Quim Gutiérrez junto al cartel de la película 'La niebla y la doncella'

Quim Gutiérrez junto al cartel de la película 'La niebla y la doncella' Carmen Suárez

Cine Estrenos

Quim Gutiérrez: "Tengo problemas con la etiqueta feminista"

El actor, inmerso en la promoción de su última película 'La Niebla y la Doncella', responde a los lectores de EL ESPAÑOL en un Facebook Live.

Ángela R. Bonachera Carmen Suárez

"He escurrido un poco el bulto". Lo ha dicho Quim Gutiérrez (Barcelona, 1981) entre risas después de haber sido preguntado sobre feminismo y no haber sido capaz de articular la respuesta. "Tengo ciertos problemas con la etiqueta [feminista] porque creo que hay connotaciones que hacen flaco favor". Eso sí, "creo que yo sí debería considerarme [feminista]", ha admitido durante un Facebook Live con los lectores de EL ESPAÑOL con motivo de la presentación de su nueva película, La niebla y la doncella, que se estrenará en cines este 1 de septiembre.

El actor interpreta al sargento Bevilacqua y comparte reparto con Aura Garrido en el papel de la cabo Chamorro. La superioridad del hombre en la ficción ha dado pie a hacer a un varón la tan manida pregunta a las actrices: ¿te consideras feminista? La respuesta ha sido complicada. "Las decisiones íntimas que uno toma a lo largo del día son las que verdaderamente definen si uno actúa de manera feminista o no", ha comentado el catalán, que ha reconocido haber tenido debates "interesantes" al respecto con Garrido. "Yo tengo muchas veces una especie de caballerosidad que ella consideraba como un comportamiento machista. La tontería de dejar entrar, abrir las puertas... pero me da la sensación de que es el mal menor", ha continuado.

Yo tengo muchas veces una especie de caballerosidad que ella [Aura Garrido] consideraba como un comportamiento machista. La tontería de dejar entrar, abrir las puertas... pero me da la sensación de que es el mal menor

Preguntado sobre el machismo en la industria del cine, el actor ha mencionado a la sociedad como responsable: al fin y al cabo, "la industria es el reflejo de la sociedad". "Cuando vives en una sociedad machista sería espectacular que, de repente, el mundo interpretativo permaneciera ajeno a eso". Entonces, ¿qué hacer? "Tomar medidas. Es lo principal porque es lo que se puede hacer desde órganos de poder, pero al final se escurre un bulto interesante, que es el cambio de mentalidad", ha comentado el actor, poniendo sobre la mesa que, a su juicio, "la mayoría de desastres y consecuencias de este tipo se gestan en el entorno familiar con un comentario aparentemente inocente que cala y evoluciona a lo que luego tenemos".

¿Drama o comedia?

El actor, muy conocido por sus apariciones en comedias como Primos (2011), La gran familia española (2013) o Anacleto: Agente Secreto (2015), sorprende ahora con un thriller policíaco. "A veces los cambios de registro no dependen tanto de nosotros si no de lo que se nos ofrece", ha comentado Gutiérrez al respecto, al tiempo que ha confesado que tenía "necesidad de hacer personajes serios". Eso sí, serios "porque no son cómicos". "No son personajes dramáticos porque eso a veces asusta al espectador. En realidad, son personajes que no necesitan el plus de energía que requiere una comedia".

Pero, ¿por qué esa necesidad de cambio? "Se trabaja de manera distinta. En la comedia al final, aunque el personaje sufra, porque muchas veces es el sufrimiento ajeno lo que nos produce risa, hay una determinada profundidad a la que no conviene llegar. No es que no puestas, es que no conviene".

Los personajes dramáticos a veces asustan al espectador

En este nuevo proyecto, en el que interpreta a un sargento de la Guardia Civil, se ha encontrado con ciertos retos. "Creo que he conseguido determinadas cosas que me había propuesto al principio y con eso me doy por contento". ¿Qué cosas? "Lo peor que puedes hacer es contar con qué tienes expectativas de agradar", ha zanjado.

Eso sí, un aviso: los que vayan al cine que hayan leído la novela homónima de Lorenzo Silva que inspira la cinta, que no se esperen una adaptación al uso: la película "mantiene muchos elementos como para que el lector los reconozca pero con suficientes diferencias como para que la película y los personajes tengan entidad como personajes cinematográficos". "Es un camino muy frustrante intentar construir una película con intención de agradar".

Cine, televisión y premios

Preguntado sobre posibles cambios de entorno, el actor ha adelantado parte de su trabajo en la ficción de TeleCinco El Accidente, serie que coprotagoniza con Inma Cuesta y en la que, de nuevo, encarna a un personaje serio. "Si no hago televisión quiero dejar claro que es sobre todo porque los proyectos que me han propuesto hasta el momento solían ser muy largos en el tiempo y a mí me produce mucha claustrofobia estar mucho tiempo haciendo lo mismo. Esta es una serie cerrada, son 13 capítulos".

Netflix y HBO no son el futuro, son el presente y lo que va a ser de aquí en adelante

Hablar de cine y televisión hoy en día lleva aparejado las plataformas streaming como Netflix y HBO. Unos espacios que permiten "más riesgos" para las series que los canales en abierto y que permiten a los espectadores "saber que hay cosas distintas", algo que "nunca está de más", ha comentado el actor. Tras la polémica surgida en el Festival de Cine de Cannes por la participación de una película que sólo se emitió online, Gutiérrez ha opinado que esta clase de recursos no son el futuro, sino el presente "y es lo que va a haber de aquí en adelante". "No puedes evitar algún recelo de lo que progreso cambia de aquello que nos gusta, pero no nos queda otra que adaptarnos e intentar sacar lo más positivo de aquello nuevo que nos viene".

Uno tiene la sensación de que la industria no le quiere hasta que le premian

Los lectores han preguntado al actor si se ve ganando otro Goya. Una cuestión que podría ser simple (¿quién no querría?) pero que no lo ha sido en el caso de Gutiérrez, quien ha reconocido tener una relación con los premios "de amor-odio". "El proceso realmente placentero es en el trabajo. Todo lo que viene luego no depende de ti", ha comentado, al tiempo que ha admitido la necesidad del reconocimiento ajeno, que alguien "apruebe lo que haces". "Y los Goya son un poco eso, el aprecio de la industria".