Las piscinas deben mantenerse a lo largo del año para que, cuando llegue la hora de disfrutarlas, estén perfectamente limpias y con el agua cristalina. No basta con limpiarlas en las fechas previas a su utilización. Si quieres ahorrarte dinero y hacerlo tú mismo, aquí encontrarás unas cuantas indicaciones útiles para aprender cómo limpiar tu piscina y tenerla lista para disfrutarla durante los meses de verano.

Ya hablamos de cómo plantar césped natural en los jardines y alrededor de las piscinas, ahora vamos a indicar los pasos de cómo limpiarla.

Cómo limpiar una piscina: tratamientos y procesos

Las piscinas no resultan fáciles de limpiar y mantener durante los meses de verano, pero es un trabajo extra que hay que realizar si queremos disfrutar de ella en los días calurosos de verano. Normalmente, el mantenimiento automático de la piscina ya viene incorporado y éstas se encuentran equipadas con sistemas de filtrado de agua que retiran suciedad, plantas muertas, flores, insectos, etc., de forma automática.

Además, y entre sus ventajas, los limpiadores automáticos pueden mejorar la eficacia de los productos que se encargan del tratamiento del agua y que la mantienen limpia, evitando que aparezcan las algas y los verdines, y así preservaremos el medio ambiente. Pero, en cualquier caso, para limpiar el fondo de la piscina, hay que hacerlo de forma manual con limpiafondos automático, para eliminar impurezas e incrustaciones en el suelo de la piscina. Después podremos utilizar el colador para eliminar las impurezas que hay en la superficie de forma puntual.

Además de cualquier limpieza de piscina, ya sea manual o automática, para limpiar el agua de la piscina, todas las piscinas deben someterse a un tratamiento químico, que es fundamental, utilizando productos químicos a base de anti-algas y cloro, para que el agua no se enturbie y esté siempre limpia y cristalina. Normalmente, estos productos, así como la limpieza automática, se deberán realizar una vez cada 15 días en verano, que es cuando más se utiliza la piscina (hay que eliminar impurezas como sudor, cremas solares, etc.) y hacer el mantenimiento un par de veces en invierno.

También es conveniente comprar un cubre piscinas durante el invierno, lo que evitará que el agua se ensucie más de la cuenta o que se evapore con el paso del tiempo.

Los componentes químicos esenciales para limpiar piscinas: algicidas y cloro

Para limpiar tu piscina, y que ésta se mantenga durante todo el año y no se estropee, es importante realizar una cloración, que consiste en aplicar una dosis muy elevada de cloro que termine con toda la suciedad de la piscina y el agua se mantenga limpia.

Hay productos ya preparados, y en las instrucciones se indicará la cantidad que debemos aplicar. Es importante mantener el nivel de pH del agua, cuando vayamos a utilizar la piscina, que tiene que estar entre 7,2 y 7,6 para que el agua esté en perfectas condiciones y no se nos irrite la piel con el uso del cloro. Para medirlo, hay termómetros específicos que nos indicarán los niveles correctos. Además deberemos utilizar algicidas de forma preventiva, al principio y al fin de la temporada. Por último, debes tener en cuenta que los filtros automáticos deberán estar siempre limpios, y funcionando durante unas 6-8 horas al día.

Trucos y consejos para que la puesta a punto de nuestra piscina sea perfecta

  • Es importante comprobar, antes de pensar en limpiar tu piscina, sin hay que realizar alguna reparación (azulejos rotos, alguna fisura, etc.)
  • Para limpiar bien el fondo de una piscina, se utilizarán máquinas de limpieza de fondo, con cepillos y productos especiales para piscina que contienen determinados ácidos. Nunca se debe utilizar jabón o detergente, ya que pueden hacer reacción con el cloro. El anti-algas se añadirá siempre al principio y al final de la temporada.
  • Es necesario revisar la depuradora o filtro automático con tiempo, comprobando que la bomba y los filtros funcionan correctamente, que no hay impurezas y que no están atascados, porque deberán funcionar durante, al menos, 6 horas al día sin interrupción. Cuando la depuradora esté revisada, es aconsejable dejarla funcionar durante 24 horas seguidas al principio de la temporada.
  • De forma diaria, será preciso pasar un colador para eliminar hojas secas, insectos muertos y diversas impurezas que hayan podido caer en nuestra piscina por la noche.
  • Antes de usarla, deberemos poner la depuradora a funcionar, y dejarla 24 horas.
  • Conviene limpiar el fondo una vez por semana para tenerlo siempre en las mejores condiciones de uso.
  • El cloro es necesario añadirlo de forma diaria, de manera que el Ph del agua sea siempre el indicado, entre 7,2 y 7,6 (hay que acordarse de medirlo diariamente) y no se nos irrite la piel. Es importante echar el cloro unas horas antes de hacer uso de la piscina para que se vaya diluyendo el olor a lo largo del día, y no se nos irriten los ojos ni huela excesivamente fuerte a cloro.
  • Podemos tapar la piscina todos los días para poder hacer uso de la misma al día siguiente, y así evitar suciedad y evaporación. 
  • Es aconsejable instalar un depósito de almacenaje de agua de la lluvia para poder aprovechar esta agua en la piscina, e invertir menos en agua cuando vayamos a utilizarla.