Daniel Day-Lewis, recogiendo su Oscar por 'Lincoln'.

Daniel Day-Lewis, recogiendo su Oscar por 'Lincoln'. Reuters

Cine en seis películas

Daniel Day-Lewis se retira: adiós al mejor actor de la historia

El único intérprete en lograr tres premios de la Academia de Hollywood como Actor Protagonista ha decidido que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer. 

60 años. 3 Premios Oscar y una carrera tan medida e Inmaculada que es la envidia de cualquier actor. Daniel Day-Lewis se retira de la actuación. Así lo ha comunicado su representante alegando motivos personales. Day-Lewis deja el cine con el título de mejor actor de la historia (es el único en lograr tres premios de la Academia como Actor Protagonista), una película por estrenar y un puñado de interpretaciones inolvidables.No es la primera vez que el actor anuncia que deja el cine, aunque esta vez suena a definitiva. En 1999 decidió irse a Florencia a aprender a ser zapatero. Cosas que sólo se entienden cuando se habla de un actor como él. Estos han sido sus mejores trabajos.

Mi hermosa lavandería

1. 'Mi hermosa lavandería'

Antes de Brokeback Mountain estuvo Mi hermosa lavandería. Era 1985, el mismo en el que también protagonizó Una habitación con vistas, pero el tiempo ha puesto a este filme de Stephen Frears en su lugar. Su punki homosexual enamorado de un paquistaní con el que abre una lavandería sigue siendo un canto a la igualdad y el filme que le puso en órbita.

2. 'Mi pie izquierdo'

Primera nominación al Oscar y primera vez que lo logró. Jim Sheridan se cruzó en su camino para ofrecerle este papel de tetrapléjico con el que emocionó a todo el mundo. Con este filme empezó también la leyenda sobre su método de actuación, que llevaba al límite. Paseaba por el rodaje en silla de ruedas y obligaba a que le empujaran y le dieran de comer para entender a su personaje.

Mi pie izquierdo homenaje

3. 'En el nombre del padre'

De nuevo Jim Sheridan le dio la oportunidad de lucirse. En esta ocasión con un drama carcelario con el terrorismo del IRA como telón de fondo. Day-Lewis nació en Londres, pero se considera irlandés y tiene hasta la doble nacionalidad, por lo que este trabajo le tocaba la parte sentimental. Con él logró una segunda nominación al Oscar que esta vez perdía.

En el nombre del padre, tortura

4. 'Gangs of New York'

Fue Martín Scorsese el que convenció a Daniel Day Lewis para volver a la actuación tras su parón para ser zapatero. Lo hizo con El Carnicero. Ese villano que atemorizaba a un Nueva York desconocido para el público. Su ojo pocho, su voz y su cuchillo eran la mezcla perfecta.

Una de las películas más personales de su director que hizo que Daniel Day-Lewis eclipsara a la estrella del filme, un Leonardo DiCaprio que vio cómo nominaban al Óscar a su compañero en vez de a él.

5. 'Pozos de ambición'

Con Paul Thomas Anderson la leyenda de Daniel Day Lewis se agrandó gracias a este magnate petrolífero sin escrúpulos. Desde que el filme se presentó ante la crítica no hubo ninguna duda: este sería el segundo Oscar del actor. Así fue en uno de los premios más cantados de su año. Paul Dano, su compañero de reparto, contaría después que nunca habló en el rodaje con él, ya que Day-Lewis no quería empatizar con alguien a quien tenía que odiar en la pantalla.

6. 'Lincoln'

Su último trabajo fue ya hace cinco años. Day Lewis siempre ha seleccionado cada papel con delicadeza, y en esta ocasión lo rechazó en muchas ocasiones. Spielberg tuvo que suplicarle que aceptara. Sólo él podía dar vida al presidente más carismático de la historia de EEUU, aquel que abolió la esclavitud.

Lincoln, Now scene

El actor, como siempre, llevo su preparación hasta los últimos extremos. Su compañero Joseph Gordon Levitt confesaba que hasta que acabó el rodaje no hablaba con Day-Lewis, sino con Lincoln, ya que el actor paseaba por el rodaje encorvado, con la voz rota y hablando con lenguaje antiguo. Hasta los mensajes de texto los escribía así en un papel para el que se preparó un año. El resultado no podía ser otro: un tercer Oscar al mejor actor protagonista y una leyenda viva que se ha retirado antes de lo que todos quisiéramos.