Arnold Schwarzenegger a su llegada a San Sebastián.

Arnold Schwarzenegger a su llegada a San Sebastián. EFE

Cine Festival de San Sebastián

Schwarzenegger: "Si Trump fuera listo copiaría lo que hicimos en California"

El actor ha presentado el documental 'Wonders of the sea', que alerta sobre las consecuencias de no luchar contra el cambio climático.

Noticias relacionadas

Estaba claro que Arnold Schwarzenegger iba a revolucionar el Festival de Cine de San Sebastián, pero es que al final lo ha puesto paras arriba. El actor llegó más tarde de lo esperado y obligó a rehacer agendas, faltar a proyecciones y hacer malabarismos para escuchar la palabra de Terminator. Había mucho interés -la sala de prensa estaba abarrotada- en escuchar lo que decía, sobre todo porque viene como padrino de un documental realizado por el hijo de Jacques Cousteau y en e que se muestra la riqueza de nuestro medio ambiente y lo importante de conservarlo.

La naturaleza, un tema con el que su compañero de partido Donald Trump no se lleva muy bien, y por el que 'Arnie' ha sido preguntado en el Zinemaldia ha centrado todo. El actor ha aprovechado para sacar pecho de su labor como gobernador de California y asegurado que “si el Gobierno federal, republicanos y demócratas, Trump y toda la Casa Blanca fueran listos, copiarían exactamente lo que hicimos en California". Durante su mandato aprobó una serie de leyes para proteger el medio ambiente y limitar la emisión de gases de efecto invernadero que diez años se han confirmado como efectivos, ya que “California crece al 5 %, el doble de la media nacional estadounidense”.

El agua y el aire no es ni de izquierdas, ni de derechas, es de la gente

Pero Schwarzenegger sabía que Trump iba a salir más veces en la conversación, así que se ha asegurado a decir que no quería “meterse en temas políticos”. “Diga lo que diga eso será el titular, y yo quiero que el titular sea que The wonders of the sea es una fiesta visual y que todo el mundo debe verlo", ha zanjado. A pesar de todo no se ha podido contener y ha lanzado unos cuantos dardos que le colocan como un verso libre dentro del actual partido republicano, ya que ha declarado que “el agua y el aire no es ni de izquierdas, ni de derechas, es de la gente".

El resto de rueda de prensa se la ha pasado hablando de la importancia de la conservación del medio ambiente y de las terribles consecuencias de la ausencia de medidas en ese sentido. "La contaminación mata a siete millones de personas cada año, y eso es más de la gente que muere en guerras o en accidentes de tráfico", ha advertido.

No ha querido señalar a los culpables, porque “no se trata de acusar a nadie, sino de que la gente vea la belleza de los océanos y se enamore, porque, cuando te enamoras de algo, quieres protegerlo". El actor ha sacado su madera de héroe cinematográfico para pedir a todos los gobernantes que se comprometan, pero también a todos los ciudadanos. "No hay que pensar tanto en qué hace el gobierno o la ONU o Trump, cada uno de vosotros tiene un papel en esta cruzada por un mundo limpio y por un futuro para nuestros hijos y nietos", ha concluido antes de levantarse y despedirse, eso sí, sin un mísero “Sayonara, Baby”, que más de uno esperaba.