La reina emérita Sofía junto a su hijo Felipe VI y Letizia.

La reina emérita Sofía junto a su hijo Felipe VI y Letizia. EFE

Casas Reales SONRISAS Y MUCHO COLOR

Sonrientes y con 'looks' muy coloridos: así han recibido los reyes a las autoridades baleares

Tal como estaba agendado, sus Majestades, acompañados de la reina Sofía, han reunido a las autoridades de Palma en su recepción más alegre y veraniega, a tenor de los atuendos que han escogido. 

Al filo de las ocho y media de la tarde de este viernes, tal como estaba agendado, el rey Felipe VI (50 años) y su mujer, Letizia (45), acompañados de la emérita Sofía (79), han presidido la recepción ofrecida a las Autoridades de las Islas Baleares. Muy sonrientes, bronceados y cómplices, se han mostrado solícitos a la hora de posar antes los medios de comunicación minutos antes de iniciar la recepción. 

Al contrario de las prendas que los reyes lucieron en el posado oficial del pasado domingo -en el que predominaban los tonos claros y el blanco 'inocente' de Letizia-, en esta ocasión los monarcas y la reina Sofía han optado por unos looks más atrevidos y llamativos. Por su parte, Felipe VI ha optado por una sorprendente corbata, poco habitual en su estilo, de multicolores. Un detalle que ha maridado con un traje azul oscuro. Muy al tono, por otro lado, con la falda floreada de tul y seda que ha lucido su mujer junto a un favorecedor top naranja. Mientras tanto, Sofía no se ha quedado atrás, ya que ha lucido una camisola vaporosa en tono verdoso que ha compaginado con un pantalón blanco y un abanico del que no se ha desprendido en ningún momento. Tal como también ocurriera en el 'paseo de chicas' por el mercado de Palma de hace unos días, Letizia y su suegra se han mostrado muy cómplices y cercanas. E incluso, han compartido confidencias. 

Sofía junto a la reina Letizia.

Sofía junto a la reina Letizia. Gtres

Esta recepción -la menos multitudinaria de los últimos años en cuanto a invitados- en el Palacio de la Almudaina constituye, sin duda, otra operación por parte de la Familia Real para lavar su maltrecha imagen tras la publicación de las cintas de Corinna que hicieran zarandear los cimientos de la monarquía. Desde que saltó el escándalo publicado por EL ESPAÑOL que puso contra las cuerdas al rey Juan Carlos (80), el monarca Felipe VI y su mujer, la reina Letizia, no han cesado de intentar dignificar la corona con actos cargados de cordialidad, buenos gestos y mejores palabras. El primer 'lavado' público de la Familia Real vino con el posado oficial de cada verano en el inicio de sus vacaciones de verano. La mayor de las intrigas, dada la coyuntura, era si Juan Carlos haría acto de presencia en Palma de Mallorca y en la Copa del Rey, todo un clásico al que nunca faltó. Finalmente, no apareció ni se le esperó. Incluso, el mítico posado cambió de escenario y se alejó de Marivent. Sonrientes, con colores claros y con paso ligero, los reyes realizaron el pasado domingo el tradicional posado ante los medios de comunicación a las puertas de palacio. Tan solo los reyes y sus hijas, nadie más fue captado en la foto, como ya ocurriera el pasado año. Borrón y cuenta nueva. 

Los Reyes de España junto a la emérita.

Los Reyes de España junto a la emérita. Gtres

Todo sonrisas y explicaciones amables, la Familia Real no detuvo ahí su idílica puesta en escena tras las citadas cintas que han llevado a prisión al excomisario Villajero y puesto en jaque la honorabilidad de la corona. Mientras que el rey se centraba en las regatas -por primera vez sin la compañía de su padre, el cual no acudió alegando problemas de salud, y que fue 'sustituido' por la infanta Elena (54) -, Letizia y sus hijas protagonizaban una 'jornada de chicas' con la emérita Sofía. 

Las cuatro, en perfecta armonía, se dejaron inmortalizar en el mercado de Palma como si aquel histórico rifirrafe en la pasada Semana Santa a la salida de la catedral no hubiera existido nunca. De hecho, en ese afán por borrar los malos momentos en la familia, Sofía no soltó de las manos a sus nietas, las cuales se mostraron cariñosas y atentas con la monarca. Toda una perfecta estampa que repitieron nuevamente acudiendo hace unos días reyes, hijas, la emérita Sofía y la infanta Elena al concierto que ofreció el violinista libanés Ara Malikian (49 años) en Port Adriano. No cabe duda de que la Familia Real está intentando alejarse de cualquier polémica y fisura familiar. 

[Más información: El nuevo intento del rey Felipe por restaurar la imagen de la Familia Real]