El éxito de Julia Janeiro (17 años) en Instagram ha sido imparable. Tras la última guerra mediática entre María José Campanario (41) y Belén Esteban (47) ha conseguido 46.000 de seguidores, quienes son testigos de su día a día, de sus múltiples facetas y hasta de sus obsesiones estilísticas. Y es que, lejos de esconderse, desde hace cinco semanas la hija de la odontóloga y Jesulín de Ubrique (47) ha decidido mostrarse públicamente tal y como es. Sin embargo, la joven no es así en todas las redes sociales. 

Noticias relacionadas

En TikTok, donde también se hace llamar Juls Janeiro, mantiene un perfil mucho más discreto. Cuenta con 1.355 seguidores y no está interesada al cien por cien en el contenido de ningún usuario. Así lo demuestra el contador de personas seguidas, expuesto en su biografía.

La biografía de TikTok de Julia Janeiro. TikTok

Pero estas cifras no son el único indicativo de la intimidad con la que lleva esta red social. Hasta la fecha, la joven que alcanzará la mayoría de edad el próximo mes de abril, no ha compartido contenido. Su discreción en Tik Tok también se hace evidente en el apartado 'me gusta', donde se leen los siguientes mensajes: "Los vídeos que le gustan a este usuario son privados. Los vídeos que le gustan a Juls Janeiro están ocultos actualmente". 

A pesar de su marcada privacidad en esta red social, su biografía guarda un par de similitudes con su popular cuenta de Instagram. La foto de perfil que ha elegido para TikTok, por ejemplo, ya la había colgado con anterioridad en la plataforma de Mark Zuckerberg. En esta instantánea, Julia posa desde una piscina, en bañador y con la melena suelta. Por otro lado, en su escasa descripción muestra el icono de cuatro mariposas, el mismo que la caracteriza en Instagram, donde ha empleado otro tipo de estrategias que la ha ayudado a incrementar su popularidad. 

Julia Janeiro, en una imagen compartida en su perfil de Instagram, donde muestra su gusto por la moda. Redes sociales

Al comienzo, en plena guerra mediática entre Belén Esteban y María José, Julia Janeiro se valió de varias tácticas que, si bien no eran novedosas, fueron acertadas. Entonces, JALEOS pudo comprobar que la joven dejó su perfil abierto durante unas horas. Si bien poco después la volvió a cerrar para mantener su contenido privado, su crecimiento no cesó. Lejos de ser selectiva, la hija de Jesulín de Ubrique aceptó un sinfín de perfiles. Por otro lado, eliminó algunas de sus publicaciones y redujo el número de usuarios a los que seguía, pasando de 239 a 221. 

Con el paso de los días y a medida que se incrementaba su popularidad, Julia Janeiro llevó a cabo otros tres movimientos que definen la forma exigente y precavida en la que quiere llevar su cuenta de Instagram. La joven borró sus fotos más sugerentes, bloqueó los comentarios de todas las publicaciones y dejó de seguir a casi una veintena de usuarios que antes seguía. Recientemente, además, dejó en el apartado 'Etiquetadas' solo las fotos en la que ella misma se etiqueta e hizo desaparecer aquellas que han colgado desde su club de fans. De esta forma, y pese su exposición pública, controla todo aquello que se publica sobre ella y mantiene su impoluto perfil, libre de cualquier contenido que no sea de su agrado.

Julia Janeiro, en una imagen compartida en su perfil de Instagram. Redes sociales

En Twitter, donde también es usuaria, la joven se mantiene igual de discreta que en TikTok. Su perfil, bajo el mismo nombre de Juls Janeiro, es privado y apenas suma 411 seguidores y 32 seguidos. En cuanto a su biografía, ha elegido una foto de perfil con aspecto serio y una tierna imagen de portada en la que posa al lado de su padre. Además, ha optado por la frase "solo tú y siempre contigo" y ha dejado un enlace directo a su exitosa cuenta de Instagram. 

A pesar de la privacidad que mantiene en esta última red, Julia Janeiro no ha podido librarse de los comentarios de los usuarios. A comienzos del pasado mes de febrero, cuando comenzaba a posicionarse en Instagram, su nombre también se colaba en Twitter, donde hacían hecho referencia a su belleza y a la posibilidad de su aparición en los platós de televisión. Una opinión que entonces le causaba gracia y que podría ser errónea, ya que según pudo conocer este periódico, ella quiere estudiar y trabajar de ello. No le gusta la tele ni ser un personaje.

[Más información: La estrategia de Julia Janeiro para controlar su imagen pública: el paso previo a su mayoría de edad]