqvist, guionista y autor del relato en que se basaba.

Diez años después llega a las salas otro filme basado en una de sus historias cortas. Se llama Border, y es la historia de amor entre dos seres marcados por su físico y por un misterioso pasado. De nuevo lo fantástico y lo mágico se mezcla con el realismo en un filme inclasificable del que conviene no saber nada. Una historia dirigida con brío y estilo propio por Ali Abassi, que estuvo nominado a los premios del cine europeo por esta película de la que habla con EL ESPAÑOL.

Fotograma de Border.

Fotograma de Border.

¿Cómo descubre la novela de John Ajvide Lindqvist?

Descubrir suena demasiado pretencioso, había oído hablar de ella a un amigo, y unos años después tuve la oportunidad de hablar con el autor para hacer algo juntos, y de las cosas que me ofrecían era lo que más me interesaba, porque no es una cosa de género concreta, y el resto de proyectos estaban demasiado atadas a un género.

Ya ocurría en Déjame entrar, que el elemento fantástico o de género está ahí, pero habla de sentimientos universales, algo que se repite en Border.

Eso es porque el núcleo de la historia es hablar de esos sentimientos humanos que chocan con los elementos fantásticos, es su estilo. Una de las cosas que pensé cuando leí el libro de Déjame entrar es que su universo tiene más espacio que en la película. Más espacio para la oscuridad, para hablar de cosas retorcidas que luego la película no incluyó... el libro es mucho más extremo. No es que lo extremo sea mejor, pero ese universo en papel es bonito en la superficie pero muy perverso en el fondo.

Border es una mezcla de mitología nórdica y realismo mágico.

Esa fusión viene ya en la obra. Para mí el trabajo de John Ajvide Lindqvist es la versión nórdica del realismo mágico, y lo que he hecho es tener un concepto cinematográfico de cómo mostrarlo. Tomas Alfredson lo que hizo fue diseñar todo, estilizarlo. Eso era una forma de entrar en su universo, pero yo he ido por el otro lado opuesto, por coger sus elementos pero hacer de lo mágico algo banal, y crear un universo con ellos.

Lo que ha pasado es que por fin la experiencia de ser una minoría, de ser un inmigrante, está siendo expresada y así puedes entender a esa parte, el otro lado que no se contaba

La película al final habla de minorías, de los excluidos, y al final se convierte en un relato con evidentes ecos políticos actuales por el tema de los refugiados y la inmigración.

Históricamente ningún país tiene un buen registro al tratar con minorías. Ni en España ni en Suecia ni en Irán ni en EEUU... No es un fenómeno, no es algo que esté pasando ahora, ha pasado siempre. Más recientemente lo que ha pasado es que por fin la experiencia de ser una minoría, de ser un inmigrante, está siendo expresada y así puedes entender a esa parte, el otro lado que no se contaba. Me gusta que la película esté abierta a interpretaciones. He estado muy atento a lo que ha pasado en sitios como Suecia, que en los 70 esterilazaba a gente que eran nativos del norte del país, como si fueran los indios de allí. Les querían civilizar y eso falló, así que les esterilizaron y dejaron de tener niños, y los que tenían se los daban a familias suecas, eso pasó. Pero no es una peli sobre la crisis de inmigración. Si quisiera hablar de eso la hubiera hecho directamente.

¿Qué opina como creador de la pelea sobre Netflix y dónde hay que ver las películas?

Bueno… hay unas cuantas cosas sobre ese tema. Como creador no me puede importar menos si la gente ve mi peli en su teléfono o en la pantalla. No tengo ese fetiche con la pantalla grande, con las salas... Las películas se tienen que ver donde la gente esté concentrada, y si eso es en su váter con su teléfono me parece perfecto, es su decisión. No tengo un gran problema con las cosas online o con los soportes. Mi deseo es que la diversidad de voces y las diferentes formas de hacer cine se muestren y que crezcan. Si Netflix, y todas las plataformas, ayudan a eso, creo que es una cosa buena. Si no lo hicieran no, pero para mí no hay evidencia de que Netflix esté destruyendo el cine. Pero habiendo dicho esto, si me preguntas donde vería yo una película, a mí me encanta el cine, con buen sonido, es una experiencia, pero no puedo poner mi listón para todo el mundo.