Seguro que tienes en tu armario más de un par de zapatos de ante que no te has vuelto a poner desde hace mucho tiempo porque lucen una mancha que no eres capaz de limpiar. Has probado con todos los productos que existen para limpiar zapatos de serraje, pero no hay manera, la mancha persiste. Y es una pena porque la verdad es que te combinan a la perfección con tus pantalones favoritos y con la ropa que usas de forma casual.

No te preocupes, lo más probable es que no hayas puesto en práctica los trucos y remedios caseros para limpiar zapatos de ante como lo hacían nuestras abuelas.

Polvo acumulado en los zapatos de ante

Con frecuencia cuando guardamos de un año para otro unas botas o unos zapatos de ante, al recuperarlo en el inicio de temporada, nos damos cuenta de que entre fibra y fibra se ha acumulado polvo. Para eliminarlo vas a necesitar un cepillo especial para calzado, de cerdas suaves o si tienes por casa un cepillo de dientes que no uses también te sirve. Para finalizar coge un paño limpio y húmedo y pásalo por toda la superficie.

Manchas de barro

Tendrás que esperar hasta que el barro haya secado. Esto es muy importante porque si metes mano estando el barro húmedo puedes estropear por completo tu calzado. Ahora sí, coge tu cepillo y realiza el mismo procedimiento que cuando tienen polvo. Si vemos que no se desprende con facilidad vamos a ayudarnos de una lima de uñas o un papel de lija fino y vamos a raspar la zona con mucha suavidad.

Manchas de agua en los zapatos de ante

La limpieza de zapatos de piel vuelta es muy habitual después de un día de lluvia. En este caso pueden pasar tres cosas:

  • Que solo hayan caído unas gotas: Frotamos con un paño seco la superficie manchada para eliminar la humedad y dejamos secar a temperatura ambiente.
  • Que nos haya caído un chaparrón: Si tus botas están totalmente empapadas, antes de que sequen deberás introducir dentro bastante papel (absorbente) para evitar que no se pierda su forma.
  • Que las manchas sean de hace tiempo: Si las manchas de agua ya están secas, moja de nuevo toda la piel con un spray y seca con un paño.

Justo después de estos procedimientos lo ideal es que cepillemos el calzado para un mejor resultado.

Manchas de grasa o aceite

Ya vimos en cómo quitar pegamento de la ropa con ciertos trucos para la limpieza de este líquido tan difícil de eliminar, ahora veremos cómo quitar la grasa en el ante. En este caso hay distintas teorías, unos usan amoniaco, otros polvos de talco y desengrasante. Para cualquiera de las opciones hay que tener especial cuidado ya que son productos muy agresivos que podrían echar a perder tu calzado.

  • Amoniaco: Los que saben de bricolaje conocen el poder del amoniaco. Diluye un poco de producto en abundante agua y con un cepillo frota sobre la mancha en la misma dirección. Después pasa un paño húmedo y deja secar al aire.
  • Polvos de talco: Solo funcionará si la mancha es reciente. Debemos cubrir la zona con los polvos. Dejaremos que seque por completo y retiraremos cepillando suavemente.
  • Desengrasante: Ayudándote de un paño húmedo empapado de este producto, presiona sobre la mancha hasta que desaparezca.

Manchas por humedad

Para estos casos necesitarás soda, sí como lo lees o bien puedes usar tónica, esa que usas para los gin tonic. Solo tienes que derramar la bebida en un trapo limpio y pasarla por la zona afectada. Como quedará húmedo el calzado, sécalo con un algodón o paño seco, pero nunca, apliques calor directamente al tejido de ante o serraje.

La próxima vez que hagas cambio de armario, hazte con unas bolsitas antihumedad y las coloques junto a tu calzado.

Manchas por rozaduras o pisotones

En las tiendas especializadas de calzado, venden unas gomas especiales para manchas en gamuza o tejidos delicados. Puedes comprarla o puedes ahorrar un poco reutilizando una goma de borrar del tipo “MILAN de 430” que tengas guardada en algún cajón.

Frota en las zonas manchadas hasta que se elimine por completo la suciedad. Después peina la zona en la misma dirección con un cepillo y tendrás tu calzado como si acabase de salir de la tienda.¡Pero ojo! Escoge una goma clásica que sea de un color neutro o similar al de tu zapato, si son de estas que están teñidas, olvídate o vas a manchar más el tejido.

Manchas de pintura

Estas manchas son las peores, cuando hablamos de pintura también lo hacemos de esmaltes de uñas, tinta o incluso yeso (que no se cómo, pero puede acabar en nuestro calzado). El proceso para eliminar del todo esta suciedad es muy similar al que he explicado para las manchas de barro.

El único problema es que puede que, si la mancha está muy incrustada, necesitemos realizar el proceso varias veces o incluso plantearnos si usar algún producto más agresivo. Si tenemos que llegar a este punto, usa un algodón impregnado en acetona y suavemente mediante toques rápidos en las zonas afectadas retira la suciedad.Para terminar, tendrás que ayudarte de un paño húmedo y cuando seque cepillar de la misma manera que en los procesos anteriores.

Ahora bien, existen otros métodos menos conocidos que también puedes poner en práctica para la limpieza de zapatos de piel vuelta, como, usar agua micelar, maicena de la de cocinar para las manchas de aceite, frotar con una vela o con laca para el pelo.