El aguacate es una de las frutas más deseadas y consumidas de los últimos años. Algunos de los beneficios del aguacate son su alto contenido en potasio y fibra, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, contiene vitaminas K, C, B5, B6, E y A. También es bueno para tu corazón ya que la grasa del aguacate es ácido oleico, una ácido graso monoinsaturado también presente en el aceite de oliva.

Noticias relacionadas

Además, tomarlo puede ayudar al organismo a absorber mejor los nutrientes de otros alimentos vegetales, aumentando los beneficios de estos. Puede ayudarte en la pérdida de peso y el control de las comidas ya que tiene un efecto saciante que te hará sentir menos hambre y, por lo tanto, aguantar más tiempo sin picotear y sin pegarte atracones. Por si todos estos beneficios no te parecen suficientes, cabe añadir que su textura y sabor son fáciles de integrar en diferentes platos, todo esto ha hecho que los aguacates estén presentes en todas las fruterías y supermercados.

Pero, al tratarse de una fruta de temporada, el aguacate puede alcanzar precios excesivamente altos en según qué época del año nos encontremos. Aún así, lo seguimos consumiendo sin cesar: como guacamole para mojar nachos, en ensaladas, en tostadas, batidos, etc. Incluso para algunos tratamientos cosméticos como mascarillas para la piel o el pelo.

Cómo plantar un aguacate

Si te has planteado tener tu propio árbol de aguacate para poder producir tú mismo este fruto, debes tener en cuenta algunas características antes de llevar el planteamiento a la práctica. En primer lugar, deberás tener mucha paciencia. El proceso tiene varias fases que al inicio te llevarán varias semanas, y el periodo de tiempo que se tardará hasta obtener los primeros aguacates puede durar más de 5 años. Debes elegir la época del año adecuada, normalmente la mejor es la primavera, y asegurarte de que el terreno no es muy seco, pues el aguacate necesita mucha agua para crecer.

Respecto a su crecimiento, primero tendrá que germinar la semilla, después se desarrollará la planta dando lugar a un árbol; este florecerá después de unos 3 años y, a partir de ahí, harán falta otro par de años hasta que dé frutos. Después de conocer el proceso de desarrollo de la planta del aguacate, ya estás listo para decidir si podrás llevarlo acabo. Si la respuesta es afirmativa, a continuación te damos a conocer los primeros pasos para saber cómo plantar un aguacate y que su semilla  germine. Es muy sencillo y puedes hacerlo desde tu propia cocina, solo necesitarás. Un vaso con agua, un hueso de aguacate, tres palillos o un soporte especial para ello que puedes adquirir pinchando el botón inferior y, para después, una maceta, tierra y abono.

Paso 1

Reservar el hueso del aguacate y lavarlo.

Paso 2

Clavar los tres palillos horizontalmente en el centro del hueso del aguacate, dejando cierta separación. Estos palillos nos servirán de soporte para el siguiente paso, también puedes usar el soporte especial que te recomendamos anteriormente.

Paso 3

Llena un vaso con agua casi al máximo. Coloca el hueso del aguacate de forma que los palillos lo sostengan apoyándose en el borde del vaso. La semilla tiene que quedar cubierta de agua por la parte de debajo y al aire por arriba.

Paso 4

Espera unas semanas, observa el hueso y procura que no le falte agua. Se irá agrietando progresivamente por la parte de arriba y empezará a nacer un tallo.

Paso 5

Cuando el tallo alcance unos centímetros de altura es hora de trasplantar el hueso en su conjunto. Pon tierra y abono en una maceta y plántalo, no dejes que la tierra lo cubra por completo, como en el vaso, la mitad de la semilla debe quedar al aire. Ahora ya solo tendrás que regarlo a menudo y poco a poco empezará a surgir una planta que en un futuro transplantarás para convertirse en árbol.

También te puede interesar...