Muchas son las personas que tienen joyas en casa o algún objeto de oro que le gustaría limpiar, pero no saben cómo limpiar el oro. Si eres una de ellas estás en el lugar indicado, porque vamos a mostrarte sencillos trucos para limpiar el oro de forma rápida y efectiva.

Lo primero que debes saber es que, según el tipo de oro, unos métodos de limpieza son más efectivos que otros. Además, no se deterioran de la misma manera porque son aleaciones diferentes. Descubre los diferentes tipos de oro y cómo limpiarlos.

Oro amarillo

Es en el que primero pensamos cuando alguien habla de este metal precioso. El más usado en joyería es el de 18 quilates, ya que es más resistente que el puro de 24 quilates. Este tipo de oro apenas necesita cuidados porque no se ennegrece, a diferencia de otros metales como la plata.

Aun así, si deseas limpiar tus joyas de oro amarillo, puedes hacerlo con una bayeta especial para ello o utilizando un paño mojado con agua y un poco de amoniaco. En el caso de que se te haya rallado alguna joya de oro amarillo puedes llevarla a la joyería para que la pulan y recupere su aspecto original.

Oro blanco

El oro blanco es una aleación de oro puro con otros metales blancos como la plata, el paladio, el níquel o el platino. Además, se suele recubrir con una capa de rodio de alto brillo para obtener un acabado espejo.

Por esta razón, es posible que pasado un tiempo nuestras joyas de oro blanco pierdan su brillo original. Si esto ocurre, la única forma de limpiar el oro blanco es llevarlo a la joyería para que vuelvan a darle esa capa de rodio.

Oro rosa

Este es otro de los tipos más comunes de este metal, aunque sea el menos popular. Está elaborado a partir de una aleación de oro fino de 24 quilates, plata y cobre. A la hora de limpiar tus joyas de oro rosa nos encontraremos en la misma situación que con el oro amarillo, y es que para recuperar su brillo tendrás que llevarlo a la joyería para que las pulan.

En cualquier caso, siempre podrás usar amoniaco disuelto en agua para limpiar este tipo de oro, igual que puedes hacerlo con el oro amarillo.

Cómo limpiar el oro con remedios caseros

En cualquier caso, siempre hay productos caseros que podemos utilizar en el caso de que las joyas se hayan estropeado. Porque mantenerlas en buen estado es fundamental para conservar su valor y, si no lo haces, terminarán por deteriorarse. A continuación, te mostramos algunos consejos y trucos caseros para ayudarte a mantener el buen aspecto de todos tus objetos y joyas de oro.

Cómo limpiar el oro con agua y jabón

El jabón neutro o el que utilizas para la vajilla es un producto eficaz para limpiar tus joyas de oro amarillo, blanco o rosa. Para ello, solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Llena un recipiente con agua templada y añade un pequeño tazón del detergente que hayas escogido.
  2. Disuelve bien el jabón y sumerge las joyas durante varios minutos, 15 como máximo.
  3. Frota con movimientos circulares con un cepillo de dientes de cerdas suaves si la joya está muy sucia.
  4. Enjuaga con agua caliente, seca con un paño y déjala en una superficie plana hasta que se seque por completo. Si quieres sacarle brillo, mueve el paño haciendo pequeños círculos.

Cómo limpiar el oro con bicarbonato

El bicarbonato acompañado de agua es muy eficaz para limpiar tus joyas de oro. Podrás utilizarlo tanto con el oro amarillo, como rosa o blanco. Solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Forra un recipiente de vidrio con papel de aluminio para que la joya esté en contacto con este material, así se limpiará mejor.
  2. Coloca la joya y espolvorea bicarbonato de sodio hasta cubrirla por completo.
  3. Hierve agua y viértela sobre la joya, dejándola en remojo durante cinco minutos.
  4. Cepilla con un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  5. Enjuaga con agua fría y sécala con un paño suave.

Vinagre para limpiar el oro

El vinagre es un gran aliado para limpiar el oro ennegrecido. También debes añadir bicarbonato para que sea más eficaz de la siguiente manera:

  1. Añade dos cucharaditas de agua por cada tres de bicarbonato y remueve la mezcla hasta elaborar una masa espesa similar a la pasta de dientes.
  2. Aplica la masa con la ayuda de un algodón cubriendo la joya por completo.
  3. Coloca ahora la joya en un recipiente de plástico y vierte el vinagre blanco hasta cubrirla por completo y déjala durante cinco minutos.
  4. Enjuaga con agua templada y seca con un paño suave.como limpiar el oro

Cómo limpiar el oro con pasta dental

Este recurso también funciona con oro amarillo, blanco y rosa. Solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Pon un poco de pasta dental en un cepillo de dientes de cerdas suaves y frota tus joyas de oro con movimientos circulares.
  2. Enjuaga con agua tibia hasta lograr el resultado deseado. Si no funciona a la primera, puedes repetir de nuevo el procedimiento.
  3. Seca con un paño suave y déjala sin guardar hasta que se seque por completo.

Por último, decirte que también puedes utilizar un último recurso para limpiar tus joyas de oro: el agua con gas. Solo tienes que mezclarla con jabón y seguir los mismos pasos que en el primer apartado.

Ahora ya puedes utilizar estos métodos para lograr con éxito que tus joyas brillen como el primer día.