'Celebrities' en la MET Ball Gala

'Celebrities' en la MET Ball Gala Gtres

Celebrities LOS OSCARS DE LA MODA

Cinco errores y cinco aciertos históricos de la MET Ball Gala

Este lunes, el primero de mayo, el Museo Metropolitan de Nueva York acoge una de las galas de moda más importantes del año. La exposición de este año que da sentido al evento se construye bajo el nombre 'Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica'.

Realizar un artículo que despliegue una lista de 'mejores' y 'peores' vestidas no deja de ser un compendio de opiniones subjetivas a tenor del gusto propio de cada cual. En este caso no hay excusa, la revista VOGUE, con su cabeza pensante al frente, Anna Wintour (68 años), plantea una exposición anual con una temática que debe llevarse a cabo dentro de los clásicos parámetros marcados por las tendencias. El único objetivo es recaudar beneficios para el mantenimiento del Museo Metropolitan de Nueva York. En su última edición se consiguieron 12 millones de dólares.

El pistoletazo de salida y arranque de la exposición de este año, Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination, exigirá per se una etiqueta con concepto religioso que irremediablemente arrastrará polémica, una guerra perdida para los fanáticos, pues moda es expresión y la alfombra roja del MET es el lugar donde dinamitan los sentidos. Con los Oscars de la moda a la vuelta de la esquina, JALEOS hace un recorrido a través las celebs mejor y peor vestidas en los últimos años.  

ACIERTOS

Cher, 1974

Cher y Bob Mackie

Cher y Bob Mackie Pinterest

Uno de los looks más icónicos que se recuerda. La siempre rompedora Cher (71) ponía un tacón en la alfombra roja del Museo Metropolitan de Nueva York de la mano de su diseñador de referencia: Bob Mackie. Esta exitosa unión dura hasta estos días, pues Mackie será el encargado de diseñar en vestuario del primer musical de Broadway en honor a Cher.

Para la ocasión optó por un gown de plumas y transparencias que tal y como hemos podido observar en la última década, diseñadores como Riccardo Tisci (43) para Givenchy, Roberto Cavalli (77) para su propia firma o Hervé Moreau (41) para Pronovias han reinterpretado de forma magistral no solo para celebridades internacionales sino también para españolas. Años después, Beyoncé, Kim Kardashian y Madonna, entre otras, tomarían el testigo de la intérprete de Believe.

Diana de Gales, 1996

Diana de Gales en la MET Ball Gala

Diana de Gales en la MET Ball Gala Gtres

Icono de estilo y princesa eterna. Diana de Gales aceptó la invitación a la tradicional gala del Metropolitan de Nueva York en el año 1996. Vestida de John Galliano (57) para Christian Dior (pese a que el británico aún no era oficialmente el director creativo de la casa francesa). El collar de perlas elegido con el zafiro en el centro, uno de los favoritos de Diana, levantó ampollas.

Se trataba de un regalo de bodas de parte de la abuela de su ex marido, la reina madre Isabel Bowes-Lyon de Inglaterra, pieza que siguió utilizando después de su divorcio con Carlos de Inglaterra (69). La presencia de Lady Di marcó un antes y un después en uno de los eventos de moda más importantes del año. En la siguiente edición hubo quien homenajeó a Diana, que ya había muerto de forma trágica en el parisino Puente del Alma. 

Sarah Jessica Parker, 2005

Sarah Jessica Parker y Alexander McQueen

Sarah Jessica Parker y Alexander McQueen Gtres

En la gala de 2005 se vivió un histórico que cinco años después, con la muerte de Lee McQueen, cobraría aún más sentido. Tradicionalmente, cada celebrity selecciona un diseñador para que la vista, y por ende, la acompañe a cenar.

Aquel año, Sarah Jessica Parker (53) y Alexander McQueen firmaron un pacto de perfecto tándem en honor a la exposición Tradition and Transgression in British Fashion (Tradición y Transgresión en la moda británica) con el que alcanzaron el éxito de la crítica. En febrero de 2010, Alexander McQueen decidió quitarse la vida. El genio creativo apareció muerto en su casa de Londres un día antes del funeral de su madre. Sarah Jessica Parker repitió McQueen en 2011, apenas meses después de la desaparición de su diseñador favorito y gran amigo. 

Beyoncé, 2015

Beyoncé

Beyoncé Gtres

Una revisión y una reinterpretación de la transparencia de la mano de Riccardo Tisci mientras se encontraba al frente de Givenchy. Este inolvidable alta costura llevaba uno a uno bordados cientos de gemas y cristales multicolor ubicados estratégicamente alrededor del cuerpo de Beyoncé (36). El entonces estilista (y todavía mejor amigo) de la reina de la música, Ty Hunter, fue el encargado de 'recolocar' segundo a segundo y foto a foto el vestido de la musa de Tisci durante toda la noche.

Según su estilista capilar, Neal Farinah, la idea de la cola de caballo se le ocurrió a Beyoncé en el ascensor camino a la limusina... "No estaba preparado, no formaba parte del estilismo pero ella quiso cambiarlo a última hora. '¿Me harías ahora mismo una cola de caballo?', me preguntó". El percance de la ponytail hizo que Beyoncé llegase la última a la convocatoria. Desde entonces, y como tradición, sigue haciéndolo. Todos lo saben. Como anécdota, el año pasado hubo fotógrafos que la esperaron hasta tres horas. Jamás apareció. 

[Más información: MET Gala: los mejores looks de la alfombra roja]

Rihanna, 2015

Considerado uno de los vestidos y uno de los momentos más icónicos de la historia del MET. Aquel año se inauguraba la exposición China through the looking glass y precisamente en honor al país oriental, Rihanna (29) optó por recurrir a una creativa cuya carrera despegó desde que la de Barbados portase, literalmente, este vestido de 25 kilos:

"Cuando Rihanna vio el vestido por primera vez comentó 'qué bello', pero yo no estaba tan segura de que pudiera llevarlo", afirmó su creadora, Guo Pei. "En realidad lo del peso del vestido me lo preguntó después de la gala. Le contesté que eran 25 kilos, y no se lo dije antes porque temí que no se lo pusiera".

Rihanna

Rihanna Gtres

ERRORES

Kim Kardashian, 2013

Kim Kardashian-West

Kim Kardashian-West Gtres

No era tu momento, Kim. Los has tenido, sí. Pero en ese avanzadísimo estado de gestación no era necesario tirar de pink roses de Tisci para Givenchy. Mucho menos de estampado. PUNK: Chaos to Couture era el título de la exposición homenaje que usaba el MET de Manhattan como escenario. Hubo (mucho) chaos y quizá algo de punk en sus labios.

Kim Kardashian-West (37) es una de las celebs que mejor aplica el concepto de la fiesta, no por su curiosidad estilística sino porque confía profundamente en sus representantes, sus publicistas y sobre todo en diseñadores amigos que beben de Europa para vestir a la América más mestiza: ella y sus hermanas. Infalible a la gala, junto a su marido, Kanye West (40), su presencia es una de las más esperadas en esta nueva edición. ¿Con qué sorprenderá Kim? ¿Seguirá apostando por Tisci ahora que está fuera de Givenchy o recurrirá a Olivier Rousteing (32) para Balmain?

Lady Gaga, 2015

Lady Gaga.

Lady Gaga. Gtres

Lady Gaga (33) es el claro ejemplo de tirar de moda hasta el exceso. El análisis, el estudio y la interpretación del homenaje a China a través del cristal de 2015 fue tomada por la artista al pie de la letra. Y así como en Rihanna de Guo Pei quedó elegante, excelsa y luxury, el resultado en la neoyorquina resultó el efecto absolutamente contrario. 

Con Alexander Wang (34) al frente de Balenciaga, Gaga confió en un vestido-kimono imposible. Abullonado de manga, bajo, abrigo-capa de redecilla y plumas negras, cuñas imposibles y cejas producidas. Lo tenía todo para ir bien pero acabó yendo así. El tocado metálico, eso sí, toda una obra de arte. Diez años han pasado desde que Lady Gaga llegó a nuestras vidas de una forma apabullante. Su estela parece que se acaba pero su huella en la moda permanecerá siempre. ¿Resurgirá de sus cenizas este lunes en su hometown, Nueva York?

Solange Knowles, 2017

El tándem Knowles (Beyoncé y Solange) son complementarias en un sinfín de cosas. Así como Queen Bey lo ha conseguido todo (y más) en la música hasta el límite de convertirse ya en una leyenda, Solange (31) encontró el talón de Aquiles de su hermana mayor y exprimió lo único en lo que podía ser mejor que ella.

La benjamina de las Knowles es una fashion icon, pero esta vez no. Así como de 2014 a 2017, SoLo ha dado brutales lecciones moda (incluso golpeando a su cuñado en un ascensor en presencia de Beyoncé), la pasada anterior no fue la suya. 

Solange

Solange Gtres

Kristen Steward, 2012

Kristen Stewart

Kristen Stewart Gtres

No habrá Balenciaga para Kristen. Cuando un director creativo se encapricha de una estrella del cine o de la música y la admiración o el objetivo de negocio es recíproco, a veces da como resultado la foto que hoy adjuntamos. Alexander Wang la sedujo y Kristen Stewart (28), en aquel momento en la cresta de la ola de su carrera por la saga Crepúsculo, se dejó querer. La conclusión, un desastre. Lo que los americanos habrían llamado a mess. Desde entonces, para su suerte (y la de todos), con su carrera en ascensor, el Káiser de la moda, Karl Lagerfeld (84), la acogió entre sus brazos y la elevó al paraíso de lo fashion. Hoy, Kristen Stewart es embajadora, imagen y una cara habitual de la firma Chanel. Tan estrecha es su relación con la casa francesa y con su director creativo que el pasado jueves volaba hasta París para ser testigo de primera mano del desfile y la nueva colección crucero que presentaba la Maison.

Madonna, 2017

Madonna

Madonna Gtres

Madonna (59) no tiene nada que demostrar a nadie. Un icono de controversia, una estrella de la música y una precursora de moda durante más de cuatro décadas. No obstante, no se puede vivir constantemente de la renta. En un resbalón estilístico, Madonna seleccionó a su amigo Jeremy Scott (42), director creativo de Moschino, para que diseñase el vestido con el que aportaría su granito de arena a la exposición dedicada a Rei Kawakubo, alma máter de Comme des Garçons, en la gala celebrada en 2017. ¿No habría sido más sencillo unos volúmenes típicos de la firma japonesa? La relación entre el diseñador americano y la ambición rubia va mucho más allá de una simple amistad. No solo ha formado parte activa de sus looks más controvertidos sino que también la ha vestido para algunos de sus vídeos como Bitch, I'm Madonna

[Más información: La sudadera de Chiara Ferragni que ha conquistado a Madonna]