Muchos hogares con perros se encuentran con el problema de que sus perros ladran mucho y, según en qué zonas, pueden molestar a los vecinos. Y es que somos conscientes de que los ladridos de perro son muy molestos y difíciles de aguantar cuando son potentes y duran mucho tiempo.

Es fundamental saber qué le pasa y por qué ladra, teniendo en cuenta que hay razas con predisposición a los ladridos y a la frecuencia de estos. Por ello, te ofrecemos en este artículo las causas y cómo hacer que un perro no ladre.

Por qué los perros ladran

En primer lugar, debes detectar el motivo por el que tu perro ladra, analizando la situación y encontrando las soluciones más adecuadas. Estas son las principales causas de que tu perro ladre:

  • Ansiedad por la separación. Es normal que tu perro ladre cuando se queda en casa solo, y este problema se agrava cuando tiene mucha dependencia de algún miembro de la familia. El perro no entiende si esa persona va a volver o por qué pasa tanto tiempo fuera, además ladrar es una forma de liberar ansiedad y desahogar la energía acumulada.
  • Acumulación de estrés. Si no satisfaces todas las necesidades de tu mascota y tiene carencias en algún aspecto, los ladridos de perro pueden ser utilizados para canalizar el estrés acumulado.
  • Soledad. 'Mi perro ladra cuando está solo', es una frase que habrás escuchado cientos de veces, y es cierto. Si pasas todo el día fuera trabajando o por otros motivos, supondrá un problema para tu mascota. Procura que alguien de confianza pase tiempo con él o trata de dejarle juguetes para que se entretenga.
  • Premiar momentos inadecuados. Aplaudir un ladrido o comportamiento gracioso de tu perro puede suponer un problema, ya que puede generalizarlo y hacerlo en cualquier situación. Habrá entendido que te gusta, por eso es conveniente educar muy bien a un perro y, si necesitas ayuda, puedes contactar con un adiestrador o un etólogo canino.
  • Problemas para socializar. Si tu can ladra a otras personas u otros animales es importante que se relacione con ellos para desarrollar habilidades sociales desde cachorro. Aun así, algunos ladran igual o más en presencia de otros canes o personas. Si es tu caso, mejor que consultes con un profesional.

Por último, los ladridos de perro también pueden estar ocasionados por otros factores como la frustración, los factores genéticos, los excesos de energía acumulada, ciertos peligros y miedos, si tiene problemas de salud, sordera, espíritu protector o incluso porque se asusta cuando suena el timbre o escucha fuegos artificiales.

Cómo evitar que mi perro ladre

A continuación, te ofrecemos algunos consejos y trucos para hacer que un perro no ladre que pueden serte muy útiles. No obstante, ten en cuenta que cada caso es especial y algunos trucos pueden funcionar y otros no.

  • No golpees al animal para que deje de ladrar, solo conseguirás asustarlo y generarle más estrés.
  • Haz ejercicio y juega con él, así se cansará más y liberará toda la energía acumulada. Como consecuencia, tendrá menos ganas de ladrar.
  • Te recomendamos que, tanto si está ladrando como si intuyes que va a empezar a hacerlo, lo distraigas con algo que le guste. Después, cuando esté centrado en lo que estás haciendo con él, si ha dejado de ladrar o no lo ha llegado a hacer, dale un premio o golosina.
  • No te alteres, muestra tranquilidad frente a los ladridos de perro y no lo trates de manera brusca con la correa, no le des tirones o podrías ocasionarle problemas en las cuerdas vocales y la tráquea. Además, puede entender esta acción como una señal de alerta y ladrar más.
  • Puedes fomentar su relajación practicando el sembrado, un ejercicio de olfato para potenciar los sentidos de tu perro. Además, estimularás sus habilidades de rastreo y su concentración en algo positivo.
  • Deja un tiempo prudencial de socialización para que el can interactúe poco a poco con otras personas o animales.
  • Otro de los trucos para hacer que un perro no ladre es evitar las situaciones que le generen mucho estrés. Busca lugares de paseo en los que haya poca actividad por la calle y no lo lleves a zonas más transitadas hasta que esté preparado.

Mi perro ladra cuando está solo, ¿cómo evitarlo?

Aquí te mostramos también unos trucos para hacer que un perro no ladre cuando se queda solo en casa.

  • Haz ejercicio y juega con él para que se canse y no tenga ganas de emitir ladridos de perro.
  • El sonido de la televisión, los juguetes interactivos o la música relajante pueden ayudar a que tu perro esté entretenido y no se sienta tan solo.
  • Es preferible que no te vea salir de casa, si quieres despedirte hazlo muy rápido o sentirá frustración con tu marcha.
  • Si oyes ladridos de perro al mismo tiempo de salir, no vuelvas para reprenderle ni calmarlo, si no entenderá que es la mejor opción para llamar tu atención.
  • También puedes hacer simulaciones antes de irte de verdad. Así, el canino puede que ladre, pero se acostumbrará a que lo hagas y a estar solo poco a poco. De cualquier manera, no es lo más recomendable dejar a tu perro solo en casa durante muchas horas.
  • Puedes dejar ropa con tu olor en el lugar donde suela echarse, de este modo percibirá tu aroma y estará más tranquilo. Pero asegúrate de que no huela mucho a suavizante.