El nombre de Stella Goñi ha vuelto a la actualidad mediática después de que reapareciera hace unos días en Sálvame para apoyar a Lydia Lozano (59 años) en su trama con José María Franco, quien, supuestamente, la ha engañado con una información falsa sobre Rocío Flores (23). Goñi, alejada de la televisión desde hace un tiempo, aseguraba que a ella le pasó lo mismo: que ese señor la había timado. Sea como fuere, una fugaz visita a la televisión que ha servido para que algunos se pregunten qué ha sido de ella en este tiempo 'desaparecida'. 

Noticias relacionadas

Pues bien, su actualidad no pasa, en absoluto, por colaborar en programas de televisión, ni en tertulias de crónica social. Nada que ver. Aunque se considera una comunicadora, Stella es "guionista, emprendedora, coach y vocalista de una banda de música, 3Blue". Pero su presente llegará más tarde; volvamos a su pasado.

Hay que decir que Stella se formó en los medios de comunicación y, en concreto, se especializó en crónica rosa rodeada de las mejores presentadoras. Trabajó codo con codo con María Teresa Campos (78) y también con Ana Rosa Quintana (64) en Telecinco. En aquella época, Goñi era una chica aguerrida, amante de la información y que no dudaba en llegar hasta el final si merecía la pena. Fueron años de mucho trabajo y visibilidad.

Así hablaba de sus poderosas jefas de entonces y de su aprendizaje a su lado en una entrevista en 2019 para De la tele a la radio: "De ambas he aprendido muchas cosas. En este momento, no volvería a la tele; no al menos en información de corazón. Hacer un buen trabajo requiere una dedicación y un tiempo que en estos momentos no tengo. De Ana Rosa me gusta su sentido del humor, su compromiso. Me ayudó incluso a la hora de hacer publicidades y colocar mi voz, por naturaleza un poco estridente, para dirigirme a la audiencia. María Teresa es una gran comunicadora de la que he aprendido que la preparación es solo una parte de nuestro trabajo, pero que la naturalidad y la pasión son también indispensables en esta profesión: es lo que conecta con el público que te ve".

Pese a no querer volver a la pequeña pantalla, conserva muy buenos recuerdos a la vez que reconoce que la prensa rosa ha cambiado mucho: "Entonces la relación con el famoso era más cercana y nos conocíamos todos. Ser paparazzi era todo un arte. No existía el acoso porque el lema era que el famoso se enterara del reportaje cuando lo viera publicado". Se queda, sin lugar a réplica, con la faceta de periodista de antaño: "Se ha ganado libertad, pero se ha perdido, en algunos casos, prestigio y credibilidad".

Stella Goñi en su reaparición en 'Sálvame' esta semana. Mediaset

Pero, ¿por qué dejó la televisión exactamente? El modo de hacer pantalla ha cambiado, pero hay quien apunta a que se debió a un lacerante proceso judicial después de dar una noticia relacionada con Fernando Alonso (38). La periodista dio una información relacionada con el piloto español que aparentemente estaba "armada" y orquestada por las pruebas que le había dado la misma fuente de Lydia Lozano. Se conoció que la información era falsa y el programa donde trabajaba Stella tuvo que rectificar al día siguiente. 

"Nunca, en 20 años, me han puesto ninguna demanda. Esta me la perdonaron, porque los abogados de Fernando vieron las pruebas y decidieron que con perder mi trabajo era bastante porque no había ninguna intencionalidad y era un trabajo de suplantación en el que cualquiera hubiera caído", ha relatado Stella Goñi, para proseguir: "La cadena, que no era esta, llegó a un acuerdo. El caso no llegó a judicializarse y le dio una cantidad como indemnización que la pareja donó a una ONG".

Fue un mal trago para el programa y su reputación: "Se asustaron. Lo primero que hicieron fue rectificar, ya sin mí en plató. Y decidieron sacrificar al peón. A mí me costó el trabajo. Yo aporté las pruebas que tenía y cuando vieron lo que había, decidieron que no había habido maldad ni mala praxis, sino que había una suplantación de identidad. A mí no me pidieron nada, fueron generosos en ese sentido". Sea como fuere, un aciago pasaje que, afortunadamente, pasó. El tiempo provocó que Goñi abandonase la televisión... y llegasen otras vocaciones a su vida.  

En la actualidad, pese a ser directora de una agencia de comunicación, Stella lleva una vida apartada de las tertulias televisivas y los focos: "Ahora soy vocalista de un grupo, 3Blue, formado por piano, contrabajo y voz, con el que llevo ya unos años. Surgió en 2011, cuando conocí a Manu Contreras, que es pianista, arreglista y también sampler en programas de televisión. Ponía la música en Qué tiempo tan feliz y Territorio Comanche, dos espacios en los que yo colaboraba". 

Y no solo está volcada en eso, también en el ámbito de la psicología: "Estoy volcada en un reto personal que me ilusiona y que me facilita la conciliación familiar. Es un proyecto mediático que tiene que ver con la psicología, un poco inspirado en El Buscador, un espacio televisivo que comandaba Jorge Bucay (70) hace años en Argentina". En definitiva, Stella Goñi ha sido capaz de reinventarse y de ver su pasado en televisión, y sus errores, como anécdotas desdibujadas. 

[Más información: Qué fue de Javier Rigau, el empresario que se casó con Gina Lollobrigida y provocó un tsunami en España]