El uno consiste, básicamente, en competir con otros jugadores con el objetivo de ser los primeros que nos hemos quedado sin cartas, y el primero que lo haga ganará el juego, mientras que el último que se quede sin cartas será el perdedor y encargado de repartir nuevamente.

Ya vimos cómo jugar al mus, ahora os enseñaremos a jugar al uno.

Cuántas cartas tiene el uno

La baraja de cartas del uno es especial, y su número de cartas es variable. Generalmente, esta baraja está compuesta por ciento siete cartas, aunque hay algunas versiones que pueden traer ciento doce cartas. Además, hay dos tipos de cartas: las normales, y las especiales o comodines.

Las reglas del uno son muy fáciles de aprender, y las más importantes son que participan varios jugadores (de 2 a 8 jugadores) y que el objetivo es tratar de quitarse todas sus cartas de encima antes que los demás, algo que haremos dejando las cartas encima de la mesa. Antes de empezar a jugar, se determinará quién es el repartidor de cartas, y se hará por sorteo. Después, ya podemos empezar a jugar.

Cómo se juega al uno

Primero repartimos las cartas, y serán 7 cartas por jugador, empezando a jugar el jugador que está a la derecha del que ha repartido las cartas. Por turnos, se irán poniendo las cartas del mismo color o del mismo tipo (menos si es negro) encima de la mesa.

Si no podemos porque no tenemos carta, deberemos coger una carta de la baraja en nuestro turno. Y si solo nos queda una carta en la mano, a medida de que va pasando el juego, debemos de gritar ¡Uno! Y tratar de quitárnosla de encima lo antes posible.

Cuáles son las cartas especiales

Las reglas del uno cuentan con unas cartas especiales de este juego del uno son las que añaden una función extra al juego. Y son las siguientes:

  • Dar la vuelta: esta carta hace que cambie el sentido en el que estamos jugando, si es de izquierda a derecha, se jugará al revés, de derecha a izquierda. Si echamos dos seguidos, tendremos un turno extra. Estas cartas son de colores y deberán tener el mismo color que la que hay en la mesa.
  • Chúpate 2: esta carta significa que el próximo jugador que tenga que jugar, deberá robar dos cartas de la baraja. También son cartas de colores que se pueden juntar, y si echamos tres chúpate dos a la vez, el jugador rival tendrá que coger cuatro cartas de la baraja. Estas cartas se deben jugar con estrategia, ya que pueden marcar la diferencia entre ganar y perder la partida.
  • Chúpate 4: esta es una de las cartas de color negro. Es la carta más temida del juego, ya que si la echamos, el siguiente al que le toque jugar tendrá que robar cuatro cartas de la baraja. Echando esta carta, podemos tener la opción de cambiar de color, escogiendo el que más nos convenga. Es la mejor carta para quien la tenga, y tenga la opción de echarla, para hacer que los demás jugadores tengan que coger más cartas y tardar más en quedarse sin nada.
  • Cambio de color: con esta carta, también se puede escoger el color, y es muy positiva si nos han tocado muchas cartas del mismo color, aunque para el resto de los jugadores no es buena porque se quedan sin opciones de color.
  • Prohibido: esta carta es de las especiales, y es fácil de reconocer porque tiene una especie de signo de prohibido, y se salta un turno al jugador rival, pasando al siguiente jugador.
  • Intercambiar: es una carta de colores que debe ser del mismo color o tipo que las que hay en la mesa.

Las penalizaciones

En este juego también hay penalizaciones. Una de las penalizaciones es la del Uno: el significado de la carta del uno. Si no se dice uno cuando queda una carta, nos veremos obligados a coger dos cartas de la baraja, aunque solo lo tendremos que hacer si alguien se da cuenta, y si no, actuamos como si nada.

También se aplica con el número 0, si hay un 0 en la mesa está prohibido hablar. Si alguien lo hace, entonces tendrá que robar dos cartas. También se roban cartas si no se siguen las reglas del juego o cuando echamos cartas y no tenemos turno.

El Uno Attack: qué es y cómo se juega

El jugo del uno attack es una variante del juego del uno, y suele ser una versión que, según los que saben, es más entretenida que la anterior. Esta variante se juega con una máquina que se puede adquirir por separado, en la cual pulsaremos un botón cada vez que nos toca un turno y no tenemos carta para jugar.

Esta máquina es capaz de "escupir" las cartas, y lo hace totalmente al azar, y pueden caer unas cuantas a los jugadores. En esta variante del juego las cartas chúpate 2 y chúpate 4, así como los robos de cartas desaparecen del juego, ya que todo se sustituye pulsando el botón del uno attack para que la máquina escupa las cartas. Por ejemplo, si hay una jugada de chúpate 2, se deberá pulsar el botón dos veces, y si no decimos uno al quedarnos solo con una carta, tendremos que pulsar también dos veces. Además, si no tenemos cartas disponibles, tan solo tendremos que pulsar una vez.

En este juego, como hemos visto, no hace falta habilidad, sino azar, y lo que se premia es la suerte. Por eso, es un juego que no gusta tanto a los aficionados tradicionales del Uno, pero sí que le gustará más a los más pequeños, porque se juega al azar con una máquina capaz de escupir cartas, y resulta más divertido para echar unas partidas en familia.