En las últimas semanas, Alejandro de Miguel (39 años) había estado bajo los focos por ser el responsable del vestido con el que Ana Obregón (65) reapareció ante las cámaras tras la muerte de su hijo. Ella no tuvo dudas a la hora de elegir al manchego para ese momento que llevó a TVE a dominar en la noche de las Campanadas. Hoy, el diseñador acapara los titulares por algo menos agradable. El modisto ha sido denunciado por parte del portero donde tiene su atelier en Madrid de acoso sexual. Una guerra entre ellos que, tal y como ha recogido el diario ABC, viene de lejos.

Noticias relacionadas

Delmar, de origen iraquí, sostiene que ha sido víctima del diseñador. Los vecinos aseguran, en el mencionado medio, que las disputas entre ambos incomodan a la comunidad desde hace tiempo. De hecho, De Miguel sostiene que él fue el primero en acudir a la justicia, interponiendo una denuncia por amenazas. Hace nada menos que dos años. Así lo ha explicado a JALEOS. Puestos en contacto con él, ha remitido un comunicado en el que, a través de cuatro puntos muy claros, da detalles de cómo se han sucedido los hechos.

Alejandro de Miguel junto a Marina Danko en una imagen de 2014.

Unas palabras que ofrecemos íntegras a continuación:

1. El juicio se inicia por mi denuncia contra este señor por una amenaza de muerte contra mi persona.

2. Cuando la policía fue a detenerle por ello, reconoció su amenaza, y no dijo nada de un supuesto acoso.

3. Al día siguiente, con toda probabilidad asesorado por su abogado, y para articular su estrategia de defensa, y así contrarrestar mi denuncia, presenta una denuncia absoluta y rotundamente falsa (como existen pruebas contundentes de sobra) sobre un supuesto acoso cometido casi dos años antes. Si es verdad, ¿por qué no la ha presentado dos años antes?

4. En el momento procesal en que se nos permita, interpondré querella por denuncia falsa de este señor, así como acciones legales por cualquier publicación que atente contra la verdad y mi honor.

De Miguel es rotundo: no solo desmonta con su versión la de Delmar, sino que advierte que, todo aquel que atente contra su honor, recibirá la llamada de la justicia para lavar su nombre, empañado por esa acusación. Con tranquilidad afronta los titulares y piensa seguir adelante en esta guerra propiciada por una mala relación que puede traer consecuencias para una de las partes.

Pasión desde niño

Alejandro se apasionó por la moda desde niño. Su madre cosía para diferentes diseñadores, y él jugaba con unas telas y unos hilos que, a los 16 años, manejaría ayudándola en ese taller. Dos años más tarde, abrió el suyo propio. Hoy, De Miguel tiene su atelier en la calle Ayala de Madrid, en el barrio Salamanca. Ese donde se sitúa el centro de la polémica.

El diseñador cuenta entre sus clientas, además de Ana Obregón, con la reina Emérita (82), Carmen Lomana (72), Nieves Herrero (63), Marina Danko (64) o las Campos. También fue el responsable del vestido de Paz Padilla (51) para esa boda con Antonio Juan Vidal, el gran amor de su vida, fallecido el pasado verano.

[Más información: Alejandro de Miguel se reinventa y crea una colección de alta costura 'low cost']