Operación Luna, el falso documental que alentó la teoría.

Operación Luna, el falso documental que alentó la teoría.

Cine

No, Casillas, Kubrick no rodó el 'falso' viaje a la luna

Un tuit del futbolista -que muchos creen parte de una campaña promocional- recupera una vieja leyenda urbana, que el director de 2001, una odisea en el espacio, fue contratado por Nixon.

Noticias relacionadas

Iker Casillas ha abierto la caja de Pandora. En su cuenta de Twitter publicaba un mensaje que decía los siguiente: “El año que viene se cumplen 50 años (supuestamente) que el hombre pisó la Luna. Estoy en una cena con amigos... discutiendo sobre ello. Elevo la tertulia a público! Creéis que se pisó? Yo no!”. El futbolista abría también una encuesta para ver qué opinaba la gente.

Sus seguidores han sacado los cuchillos rápidamente para atacar la versión que parece defender el exportero del Real Madrid. Muchos han alertado que parece ser una campaña de publicidad que ha comenzado con un tuit y un post en Instagram que se han hecho virales. De momento él no ha dicho nada más y ha dejado su encuesta que gana por un 59% la opción de ‘Se pisó la luna en el 69’.

Lo que ha hecho Casillas es perpetuar una eterna teoría de la conspiración que dice que el hombre nunca pisó la luna, sino que fue un montaje organizado por el gobierno de EEUU para ganar la carrera espacial en plena guerra fría. Las malas lenguas dicen que la persona que se encargó de que todo funcionara a la perfección fue el mismísimo Stanley Kubrick, que montó en una nave escondida un decorado tan realista y planificó todo, hasta el más mínimo detalle, para engañar a todo el mundo que siguió expectante por televisión el acontecimiento.

Kubrick en el rodaje de '2001, una odisea en el espacio'.

Kubrick en el rodaje de '2001, una odisea en el espacio'.

La supuesta elección de Kubrick por el Gobierno (y por parte de los creadores de esta leyenda urbana) no es casual. El director había dejado a todo el mundo con la boca abierta justo un año antes con 2001: una odisea en el espacio. Hasta aquel momento nunca se había mostrado un viaje fuera de la tierra de aquella manera, y su nombre, unido a su conocida meticulosidad, era el perfecto para crear una de las primeras 'fake news'.

El auge delos negacionistas del viaje a la luna creció exponencial,ente en 2002, cuando el canal francés ARTE emitió un falso documental llamado Operación Luna, dirigido por el director francotunecino William Karel, en el que se hablaba sobre esta teoría de la conspiración que aseguraba que el alunizaje del Apolo 11 fue un gran montaje orquestado por Nixon y ejecutado por Kubrick, que incluso habría aprovechado material de 2001, ya que cuando supuestamente recibió el encargó se encontraba todavía rodando su emblemático filme.

En una operación similar a la que luego haría Jordi Évole en su Operación Palace sobre el 23F, se incluyeron en el documental entrevistas al secretario de estado y defensa de EEUU, al entonces director de la CIA, y hasta a Buzz Aldrin y la viuda del director, Christiane Kubrick. Entrevistas trucadas (se les preguntaba sobre el Watergate) que sólo al final se aclaraba que todo era un montaje y se enseñaban las tomas falsas. Pese a la aclaración muchos lo dieron por real y se incrementaron los creyentes en la versión conspiranoica.

Fotograma de 2001, una odisea en el espacio.

Fotograma de 2001, una odisea en el espacio.

En 2012 llegó otro documental que alentaba estas teorías. Se trataba de Habitación 237, y este iba más allá, ya que analizaba plano a plano El resplandor, a la que calificaba como obra magna en la que están presentes todas las conspiraciones posibles. En opinión de su director (Jay Wiedner, reconocido amante y creyente de estas leyendas urbanas), Kubrick utilizó la adaptación de la novela de Stephen King para pedir perdón por haber participado en el montaje y toda la obra es una metáfora llena de símbolos ocultos que lo acreditan.

De nada ha servido, y el tuit de Casillas (promocional o no) así lo acredita, que hasta la hija del director de Senderos de Gloria emitiera un comunicado desmintiendo todo. “¿En serio? ¿En serio creéis eso sobre mi padre? ¿Creéis eso de un artista cuya integridad y conciencia política se ha manifestado en todas y cada una de sus películas? ¿Creéis eso de un cineasta que ha llegado a poner en peligro su vida por defender temas polémicos en su cine y aún así ha continuado haciéndolo? ¿No creéis que más bien sería la última persona en asistir al gobierno de Estados Unidos en una traición semejante a su propio pueblo?”, decía Vivian Kubrick en un escrito que publicó en todas sus redes sociales.

"Hay muchas conspiraciones que sí son reales y que han ocurrido a lo largo de la historia. Incluso que ocurren en la actualidad. Yo misma soy consciente de las horribles manipulaciones que llevan a cabo nuestros gobiernos, nuestros servicios secretos, banqueros o la industria militar, pero ¿Clamar que el aterrizaje en la Luna fue un montaje que filmó mi padre? Sencillamente no puedo entenderlo. No puedo entender cómo uno de los grandes defensores de la humanidad podría cometer semejante traición. Creo que las obras de mi padre son su defensa más incuestionable", continuaba.

Su mensaje terminaba con la afirmación categórica de que toda la teoría de que su padre rodó el viaje a la luna es falsa: “Finalmente, y poniendo a un lado el amor que siento por mi padre, es que le conozco. He vivido y trabajado con él, así que perdonadme el tono si os digo categóricamente que la supuesta verdad que persiguen estos malintencionados es simplemente una mentira grotesca”. Puede que hoy Vivien Kubrick tenga que publicar de nuevo su comunicado.