España es el segundo productor de almendra, detrás de Estados Unidos. La producción española se concentra en las áreas del Mediterráneo siendo Andalucía la Comunidad líder en producción. La almendra española es un producto muy demandado a nivel mundial por su alta calidad, sabor y valor nutritivo.

Si eres un apasionado de las almendras crudas, pero necesitas tostarlas para incorporarlas a un postre o cualquier otra receta, no te preocupes. En la comodidad de tu hogar, puedes hacer almendras tostadas al horno o también tostar almendras en la sartén o en el microondas.

De este modo, disfrutarás de todas las propiedades y beneficios de las almendras. Aunque debes tener cuidado, pues su aporte calórico es considerable y no debes excederte. Y sin más dilación, pasamos a mostrarte cómo tostar almendras crudas. ¡Vamos allá!

Cómo tostar almendras en el horno

Necesitarás:

  • Almendras
  • Sal (opcional)
  • Bandeja de horno
  • Horno

Pasos a seguir para tostar almendras crudas:

  1. Para empezar a tostar almendras en la sartén, horno o microondas, lo primero que debes hacer será pelarlas si todavía tienen la cáscara exterior. En caso contrario, si solo tienes que retirar la piel marrón y dura que las recubre, necesitarás un martillo para golpearlas con cuidado para no chafarlas.

  2. Una vez eliminada la cáscara porosa marrón, aunque puedes hacer almendras tostadas al horno con la última piel, nosotros te recomendamos que la quites. Para ello, lo mejor será que escaldes las almendras durante unos minutos en agua hirviendo, así será mucho más sencillo retirarla. Después, deja que se escurran bien hasta eliminar todo el exceso de agua antes de tostarlas. Te recomendamos que las escaldes uno o dos días antes de tostar almendras en el microondas, horno o sartén para que se sequen de forma íntegra.

  3. Para hacer almendras tostadas al horno, el siguiente paso será poner un papel vegetal encima de la bandeja de este electrodoméstico y extender muy bien las almendras en ella para que no queden amontonadas. En caso de que las quieras saladas, puedes agregar la sal ahora o esperar hasta que estén tostadas. No será necesario añadir aceite, pues el calor dejará que estos frutos secos liberen sus propios aceites. Introduce la bandeja en el horno precalentado a 180-200 ºC y, pasados unos minutos, sácala para remover las almendras y lograr que se tuesten por ambos lados.

  4. Por último, el tiempo de horneado puede variar según la potencia del horno, si las almendras están partidas o enteras, etc. Por ello, es fundamental que vayas controlando el horneado y apagues el horno en cuanto veas que están doradas, pero sin que lleguen a quemarse. Cuando las saques, si no has añadido la sal y quieres hacerlo, es el momento. No obstante, te sugerimos que utilices sal gorda, aunque puedes usar sal corriente para tus almendras tostadas al horno.

  5. En caso de que optes por tostar almendras en la sartén o en el microondas, el proceso es el mismo, excepto lo de introducirlas en el horno, claro está. En cualquier caso, también tendrás que darles la vuelta para que se tuesten por ambos lados y añadir sal si lo deseas cuando todavía estén calientes.

Propiedades y beneficios de las almendras

El almendro o Pronus dulcis es el árbol que nos deleita con uno de los frutos secos más importantes y ricos nutricionalmente hablando del planeta: la almendra. Consiste en la semilla del fruto del almendro y es comestible, una simiente pequeña blanca, brillante, blanda y alargada rodeada de una ligera piel color canela.

Las almendras crudas están protegidas por una cáscara dura no comestible color marrón, la cual representa casi el total del peso de este fruto seco. Esta, a su vez, está envuelta por una piel fresca de color verde que se va secando hasta abrirse y caerse para poder acceder a la almendra. Y ahora, pasamos a mostrarte los beneficios y propiedades de este fruto seco.

Propiedades

La almendra es una increíble fuente de energía, pues concentra grandes cantidades de algunos nutrientes imprescindibles como proteínas, grasas, hidratos de carbono y minerales. Es también rica en vitaminas E y B, por ello la almendra cruda es un poderoso antioxidante que combate los radicales libres.

Contiene además potasio, hierro, magnesio, fósforo y zinc y cantidades importantes de calcio, un gran aliado para nuestro esqueleto y articulaciones.

Por cada 100 gramos de almendras, 21 son proteínas, casi la misma cantidad que cuando ingerimos carne, algo que contribuye al óptimo funcionamiento de las células. Estas proteínas vegetales también son las responsables de aportarnos sensación de saciedad. Pero no acostumbres a tomar grandes cantidades, ya que podría generarte una indigestión.

Pero eso no es todo; las almendras crudas contienen ácidos grasos esenciales para contribuir a la protección del sistema cardiovascular y, aunque suponen un gran aporte calórico, son grasas saludables para nuestro organismo. Por último, están compuestas por hidratos de carbono que son de absorción lenta. Esto proporciona a nuestro organismo energía a largo plazo sin alterar el índice glucémico, es decir, los niveles de azúcar en sangre.

Beneficios para la salud

Muchas son las bondades de este superalimento que, además, nos deleita con su dulce sabor. Tostar almendras en el microondas, el horno o la sartén y consumirlas de forma regular previene cualquier enfermedad cardiovascular, algo por lo que ya merece la pena su consumo. Pero eso no es todo.

Las almendras tostadas al horno en su justa medida no es cierto que engorden, incluso en muchos casos ayudan a bajar de peso. Su consumo mejora también las funciones del sistema inmunitario, así como aumenta las funciones cerebrales, manteniéndonos más activos y lúcidos. Y no nos olvidemos de que es una fuente de hierro vital para combatir y prevenir la anemia.

Según los expertos, la cantidad diaria recomendada de almendras estaría entre 15 y 20, lo que correspondería a 24 gramos y unas 150 calorías diarias. Puedes consumir las almendras crudas acompañadas con otros alimentos, o puedes tostar almendras en la sartén o el horno, incluso garrapiñadas, pero en pequeñas cantidades. De cualquier forma, será un auténtico placer comerlas.

También te puede interesar...

  1. La almendra, alimento imprescindible para una dieta sana y equilibrada

  2. Estos son los 7 frutos secos que tienen más calorías

  3. Crumble de brócoli y almendras