Podemos no oír bien por el oído taponado, sentir diversas molestias e incluso mareos, y en este último caso, lo más conveniente es acudir a un especialista.

Si no se trata de un tapón de cera, y es algo temporal probablemente por algún cambio de presión, se pueden emplear algunos remedios caseros para destaponarlo. Aquí van unos trucos para aprender cómo destapar un oído sin riesgo alguno.

¿Por qué se taponan nuestros oídos?

Los oídos taponados pueden deberse a diferentes causas: un cambio en la presión porque estamos volando o a muchos metros de altitud, que se nos haya introducido agua, o bien que tengamos una obstrucción por cera o cerumen en los oídos. En cualquier caso, el cerumen que se deposita en el oído, es tan solo un mecanismo de defensa de nuestro organismo, tiene propiedades antibacterianas, y no es en absoluto negativo para la salud, sino todo lo contrario porque nos protege de infecciones.

Aunque el origen de la producción de cera es genético, hay otras causas de producción excesiva de cerumen, por ejemplo, lavarse por dentro con gel o caminar por un lugar polvoriento. En estos casos, el oído de algunas personas producirá un exceso de cerumen para defendernos del polvo y el jabón. Además, cualquier objeto introducido en el oído provocará la secreción de cerumen como mecanismo de defensa.

En cualquier caso, si nos duele es necesario acudir al médico para extirpar el tapón. Si, por el contrario, la obstrucción es leve, hay una serie de remedios caseros para poder destaponar un oído.

Cómo destapar el oído: el agua y los cambios de presión

Si nuestro oído está taponado por el cambio de presión: oídos taponados por el avión o porque estamos a muchos metros de altitud, no hay que preocuparse. Esa sensación de sordera y malestar es absolutamente pasajera, y podemos remediarla con los siguientes trucos:

  • Masticar chicle: antes de que el avión vaya a tomar tierra, comienza a masticar chicle, porque es justo en ese momento cuando sentirás el oído taponado, con el ya mencionado cambio de presión. De esta manera, conseguirás hacer presión desde el interior del tímpano hacia fuera, y tus oídos se destaparán.
  • La llamada maniobra de valsava, que consiste en cerrar la boca, tapar los agujeros de la nariz, e intentar respirar por la nariz con fuerza, generando presión desde el interior del tímpano hacia fuera, por lo que el oído se destaponará, y lo notarás de inmediato. Hay que hacerlo con cuidado para que no nos hagamos daño. Si tenemos un oído taponado por el agua (nos lo hemos taponado en la ducha o en la piscina) estos tres remedios funcionan.
  • Agitamos el lóbulo de la oreja, tira y agita con movimientos rápidos, mientras inclinas la cabeza hacia el hombro, notarás cómo el agua sale.
  • Intenta crear un vacío en tu oído, colocando la palma de tu mano sobre tu oreja, y haciendo movimientos rápidos, aplana la palma al presionar hacia el oído, y ahuécala ligeramente al retirarla, para hacer un pequeño vacío y ayudar a que salga el agua.
  • También podemos aplicarnos un paño húmedo caliente, sin pasarnos con la temperatura. Lo haremos con la cabeza inclinada alrededor de un minuto, hacia el lado del oído taponado. Podemos repetir la operación unas cuatro o cinco veces, hasta que consigamos resultados.

Cómo destapar el oído: secreción de cerumen leve

Hay una serie de remedios caseros que podemos emplear para destapar un oído taponado, siempre con mucho cuidado y teniendo en cuenta que nuestros oídos son delicados:

  • En una taza con unos 125 ml de agua, echamos una cucharadita de sal (unos 5 g) y removemos bien para que se disuelva. Humedecemos un trozo de algodón con la mezcla, y dejamos caer unas cuantas gotas del líquido. Debemos mantener la cabeza inclinada durante unos minutos para que el agua llegue al interior del oído. Realizaremos después el movimiento inverso para que drene, y limpiaremos la parte exterior para eliminar la cera blanda que haya salido.
  • También podemos inyectar una solución de agua estéril con una jeringa, pero necesitaremos la ayuda de alguien que pueda hacerlo bien e introduzca el agua en el oído tapado con cuidado. El agua debe estar algo tibia, para favorecer que la cera quede reblandecida. En un rato, notaremos que el cerumen se desprende solo y se cae.
  • Podemos emplear unas gotas de agua oxigenada, mezclada con agua tibia, y con un cuentagotas introducirla en el oído y dejar actuar durante unos 5 minutos. Después, inclinaremos la cabeza para sacar el líquido y enjuagaremos el oído con agua tibia.
  • El té o la manzanilla también funcionan muy bien para eliminar el cerumen de un oído taponado. Mojaremos una infusión de manzanilla o té en un algodón, y echaremos unas tres gotas en el oído, dejando que el líquido actúe durante unos minutos y con la cabeza inclinada. Volveremos a poner la cabeza en su posición. 

Como consejo general, no se deben introducir nunca bastoncillos de algodón, ya que lo único que conseguiremos es que el oído "se defienda" ante un elemento extraño, y rápidamente genere más cerumen, o bien que el cerumen que ya tenemos dentro pueda meterse más.

En cualquier caso, y si el oído sigue taponado después de haber aplicado estos remedios, debemos acudir a un médico para que nos examine y nos facilite un diagnóstico, y sean los especialistas quienes saquen el tapón, ya que se tratará de un taponamiento más severo.