Antonio Banderas quiere hacer negocio en su ciudad.

Antonio Banderas quiere hacer negocio en su ciudad.

Famosos INVERSOR EN SU TIERRA

Antonio Banderas apuesta por Málaga: compra el 50 % de una popular bodega

El actor se lanza a una nueva aventura profesional al adquirir el establecimiento de los vips en la capital de la Costa del Sol.

Antonio Banderas (57 años) lleva a su Málaga natal en el corazón, pero también en el bolsillo. El intérprete prosigue con la apuesta empresarial por la ciudad que le vio nacer y se ha lanzado a adquirir casi la mitad de las acciones de la popular Bodega Bar El Pimpi. El establecimiento es una parada obligada para cualquier vip que visite la capital de la Costa del Sol, que vive su momento más dulce.

La bodega es el escenario ideal donde encontrarse a famosos tan variopintos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (53); cantantes como Pablo Alborán (28) o la fallecida Lola Flores, periodistas como Manuel Alcántara e incluso todas las miembros del clan Campos. Todos degustando una copa del tradicional vino moscatel de Málaga, especialidad de la casa.

Terelu también es clienta habitual de la bodega.

Terelu también es clienta habitual de la bodega. El Pimpi

Fuentes cercanas a la operación han informado a Efe de que hoy se ha rubricado el acuerdo por el que Banderas pasa a ser nuevo accionista de la empresa con una "amplia" participación, aunque no mayoritaria, sin que haya trascendido el importe desembolsado.

[Más información: Muere la madre de Antonio Banderas]

Unidos por el vino dulce

El Pimpi es una emblemática y concurrida taberna de tapas y vinos creada en 1971, conocida internacionalmente y convertida en atractivo turístico, que se sitúa en el centro histórico, cerca del Museo Picasso, e incluye una sala de barriles sobre la que numerosos famosos estamparon sus dedicatorias.

El gerente de la empresa, Pablo Gonzalo, ha contado a Efe que la entrada de Antonio Banderas es "un revulsivo en la línea de crecimiento de El Pimpi en la última década", una llegada que coincide con la salida de otro socio, su fundador Francisco Campos, que será el presidente de honor de la Fundación El Pimpi.

Banderas y El Pimpi habían estrechado sus vínculos al ser vecinos, ya que el actor posee una vivienda en el edificio colindante con la bodega, aunque la relación arrancó en los inicios de la carrera del artista en el cercano Teatro Romano, ha detallado Gonzalo. El hermano del artista, Francisco Javier Banderas, entrará a formar parte del consejo de administración de la compañía, en la que se integran también la familia Cobos, encabezada por José Cobos, y el gerente de la empresa.

[Más información: Banderas: "Votar es importante, pero hay que respetar el Estado de Derecho"]