En España aparte de cocinar para la semana, nos encanta meternos en la cocina, probar recetas y hacer comilonas con familia y amigos. A todos nos ha pasado que después de cocinar se nos quedan impregnados los aromas de ajo o cebolla y por más que te lavas no se quita. La campana extractora tiene la función de aspirar estos vapores y olores emitidos durante la cocción de los alimentos y es gracias a este electrodoméstico que se puede cocinar sin tener olores, vapor y humedad en toda tu casa.

Todos estamos de acuerdo en que una campana extractora en la cocina es muy útil. Pero seguro que también estamos de acuerdo en que son un foco de suciedad, sobre todo si no se limpia con frecuencia. Y déjame decirte que cuando están sucias no realizan bien sus funciones.

Además, su limpieza suele dar mucha pereza, ya que hay que quitar la grasa acumulada y, aunque el proceso no es muy difícil, no es una tarea demasiado agradable que digamos. Pero no te preocupes, te contamos cómo limpiar los filtros de la campana de forma cómoda y sencilla. ¡Toma nota!

Cómo limpiar los filtros de la campana extractora no metálica

Los filtros de los extractores de la cocina que no sean metálicos son más fáciles de limpiar. De hecho, el proceso es tan sencillo que podrás hacerlo en tan solo cuatro sencillos pasos:

  1. Lo primero que debes hacer es sacar los filtros de la campana extractora.

  2. El siguiente paso es aplicar un quitagrasas a los filtros y dejarlo actuar durante unos minutos o el tiempo que se especifique en las instrucciones de uso del producto.

  3. Pasado este tiempo, debes retirar el producto para no dañar la superficie. Lo normal es no tener que rascar mucho porque el producto habrá removido casi toda la grasa. No obstante, si tienes que hacerlo, puedes utilizar un estropajo suave.

  4. Cuando hayas terminado de limpiar los filtros de la campana, ya solo tienes que aclarar para que no quede ningún resto de producto y secar bien para que no caiga agua mientras cocinamos.

Lo último que debes hacer es colocar los filtros de nuevo. Como has podido comprobar, es un proceso sencillo que, si lo realizas de forma periódica y no dejas que se acumule la grasa, será suficiente con retirar los filtros de los extractores de la cocina y lavarlos con agua y jabón.

Limpiar los filtros de la campana en el lavavajillas

Para limpiar los filtros de la campana extractora, sea o no de aluminio, debes seguir unos pasos similares a los que hemos explicado en el apartado anterior. No obstante, con los extractores de la cocina de aluminio hay algunas peculiaridades, ya que en algunos no se pueden utilizar productos quitagrasas porque dañarían la superficie. Aunque es posible encontrar productos específicos para este fin.

El principal problema de estas campanas son las rejillas que cubren los filtros, el lugar donde más se acumula la grasa pues, en muchos casos, estas rejillas son los propios filtros. En estos casos, la forma más sencilla de limpiar los filtros de la campana es usar el lavavajillas. Para finalizar, asegúrate de secarlas muy bien antes de colocarlas.

Limpieza de los filtros de una campana de aluminio

Si no tienes lavavajillas o hay mucha grasa acumulada, sobre todo en los orificios, también puedes limpiar los filtros de la campana de aluminio tú mismo. Para ello, solo debes seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, prepara una olla grande en la que quepan bien las rejillas para poder sumergirlas.

  2. Vierte en ella agua y un poco de limón y pon esta mezcla a hervir.

  3. Cuando esté hirviendo, añade media taza de bicarbonato de sodio y jabón de los platos y sumerge las rejillas.

  4. Deja hervir durante cinco minutos más o menos.

  5. Después, apaga el fuego y deja reposar hasta que el agua esté tibia. Saca la rejilla y termina de limpiarla con la ayuda de un cepillo y detergente en polvo.

  6. Vuelve a hervir agua en la olla, pero esta vez mezclada con un poco de vinagre, y sumerge de nuevo las rejillas.

  7. Cuando haya pasado como mínimo una hora, sácalas y acláralas muy bien con agua tibia.

  8. Por último, sécalas de forma adecuada y colócalas en su lugar.

Estos consejos para limpiar los extractores de la cocina son muy útiles, pero recuerda que todo es mucho más rápido y sencillo si no se deja acumular la grasa.

Trucos para limpiar los extractores de la cocina

  • Independientemente del material de la superficie, algo fundamental es utilizar una buena esponja o estropajo para limpiar los filtros de la campana de la cocina. Evita las esponjas ásperas para no estropear la campana extractora y ten cuidado con el tipo de productos que utilizas para eliminar la grasa. Con agua y jabón de lavar los platos es más que suficiente.

  • La suciedad más incrustada se puede quitar sin problemas con una mezcla de vinagre blanco y agua tibia a partes iguales.

  • Otra forma de eliminar la grasa incrustada es utilizar una mezcla de agua y lejía. Este producto acaba de forma eficaz con la suciedad de los extractores de cocina.

  • Nuestra recomendación en cuanto a limpiar los filtros de la campana de cocina es hacerlo a fondo cada dos meses. Para ello, puedes optar por el lavavajillas o hacerlo de forma manual con agua hirviendo como te hemos explicado en el apartado anterior.

  • Las campanas de acero inoxidable son muy bonitas, pero enseguida se nota la suciedad. Para limpiar este tipo en concreto, mejor utilizar un producto específico. Además, algunos trucos caseros te pueden ayudar, como pasar un trapo suave con unas gotas de aceite de oliva para dejar la superficie perfecta y brillante.

  • También puedes limpiar los filtros de la campana extractora con agua hirviendo y zumo de limón. Puedes poner el extractor en funcionamiento mientras lo haces para no agobiarte con el olor.

A partir de ahora, la limpieza de los extractores de cocina ya no será un problema. ¡No esperes más para probar estos consejos!

También te puede interesar...