Según los resultados de un estudio realizado por el Consejo General de Farmacéuticos, casi el 80% de los españoles presenta un problema bucodental. Uno de los problemas más habituales es la aparición de sarro, también llamado tártaro o cálculo dental, que consiste en el endurecimiento de la placa bacteriana como consecuencia del depósito de minerales. Esta acumulación de sarro originará la proliferación de bacterias que producen ciertas sustancias causantes del mal olor.

Una adecuada higiene dental y el consumo de ciertos alimentos como la manzana, el tomate y las fresas, pueden ayudar a prevenir la aparición de sarro en los dientes. No te pierdas este artículo, te mostramos cómo eliminar esa coloración amarillenta o marrón entre las encías y los dientes. ¡Toma nota, comenzamos!

Cómo eliminar el sarro con remedios caseros

El sarro en los dientes tiene una textura rugosa y, además de ser un problema estético, puede acarrear la aparición de otros problemas de salud más graves. Esto es debido a que el sarro, al interactuar con ciertos alimentos como las golosinas, los refrescos y las frituras, desprende un ácido que puede generar caries.

Por otro lado, ciertos malos hábitos como el tabaquismo, el alcoholismo y el consumo excesivo de café pueden generar la aparición de sarro. Pero eso no es todo, ya que puede existir cierta predisposición genética a la producción de esta acumulación.

Lo ideal es mantener unos buenos hábitos de higiene dental, visitando periódicamente al dentista para una limpieza en profundidad. Pero además, también se pueden aprovechar los beneficios de ciertos remedios caseros para quitar el sarro de los dientes. Te mostramos algunos de ellos.

1. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato mezclado con limón o sal es muy efectivo para reforzar tu higiene dental y mantener el color de los dientes en perfecto estado gracias a las propiedades de estos ingredientes. Se recomienda mezclarlo con un poco de agua, pues su sabor puede ser fuerte.

A la hora de utilizar este método para quitar el sarro de los dientes, debes tener cuidado y hacerlo siguiendo estas indicaciones para no dañar el esmalte. 

En un recipiente, mezcla una cucharada de bicarbonato (10 gramos) y una cucharadita de sal (cinco gramos). A continuación, humedece el cepillo de dientes en agua tibia e introdúcelo en la mezcla para impregnarlo. Cepilla como de costumbre, sobre todo en las zonas donde se acumula mayor cantidad de sarro en los dientes. Repite hasta dos veces al día para obtener buenos resultados.

2. Limón

El limón es otro de los blanqueadores dentales por excelencia. Además, este cítrico tiene propiedades antibacterianas muy efectivas para quitar el sarro de los dientes. Pero recuerda siempre después de utilizarlo enjuagar bien con agua para que, al tener contacto con el sol, no aparezcan manchas en la piel en el contorno de la boca.

Ten en cuenta además que el ácido del limón podría dañar o debilitar las piezas dentales, por lo tanto puedes usar esta receta, como máximo, una vez a la semana. Para elaborar este remedio, llena media taza con agua tibia (125 ml) y añádele el jugo de medio limón. Después, remueve y haz enjuagues por toda la boca antes de irte a dormir. Aclara después con agua tibia para eliminar el sabor ácido.

3. Agua oxigenada

Otro producto que podemos utilizar para quitar el sarro de los dientes es el peróxido de hidrógeno o agua oxigenada. Esta sustancia también sirve para blanquear los dientes y puedes utilizarla hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado habitual.

Para elaborar este remedio, coloca 62 ml de agua tibia en un vaso y añade dos cucharadas de agua oxigenada (20 ml). Remueve hasta mezclar bien. A continuación, toma un poco de esta mezcla y haz enjuagues durante un minuto más o menos. Escupe y repite durante otro minuto, enjuagándote con agua para finalizar.

4. Semillas de sésamo

Al igual que hay alimentos que producen sarro, hay otros que ayudan a combatirlo, como hemos dicho antes. Las semillas de sésamo es uno de ello, pues son ideales para desprender la suciedad acumulada de los dientes.

Es tan sencillo como tomar una cucharada de estas semillas y masticarlas lentamente durante uno o dos minutos. Transcurrido este tiempo, escúpelas y, con la ayuda de tu cepillo de dientes humedecido de forma previa, masajea con suavidad la dentadura. Por último, enjuaga con agua.

5. Perejil

El perejil es una hierba aromática que se usa en multitud de recetas para dar sabor, pero también puede ayudarte a quitar el sarro de los dientes. La mejor forma de hacerlo es lavando y picando bien las hojas de un puñado de perejil, unos 20 gramos, y mezclarlo con una cucharada de agua (10 ml) hasta formar una pasta. A continuación, colócala sobre los dientes y deja actuar unos cinco minutos antes de enjuagar con abundante agua tibia.

6. Frutas para combatir el sarro en los dientes

Aquellos alimentos que producen sarro es mejor reducirlos de nuestra dieta, como los dulces, el café, los refrescos… Al contrario, ingiere aquellos que tienen la capacidad de blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro. No obstante, para que este método funcione, debes consumirlas crudas y morderlas, es decir, sin cortarlas con cuchillo.

La manzana, el melón y las fresas son alimentos fundamentales para tener las encías sanas, evitar la acumulación de alimentos y prevenir el sangrado durante el cepillado. Tanto las fresas como los tomates se pueden cortar en rodajas y frotarlos sobre los dientes antes de cada comida.

Por último, otra forma casera de quitar el sarro de los dientes consiste en frotar la parte interna de la cáscara de algunas frutas como la naranja y el plátano contra los dientes durante dos o tres minutos antes y después de comer. ¡Aprovecha todos estos alimentos para cuidar tu dentadura y evitar la acumulación de sarro en los dientes!

También te puede interesar...