Durante décadas se ha llamado al televisor 'la caja tonta', como si fuera un aparato en el que surgen las imágenes sin sentido ni orden y al puro azar. Nada más lejos de la realidad. Todos los contenidos que aparecen en el medio televisivo responden a un calculado formato en el que todos los factores que se muestran tienen un sentido. La posición de los protagonistas, las luces o los elementos decorativos o la falta de ellos tienen un porqué. Y el más importante de esos detalles es siempre el color que predomina en la pantalla.

Noticias relacionadas

Cada día antes de las nueve de la mañana Ana Rosa Quintana (64 años) y Susanna Griso (50) comienzan la jornada informativa con una mesa política. Ese mismo escenario pasa a comentar los sucesos y la actualidad, y más tarde el espacio cambia de vertiente hacia el entretenimiento y las noticias del corazón. Dos magacines, uno en Telecinco y otro en Antena 3, que luchan por reinar en la misma franja horaria. 

Ana Rosa Quintana y Susanna Griso compiten en mismo formato y franja horaria.

A pesar de sus diferencias obvias hay un aspecto que ambos programas comparten, precisamente porque se trata de magacines: el color azul en su plató. Mientras Ana Rosa y Susanna aparecen en mitad de las pantallas de todos los hogares españoles, una tonalidad azulada se presenta tras ellas.

¿Por qué azul? Es el color de la calma, el que acepta todo tipo de contenidos y sirve de hilo conductor para cualquier temática. Estudios confirman que mantener una tonalidad azul en un segundo plano hace que al espectador no le resulte cargante el cambio constante de temas.

Por otro lado, en un horario más cercano al mediodía se presentan los programas de vertiente puramente política como son Al rojo vivo, en LaSexta, o Todo es mentira, en Cuatro. En ambos espacios el color rojo intenso es el protagonista.

Risto Mejide, en 'Todo es mentira', y Antonio García Ferreras, en 'Al rojo vivo'.

¿Qué esconde el rojo? Esta tonalidad se identifica con la rapidez, la intensidad, el carácter más frenético y duro de las cosas. Significa que está alerta, que vive el presente, el descontrol, y se suele asociar a los asuntos con alguna cara negativa. Es por eso que no puede faltar en formatos como los que presentan Risto Mejide (45) o Antonio García Ferreras (53).

Sus programas están plagados de información política, de cambio constante de opiniones, de debates y de muchas polémicas que requieren mirar a muchos lados constantemente. Sin parar. Esa adrenalina está dispuesta en el color rojo que reina en sus platós de televisión.

Otro caso es el de los programas de actualidad. Estos espacios son el 'cajón desastre' de todo lo que está pasando en ese mismo momento. Desde los temporales hasta el juicio más mediático del año pasando por la última polémica que afecta a la Casa Real británica. Todo tiene cabida en este formato y destaca por el gran número de corresponsales o enviados especiales que tiene desplegados a lo largo y ancho del país o del planeta para cubrir in situ las noticias.

Debido a este carácter múltiple y repleto de detalles el plató se convierte en un lienzo plagado de pintura multicolor. Estos programas son fáciles de identificar porque suelen mostrar un escenario multipantalla y el fondo o atrezzo más recurrente es la imagen de una ciudad con rascacielos y movimiento.

Carme Chaparro, cuando presentaba 'Cuatro al día', y Mamen Mendizábal, en 'Más vale tarde'.

Así se puede ver a Mamen Mendizábal (44) en Más vale tarde, donde tras ella nunca falta un panel que introduce de forma visual el tema a tratar en la mesa, e inmediatamente conecta con algún compañero que aporta en directo información adicional desde el lugar de los hechos. Del mismo modo actuaba Carme Chaparro (46) cuando estaba al mando de Cuatro al día, silla que actualmente ocupa Joaquín Prat (44).

Los tres estándares mencionados son muy claros nada más encender el televisor. El espectador no es consciente de esos detalles de color pero sí quedan grabados en su retina de modo que intuitivamente su cerebro ya sabe qué tipo de información va a recibir.

En este análisis del uso cromático en el medio televisivo también se puede hacer mención a los programas que se presentan en la parrilla justo antes de los informativos de cada cadena. Suelen ser programas breves, de máximo hora y media de duración, como A partir de hoy, en TVE, o Ya es mediodía y Socialité, en Telecinco. En estos espacios reinan los colores vivos, los amarillos y verdes chillones, que den vivacidad al formato.

Los programas 'A partir de hoy' y 'Ya es mediodía' usan los colores vivos.

[Más información: Las botellas de agua mineral de Ana Rosa y 'Sálvame': la razón por la que eligen la misma marca]