Chiquito de la Calzada en Brácula, su segunda película.

Chiquito de la Calzada en Brácula, su segunda película.

Cine Adiós al actor

Muere Chiquito de la Calzada, el actor que convirtió la comedia en un 'fistro'

El actor, cantaor y humorista ha fallecido tras cambiar el humor español e influir en una generación de cineastas.

Chiquito de la Calzada ha muerto y España y nuestro cine se queda un poco más triste. El humorista, actor y cantante ha fallecido hoy a los 85 años en el Hospital Carlos Haya de Málaga tras un mes ingresado después de sufrir una caída en su casa el 14 de octubre por la que tuvo que ser intervenido y que había derivado en una infección. Con él se van las risas de varias generaciones que crecieron junto a sus chistes, sus palabras inventadas y su forma de comportarse en el escenario, que le convirtieron en un fenómeno único.

Chiquito saltó a la fama gracias al programa de humor Genio y Figura. Sus chistes, cortos y simples, pero llevados a su personal terreno, enamoraron a los espectadores, que comenzaron a usar el lenguaje que él usaba como propio y a imitar sus gestos y su forma de hablar. Palabras como 'Jarl' o expresiones como 'Pecador de la pradera' se instalaron en nuestro lenguaje, y la popularidad de Chiquito llegó a tal extremo que se creaban productos con su nombre y hasta protagonizó tres películas: Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera; Brácula y Papa Piquillo, todas dirigidas por Álvaro Sáez de Heredia. La chiquitomanía se instauraba en un cine español que no estaba acostumbrado a que forasteros de la televisión se convirtieran en estrellas.

Chiquito en aquí llega Condemor.

Chiquito en aquí llega Condemor.

Si como humorista ya desplegó su arsenal cómico, en su trilogía cinematográfica Chiquito se mostró desatado. El cine español se rindió a un nuevo estilo de comedia y a un nuevo lenguaje. Las salas se llenaron para escucharle a él decir 'Fistro' en pantalla grande. La primera de sus aventuras fílmicas arrastraron a casi 600.000 espectadores a los cines en 1996. Su secuela, que llegaría un año después, ya demostró que el personaje perdía gas, aunque su peculiar versión de Drácula superó las 250.000 entradas vendidas. Papa Piquillo, su giro a un registro más dramático cayó a los 125.000 espectadores y el cine se acabó para él, aunque todavía le quedaría tiempo para una pequeña incursión en un gag de Spanish Movie en el que Chiquito de la Calzada se encontraba con Leslie Nielsen (otro genio de la comedia famoso por la saga Agárralo como puedas y le intentaba enseñar a hablar en chiquitistaní).

Muchos directores como Nacho Vigalondo se han mostrado deudores de este humor, de hecho cuando este fue nominado al Oscar por su cortometraje 7:35 de la mañana no dudó en imitar los gestos del maestro del humor delante de millones espectadores. En una entrevista con este periódico con motivo de su último estreno, Colossal, no dudó en calificarle como la auténtica y verdadera Marca España. Después, Chiquito siguió con sus apariciones en la televisión, pero la muerte de su mujer le sumió en una depresión que le apartó de la vida pública y dejó a sus seguidores sin su humor.

Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada.

Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada.

Una de las últimas apariciones en cine la hizo en forma de cameo con sus amigos Josema Yuste y Florentino Fernández -que se hizo famoso con un personaje que imitaba a Chiquito en versión homosexual, Lucas Grijander- en la película La venganza de Ira Vamp, donde robaba el show con la mejor escena interpretando al guardián de la cueva del eco.

Antes de ser actor y humorista, Gregorio Sánchez, como realmente se llamaba, ya había destacado como cantanor de flamenco en su málaga natal. Allí nació en el barrio malagueño de La Trinidad, en el lugar conocido como la "Calzada de la Trinidad" y que más tarde inspiraría su nombre artístico. A los ocho años subió por primera vez a un escenario como miembro de una compañía de chaveas llamada Capullitos Malagueños y ya empezó a cantar con ese apodo: Chiquito de la Calzada. Sus actuaciones le llevaron por toda España, y también a Japón, donde vivió dos años.

A la televisión llegó con 62 años. Fue descubierto por el productor Tomás Summers, y contratado para Genio y figura, el programa de humor que estrenaría Antena 3 en 1994. El tirón mediático de Chiquito de la Calzada se mantuvo durante el otoño de 1994, siendo aprovechado por la cadena para afirmarse en el liderazgo de audiencia en detrimento de emisiones hasta entonces de gran popularidad en España, como los eventos deportivos. Así, el 27 de octubre de 1994, una emisión recopilatoria de los mejores chistes de Chiquito de la Calzada superó en 500.000 espectadores la emisión del partido de fútbol Karslruhe-Real Madrid, alcanzando 4,5 millones de audiencia.

Chiquito apareció en portadas de discos, de revistas, se crearon cintas con recopilatorios de sus mejores chistes y hasta llegó a la radio de la mano de la cadena Cope, que contrató a Chiquito de la Calzada y a Paz Padilla para participar en un concurso de chistes que se emitió en el programa La mañana, dirigido y presentado por Antonio Herrero. Desde febrero de ese año, Chiquito intervendría semanalmente junto a Paz Padilla y El Faly, en las emisiones del programa La Mañana de la cadena COPE, donde interpretaba los chistes de los oyentes. 

Muchos han intentado analizar el fenómeno y nadie ha dado con la respuesta. Chiquito era único, su humor no era sofisticado, pero conectaba con lo más sencillo de nosotros y nos impulsaba a querer ser y comportarnos como él, como un fistro y un pecador de la pradera que han dejado su huella en la historia del humor español.