El dolor de estómago es uno de los más comunes que podemos tener en cualquier momento. Puede deberse a un gran número de causas diferentes como a un exceso de gases, gastritis o a un empacho de comida. Para eliminar los gases intestinales te damos algunas herramientas efectivas que puedes utilizar en cualquier momento.

Asimismo, este dolor puede ser provocado por el consumo de picante, café o incluso exceso de alcohol. Para el exceso de alcohol te recomendamos algunos trucos para curar la resaca y evitar sus síntomas.

También este dolor de estómago puede producirse por una situación de estrés, nerviosismo o ansiedad, entre otras. Si te sientes identificado/a con estas posibles causas te mostramos sencillos trucos para liberarte del estrés y que no se vuelva un impedimento en tu día a día. 

Normalmente, el dolor de estómago suele remitir en poco tiempo. Si se mantiene, hay que consultar con el médico para que determine si hay algún problema de salud y que se aplique el tratamiento que corresponda. En este caso, vamos a darte algunos consejos para remediar el dolor de estómago de una manera casera. Debes tener en cuenta que son remedios caseros o naturales y no sustituirán en ningún momento las recomendaciones del médico.

Ir al baño

En ocasiones, el dolor de estómago está relacionado con no haber ido al baño. Evacuar es una de las soluciones que nos está pidiendo el cuerpo. Una limpieza intestinal es muy recomendable en muchos casos, porque el malestar puede desaparecer rápidamente. Si notamos problemas de digestión también puede estar relacionado con el hígado y con un posible exceso de toxinas. Para ello recomendamos, de vez en cuando, alguna limpieza de este órgano vital. La purificación del hígado nos ayudará a mejorar la absorción de ciertos nutrientes.

Al sentarse en la taza del inodoro hay que intentar inclinarse hacia adelante. Además, se deben elevar los pies, procurando que las rodillas queden lo más pegadas al pecho que se pueda. Gracias a esta posición, se favorecerá mucho la evacuación sin necesidad de hacer demasiado esfuerzo. Si el cuerpo nos estaba pidiendo evacuación, seguramente habremos eliminado el dolor de estómago.

Tomar una ducha de agua caliente

Si el dolor de estómago se presenta como una reacción tras un día de estrés, lo mejor es relajarse. No hay nada mejor que tomar una ducha de agua caliente y relajante. Con ello eliminaremos nervios y estrés. Seguro que en más de una ocasión te habrás relajado de esta forma y conocerás los resultados.

Si soportas la ducha de contrastes (agua caliente/agua fría) harás que la circulación se active, calme el dolor y relaje los músculos. 

Darse un masaje en la zona del abdomen

Hacerse, o que nos hagan, un masaje en la zona del abdomen, puede ser otra solución. Con un masaje se contribuirá a aliviar la tensión de los músculos de esta zona. De esta forma se libera el estrés y se reduce el dolor de estómago que se pudiera tener.

Para hacer el masaje hay que usar los dedos y hacer movimientos circulares. Debe hacerse tanto en la zona superior del abdomen como en la inferior. Cuando se haga, se recomienda ejercer un poco de presión, sobre todo en las zonas donde se concentra el dolor. Hay que tener cuidado al hacerlo para no aumentar la sensación de malestar. Mientras se realiza el masaje, debemos respirar de forma profunda, debemos tratar de relajarnos y olvidarnos de la sensación de dolor.

Consumir una manzanilla o un té de jengibre

Las infusiones cuentan con excelentes propiedades relajantes y pueden ser otro de los remedios ideales contra el dolor de estómago. Son muy fáciles de preparar, no son caras y sus resultados pueden ser muy rápidos y efectivos.

Todo el mundo puede tener en casa manzanilla, una infusión que resulta ideal para el dolor de estómago. Gracias a las propiedades de esta infusión se pueden relajar y calmar los dolores del estómago de manera muy rápida. La manzanilla es una infusión además reduce los calambres musculares y el malestar general, es muy recomendable que la tengamos siempre en casa.

Otra alternativa es prepararse una infusión de jengibre. Podemos comprarlo en un herbolario o en una gran superficie y su precio es bastante asequible. Esta raíz cuenta con propiedades antiinflamatorias. De hecho, es conocida en todo el mundo por ser un excelente remedio para aliviar el dolor de estómago. Puede calmar la indigestión y las nauseas en los casos más severos.

Aunque puede ser consumido fresco, la forma más efectiva de conseguir resultados contra el dolor de estómago es mediante infusión. Se colocarán varios trozos de jengibre en agua caliente durante varios minutos hasta que hierva. Se le incorporarán unas gotas de limón y esperaremos a que enfríe un poco para tomarlo.

Yogur, otro aliado contra el dolor de estómago

Puede parecer un auténtico remedio de la abuela, pero está comprobado científicamente que resulta muy útil en estos casos. Lo mejor es elegir un yogur de calidad y que sea natural (no debemos añadir azúcar ni comprarlos azucarados), evitando los de sabores.

Se trata de un alimento muy recomendado para proteger el estómago. Es un alimento fermentado y contiene prebióticos saludables que reducen los problemas del estómago y lo protegen.

Sobre su consumo se han hecho muchos estudios y los resultados han sido sorprendentes. Por ejemplo, cuando se tiene el síndrome de colon irritable, el consumo de yogur es excelente. Un 78% de las personas redujeron su hinchazón consumiendo yogur a diario.

Aplicarse calor sobre el abdomen

Dar una temperatura cálida a los músculos del estómago puede ser otra excelente solución contra el dolor de estómago. El calor puede ser aplicado con una almohadilla térmica, una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente. Remedios muy efectivos que casi todo el mundo tiene en su hogar.

Es importante que el calor sea seco, sobre todo para tener más comodidad y no mojarlo todo. Además, un paño húmedo caliente se enfría bastante rápido. Lo que nos interesa es tener un buen rato la zona caliente para eliminar el dolor o al menos reducirlo al máximo.