Cómo limpiar alfombras y librarte de los cultivos de bacterias

Cómo limpiar alfombras y librarte de los cultivos de bacterias

¿Cómo hacer... ?

Cómo limpiar alfombras en casa paso a paso con remedios caseros

En una alfombra conviven bacterias, restos de polen, polvo y piel muerta. Infórmate de cómo limpiar alfombras de manera correcta para evitar infecciones o enfermedades.

21 febrero, 2020 09:53

Conservar las alfombras limpias y libres de gérmenes puede parecer todo un reto. Sobre todo si tienes niños o animales en casa. A continuación, te ofrecemos varias opciones para limpiar alfombras en seco en la comodidad de tu hogar. Esto viene muy bien en el supuesto de que tu alfombra sea de gran tamaño.

En otro artículo ya vimos cómo limpiar la tapicería de los coches. Ahora hablaremos de los diferentes tipos de alfombras y cómo limpiarlas.

Tipos de alfombras

Hay muchos tipos de alfombras, y debemos tener esto en cuenta antes de proceder a su limpieza. Según el material con el que esté confeccionada, tendremos que utilizar unos métodos y productos u otros.

Los profesionales de la artesanía suelen utilizar materias primas naturales como lana, seda, lino, algodón, esparto, yute o sisal. Al ser elaboradas a mano también se tiñen con pigmentos naturales, un dato muy importante a tener en cuenta para su limpieza y conservación.

  • De lana, seda y combinadas: están confeccionadas a mano y son originarias de países orientales como Paquistán, Irán, Afganistán o Turquía.

  • Alfombras de lana y algodón: proceden de países del norte de África, como Marruecos, Túnez o Argelia y también están realizadas de manera artesana. Al igual que las anteriores, su valor dependerá de la cantidad de nudos que contengan en el reverso.

  • De fibras vegetales: aquí podemos distinguir entre varias clases de materiales: de Yute, de fibra de coco, de sisal, esteras y Sea Grass. El problema de estas alfombras es que, al ser de fibras vegetales, pueden deteriorarse con la humedad, excepto las Sea Grass pues son impermeables.

  • Alfombras de pieles de animales: están elaboradas con la piel de vaca, oveja u otros animales. Son muy resistentes a los roces pero muy delicadas frente a la humedad y la intrusión de algunos insectos.

  • Alfombras combinadas: suelen combinar materiales naturales y sintéticos, lo que puede dificultar todavía más el proceso de limpieza.

  • Sintéticas: son mucho más económicas porque se realizan con máquinas y materiales de bajo coste. Sin embargo, son muy resistentes y podemos encontrarlas tejidas con diferentes componentes: acrílicas, alfombras de nylon, de polipropileno o de poliéster. Con este último material suele fabricarse la alfombra pelo largo.

Cómo limpiar alfombras

Según el material con el que esté confeccionada nuestra alfombra, tendremos que hacer la limpieza de una manera u otra.

  1. El mejor método que existe para mantener cualquier tipo de alfombra en perfecto estado es utilizar un aspirador de gran potencia y hacerlo de manera regular. Esto es fundamental para alfombra de pelo largo.

  2. Para limpiar alfombras de yute o de látex debes saber que no son lavables, pudiendo deteriorarse con el uso de agua. No las mojes ni sumerjas, salvo para eliminar manchas difíciles y puntuales. Por último, evita que el agua penetre en la base.

  3. En las alfombras de fibras vegetales, además de pasar el aspirador al menos una vez por semana, puedes pasar un paño húmedo con agua y jabón neutro. Asegúrate de que está bien escurrido y aclara después solo con agua mediante el mismo procedimiento.

  4. Las alfombras de lana pura y algodón pueden lavarse con jabón neutro, agua fría y sal para evitar la mezcla de colores. Sin embargo, si es de gran tamaño, te recomendamos que la lleves a una tintorería para asegurarte de que la dejan en prefecto estado.

  5. También es importante el hecho de que las alfombras de lana deben recogerse en verano para que no puedan echarla a perder insectos como la polilla.

Técnicas de limpieza para alfombras

  • Para limpiar alfombras muy sucias, sobre todo una alfombra pelo largo, las aspiradoras y los cepillos de cardas suelen ser las mejores opciones. No obstante, el bicarbonato es ideal para limpiar todo tipo de alfombras sin dañar los tejidos, además de ser muy efectivo. Solo tienes que mezclarlo con un poco de sal, esparcir el polvo por la superficie a tratar, dejar actuar durante una hora y eliminar los restos con una espiradora. El bicarbonato libera el tejido de polvo y bacterias y mejora su olor.

  • La vaporeta es una alternativa estupenda para limpiar todo tipo de alfombras. Elimina el polvo y las impurezas sin dañar los tejidos y, si diseminas un poco de bicarbonato con sal en la alfombra, optimizarás la limpieza con vapor. Pasa la vaporeta dos veces por la misma zona y deja secar por completo.
  • El agua caliente con vinagre es muy eficaz también para eliminar manchas de tus alfombras. Pulveriza la tela con este preparado y frota la superficie humedecida con un cepillo de cerdas. Verás cómo se eliminarán sin problemas incluso las manchas más difíciles.

  • Para manchas de aceite o de grasa, es muy eficaz la Maizena o almidón de maíz. Espolvorea un poco sobre la mancha y deja reposar unos 30 minutos. Después, pasa la aspiradora y repasa con un cepillo seco la zona tratada.

  • Si necesitas eliminar manchas de vino u otros líquidos fuertes, mezcla una cucharada de lavaplatos con una taza de agua oxigenada y extiende la mezcla sobre la mancha. Deja actuar media hora y pasa un cepillo de cerdas húmedo frotando de forma suave. Después, seca la mezcla con un paño.

Esperamos haberte servido de ayuda con la limpieza de tu alfombra, sea de origen animal, sintética o alfombra de pelo largo. No habrá mancha que se resista a estos trucos.