La reina Isabel II de Inglaterra, (92 años), ha marcado un hito histórico durante la tarde del pasado jueves, convirtiéndose en noticia por sus progresos en el ámbito digital. Y es que la monarca ha compartido su primera publicación en Instagram durante su visita al Museo de Ciencia de Londres, donde hace cuatro años publicó sus primeras palabras en Twitter

Noticias relacionadas

A principios de esta semana la Casa Real británica publicaba un código de conducta para interactuar con los miembros de los Windsor a través de Internet. Tan solo unos días después, y según afirma la corresponsal real Emily Andrews, "han sido los encargados de redes sociales de palacio quienes han compartido el tuit, pero esta vez sí ha sido la reina quien ha finiquitado la tarea pulsando la pantalla del teléfono móvil para que todo el mundo pueda ver su publicación".

La soberana británica -que llegó al trono en 1952 tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI- tocó la pantalla de un iPad para compartir en Instagram la imagen de una carta, en poder de los Archivos Reales, escrita en 1843 por el matemático Charles Babbage y dirigida a la reina Victoria y su marido, el príncipe Alberto.

En la misiva, Babbage hablaba sobre una máquina analítica, que hacía cálculos con tarjetas perforadas y tenía unidad de memoria. La reina se llevó los aplausos de los asistentes al museo al compartir su comentario en la cuenta de Instagram de la familia real y firmarlo como "Isabel R".

"Hoy tengo el placer de conocer las iniciativas de codificación informática de los niños y me parece apropiado que publique este comentario en Instagram en el Museo de Ciencia, que durante mucho tiempo ha defendido la tecnología, la innovación y ha inspirado la próxima generación de inventores", añadió.

La cuenta de Instagram de la familia real fue lanzada en 2013 y actualmente tiene 4,6 millones de seguidores. Durante su largo reinado, Isabel II ha sido testigo de avances tecnológicos, como la televisión en color o los teléfonos móviles.

[Más información: Felipe de Edimburgo, conduciendo sin cinturón dos días después de su accidente]