Recolectar setas es una afición muy apasionante y famosa en España, pero también compleja por la dificultad que supone diferenciar las setas venenosas con total seguridad. Y es que, según el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, en España existen 1.500 especies de hongos y alrededor de 100 contienen sustancias tóxicas.

Puesto que el número de aficionados a la micología no para de aumentar, queremos mostrarte unos trucos y consejos para diferenciar las setas buenas de las que contienen veneno, ya que la mínima confusión puede ser fatal. Toma nota y prepara tu cesta, ¡te contamos cómo saber si una seta es venenosa! 

En todo caso, ante cualquier duda al respecto si una seta es o no comestible, utiliza el sentido común y la prudencia y no ingieras una seta de la cual no estés al 100% seguro de que no es tóxica, o acude a un experto en micología para comprobar la variedad del hongo y si es o no comestible.

Trucos y consejos para identificar setas venenosas

Si eres un apasionado de la micología, sabrás que hay muchas asociaciones o agrupaciones que ofrecen cursos de iniciación. Incluso suelen programar excursiones para conocer in situ las claves que nos ayudarán a diferenciar las setas venenosas de las comestibles.

Pero antes de comenzar, debes saber que esta tarea no siempre resulta sencilla. De hecho, nuestro primer consejo, y quizás el más importante, es no comer nunca una seta hasta no estar completamente seguro de que es comestible.

A pesar de la dificultad que entraña identificar setas venenosas, te enseñamos algunos trucos y consejos para diferenciar las setas. Te recomendamos seguir esta guía en el campo acompañado de un experto en micología.

1. A simple vista

Si eres inexperto todavía en el mundo de la micología y recolección de hongos, tu primer propósito será identificar setas venenosas. Por precaución, mejor que descartes cualquier hongo cuyo aspecto esté deteriorado por lluvias, heladas, por estar roto o por tener algún parásito.

Las razones por las que debemos desecharlas en cualquiera de estos casos son:

Aunque no sea venenosa, si están en mal estado no es aconsejable comerlas.

Su aspecto ha sido alterado por agentes externos, lo que hará que su identificación se torne más complicada.

El principal problema para identificar setas venenosas es que, a veces, existen dos tipos muy similares, casi idénticas, pero una es comestible y otra venenosa. Es lo que ocurre por ejemplo con la Amanita muscaria y la Amanita caesarea; la primera es tóxica mientras que la segunda es inofensiva, pero el aspecto es muy parecido.

También sucede esto con las diferentes especies que conforman la familia de los boletus. Y por último, ten mucho cuidado con el tamaño, que no guarda relación con la toxicidad. De hecho, hay setas muy pequeñas con potentes venenos en su interior.

2. Color y aroma

Las setas y hongos pueden encontrarse en multitud de formas, colores y tamaños. De hecho, si andas por el bosque y encuentras alguna, puede que te resulte familiar y pienses que has encontrado algún tipo de seta comestible de las más comunes, como níscalos, seta cardo, boletus, o champiñones.

Sin embargo, antes de cogerla debes estar seguro de que no son setas venenosas por mucho que se parezcan a las comestibles. Para ello, puedes fijarte en estos detalles para identificar setas venenosas:

Cuidado con los colores llamativos como el rojo, verdoso y anaranjado fuerte, porque con toda seguridad serán setas tóxicas, y son tan llamativas como peligrosas. Si encuentras una seta con estos tonos, mejor que no la recolectes.

Otro de los trucos y consejos para diferenciar las setas comestibles de las tóxicas es fijarte en el tallo al recolectarlas o cuando vayas a cocinarlas. Si este cambia de color y adopta un tono azulado o suelta un líquido lechoso no la comas, es probable que sea venenosa.

Además, si una seta desprende un olor desagradable o similar a algún compuesto químico, casi con total seguridad no será comestible.

3. Láminas, volva y anillo

Estos tres elementos que reconocerás con facilidad suelen aparecer en muchas clases de setas venenosas, sobre todo en algunas de la familia de las amanitas. Por ello conviene fijarse en estos tres elementos:

Debajo del sombrero se encuentra el himenio, que es el lugar donde la seta guarda sus esporas. Cuando recolectes un hongo dale la vuelta y comprueba si el himenio tiene forma de láminas y si son blancas. En caso afirmativo descártala, se trata de una seta potencialmente peligrosa.

Fíjate también si aparece en el tallo uno o dos pliegues con forma de anillo, ya que es otro aviso de posible toxicidad.

Para terminar, recolecta el hongo en su totalidad en lugar de cortarlo a ras del suelo para poder ver el final del tallo. Ten en cuenta que muchas de las amanitas más tóxicas para el ser humano cuentan con un ensanchamiento en el extremo final de esa zona, es decir, la volva. Esto también puede ser un indicio de que esa seta es venenosa, así que si aprecias alguno de estos tres elementos, mejor no recolectes el hongo.

4. Velo

Para identificar setas venenosas puedes fijarte también en una especie de tela casi trasparente, como si de un ligero velo se tratase, en la zona del tallo o debajo del sombrero. Esto podría indicarnos que son setas venenosas.

5. Color de las esporas

El último de los trucos y consejos para diferenciar las setas es el color de las esporas. Te aconsejamos que lleves un pequeño trozo de papel o una cartulina cuando vayas a recolectar hongos. Así podrás ver con facilidad el color de sus esporas en el mismo momento de cosecharlos.

Para ello, cuando arranques la seta pon debajo del sombrero el papel o la cartulina y mueve un poco el hongo recolectado. Observa el color que sueltan las esporas, pues si es muy oscuro o presenta tonos rosados, podría ser tóxica.

Terminamos insistiendo en que antes de ingerir una seta la identifiques sin margen de error, pues tu vida y la de tu familia podría estar en juego. En caso contrario, es preferible renunciar a ella. Y cuidado con los trucos sin base científica, pueden ser peligrosos. Solo estos trucos y consejos para diferenciar las setas, así como los conocimientos micológicos acertados, garantizan una recolección segura.¡Qué disfrutes la experiencia!

También te puede interesar...