Antonio Banderas ha visitado Málaga para recoger la Biznaga de Oro Honorífica.

Antonio Banderas ha visitado Málaga para recoger la Biznaga de Oro Honorífica.

Cine

Antonio Banderas: “Hollywood ya no existe, sólo es una marca”

El actor recoge esta noche la Biznaga de Oro honorífica del certamen en la clausura.

Málaga

Noticias relacionadas

Antonio Banderas tenía una deuda con el Festival de Málaga. Es su ciudad natal, a la que menciona cada vez que puede y regresa cuando tiene unos días, y sin embargo todavía no había podido acudir a recibir una Biznaga de Honor que todos los años le proponen y siempre tiene que esperar un poco más. Los veinte años del certamen eran la fecha ideal, y así lo ha manifestado el presidente del certamen Juan Antonio Vigar, cuando ha presentado al actor en la rueda de prensa con los medios.

Vigar ha calificado esta Biznaga como “un sueño hecho realidad”, y Banderas ha tardado poco en pedir disculpas y agradecer al certamen la “paciencia que han tenido conmigo”. “Me hubiera gustado estar más cerca. Me comprometo a, en años venideros, participar de forma activa. Usadme para abrir puertas, para llegar a determinados sitios”, ha manifestado Banderas que se ha emocionado e incluso llorado en la previa a una ceremonia de clausura que promete ser muy emocionante.

El 26 de enero sufrí un ataque al corazón. Tuve mucha suerte y fue un ataque benigno y no me ha dejado dañada la patata. Se me hizo una intervención y estoy en tratamiento

El actor se encuentra en un momento de inflexión, de pensar bien sus proyectos y de disfrutar. Él mismo ha querido explicar por qué y salir al paso de las informaciones que la semana pasada hablaban de su estado de salud. “El 26 de enero sufrí un ataque al corazón. Tuve mucha suerte y fue un ataque benigno y no me ha dejado dañada la patata. Se me hizo una intervención y estoy en tratamiento, pero no es tan dramático como se ha publicado. Esto le pasa a miles de personas, uno es humano y yo le he pegado una paliza a la patata los últimos 37 años. Pero me encuentro muy bien y con ganas de trabajar”, ha explicado.

Banderas ha dejado claro que sus proyectos pasarán por un filtro más estricto y serán más personales. Como actor tiene dos guiones que le gustan pero que hay que pulir, el biopic de Gianni Versace y el anunciado proyecto sobre Pablo Picasso con Carlos Saura que nunca termina de arrancar. También dirigir. “Me he replanteado muchas cosas, yo era un workholic, era como las palomitas de maíz, no podía parar. Ahora quiero descansar en mi tierra. El cine es global, Hollywood ya no existe, sólo es una marca, y da igual si la peli la haces en Sudáfrica o en Asia, se puede hacer cine desde Málaga, el cine está cambiando. Probablemente se vea más que antes pero se ve en Netflix, por eso es importante que haya festivales para que se recupere el gusto de verlas en una sala oscura con gente que no conoces”, ha dicho el intérprete.

Trump es una persona que de momento representa un daño para Hollywood. Lo desprecia y también a la comunidad latina

Él fue uno de los primeros latinos en triunfar en EEUU, y por tanto se ha mostrado encantado porque el Festival abra sus puertas al cine iberoamericano, pero también muy preocupado por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. "Trump es una persona que de momento representa un daño para Hollywood, y él no lo esconde, en la celebración de los Oscar el hizo una fiesta independiente a la vez, es un gesto. Un gesto de desprecio, lo ha tenido desde el principio y muy concretamente con la comunidad hispana. Parece difícil que una persona así esté cuatro años en el poder. Lo que me da miedo es por qué está ahí, por qué lo han elegido, y eso es más complejo. Hay un descontento con la política tradicional, es una postdemocracia y la paciencia es una virtud que habría que mantener ahora mismo", ha dicho con seriedad.

En un premio que invita a hacer memoria, Banderas se ha acordado de cuando en los 70 empezó en el teatro romano de Málaga vestido de romano y acudiendo en Vespino, y también de los directores que le han hecho ser una estrella, como ese Pedro Almodóvar al que "le debo muchísimo, pero es muy duro". "Trabajar con él es muy complicado, es el dueño de todo, es un infierno creativo. Tenía la sensación de que me domesticaba, me desnudaba, me quitó tics. Te desnuda y te pone la ropa que quiere ponerte, pero cuando ves la película es muy satisfactorio. Le quiero mucho", ha dicho en una rueda de prensa en la que los malagueños han vuelto a demostrarle que es alguien especial.