Australia, cuya fotografía fue obra de una mujer y fue olvidada en los Oscar.

Australia, cuya fotografía fue obra de una mujer y fue olvidada en los Oscar.

Cine Oscar 2017

Y el Oscar más machista es para… Mejor Fotografía

Nunca una mujer ha estado nominada en este camp. El 80% de los candidatos técnicos son hombres.

Los Oscar deberían ponerse terapias de choque. Igual que el año pasado les explotó en sus manos la falta de diversidad racial entre sus nominados y tomaron medidas que han tenido efecto, deberían proponerse hacer algo con el machismo imperante en la industria. Ni de lejos llegan a la tan comentada paridad, y en casi 90 ediciones sólo una mujer ha logrado el premio a la Mejor dirección.

Las propuestas que hizo y puso en práctica su presidenta Cheryl Boone Isaacs no han afectado para que haya más presencia femenina entre las candidatas. Por descontado no hay ninguna realizadora entre las finalistas al premio a la Mejor dirección, pero el problema viene analizando el resto de categorías técnicas, donde sigue existiendo un techo de cristal que hace que no se incorporen mujeres a la industria.

Según ha publicado un informe de la Women's Media Center, un centro creado por Jane Fonda, Robin Morgan y Gloria Steinem, sólo el 20% de los nominados -en todas las categorías excepto en las de interpretación- son mujeres, lo que supone un descenso del 2% respecto al año anterior. Exactamente hay 37 mujeres y 152 hombres. Por séptimo año consecutivo no hay ninguna directora en el quinteto finalista, pero si tuvieran que entregar un Oscar a la categoría más machista de la historia se lo llevaría, sin duda, Mejor fotografía. En toda la historia de los premios de la Academia de Hollywood nunca una mujer ha sido nominada.

Y eso que es un área en donde en los últimos años se ha visto un aumento de profesionales femeninas. De hecho para esta edición la Academia lo tenía fácil, Mandy Walker ha dirigido la de Figuras Ocultas y La venganza de Jane, pero ha sido ignorada como lo fue por su espectacular trabajo en Australia, la película de Baz Luhrman de 2008. Hollywood da la espalda a las directoras de fotografía, como demuestra un estudio del productor Stephen Follows publicado en Indiwire que decía que de las 2.000 películas más taquilleras entre 1994 y 2013 sólo un 1,8% estuvieron fotografiadas por mujeres.

Profesionales como Maryse Alberti -Creed, El luchador-, Ellen Kuras -Olvídate de mí, Rebobine por favor-, Autum Durald -Palo Alto- o Caroline Charpentier -Las inocentes, Holy Motors- nunca han sido reconocidas por trabajos excelentes, mientras se repetían siempre los nombres de siempre: Roger Deakins o Emmanuel Lubezki entre otros.

Profesionales como Maryse Alberti, Ellen Kuras o Caroline Charpentier nunca han sido reconocidas por sus excelentes trabajos como directoras de fotografía

La ausencia de mujeres en este sector ha hecho que hasta surjan propuestas como Cinematographers XX (Directoras de Fotografía XX). Un grupo de trabajadoras que se han asociado para dar visibilidad e intentar que la discriminación por género no sea tan grande en el gremio. Al menos pretenden conseguir que la excusa de los productores no sea que pensaban que sólo había hombres. El grupo se ha asociado también con el Colectivo Internacional de Directoras de Fotografía, con más de 150 miembros, y ya ha expresado que han conseguido trabajo para alguna de sus miembros gracias a esa visibilidad.

Ojos que no ven corazón que no siente

La fotografía es el caso más flagrante de las nominaciones machistas a los Oscar, pero todos los apartados técnicos están copados por hombres. Para las responsables del Women's Media Center el problema responde a que estas categorías no son tan importantes como las interpretativas o la de dirección y la ausencia de presencias femeninas. Su presidenta Julie Burton cree que “si lo ves, existe, pero en los roles no interpretativos, los que están detrás de las cámaras, se demuestra que un 80% de los nominados a los Oscar son hombres”. “Cuatro de cada cinco lo son, lo que significa que sus voces y sus puntos de visto son los responsables de lo que se ve en la pantalla. Está claro que las mujeres no atraviesan ese muro, y sin atravesarlo no podrán ser reconocidas y premiadas por su excelencia y su impacto”, cuenta a Indiewire.

Cuatro de cada cinco nominados son hombres, lo que significa que sus voces y sus puntos de visto son los responsables de lo que se ve en la pantalla

El centro no es del todo pesimista y ve destellos de un futuro mejor, especialmente en cuanto a las productoras nominadas, ya que hasta nueve mujeres están nominadas en la categoría de Mejor película. También hay categorías en las que hacía décadas que no había presencia femenina, como Mejor banda sonora, donde la compositora de Jackie, Mica Levi, lo ha logrado tras 17 años de ausencia. Otro de los hitos de este año es que Joe McMillon se ha convertido en la primera montadora afroamericana en ser nominada en su campo por Moonlight.

Hay otro dato que sí les parece preocupante, y es que las películas protagonizadas por mujeres no son nominadas en la categoría reina de la ceremonia. Sólo Emma Stone y La La Land lo consiguen. Ni la Jackie de Natalie Portman ni obras como Elle siguen su ejemplo. Por tanto se demuestra que Hollywood necesita más medidas para cambiar a una industria que empieza a demostrar ser más machista que racista.