En la población adulta española (25-60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5% mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto es, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. La obesidad es más frecuente en mujeres (17,5%) que en varones (13,2%). Por eso muchas personas buscan una solución rápida y efectiva para perder peso.

Los expertos inciden en tener especial cuidado con las dietas que se recomiendan, ya que muchas de ellas nos pueden dejar con hambre o insatisfechos. Sin embargo, hay otras dietas para adelgazar y otros métodos que nos pueden ayudar a bajar de peso.

Las dietas bajas en carbohidratos, por ejemplo, son efectivas para perder peso y pueden ser más fáciles de seguir que otras. Este tipo de dietas no solo consiguen que podamos adelgazar más rápidamente, sino que también reducen significativamente el apetito y mejoran la salud de nuestro metabolismo.

Las dietas bajas en carbohidratos

Una dieta para adelgazar efectiva es aquella en la que se reduce el consumo de azúcares y carbohidratos. Cuando hacemos esto, la sensación de hambre disminuye y, por lo general, se consumen menos calorías. En lugar de tener que quemar carbohidratos para obtener energía, el cuerpo comenzará a quemar grasas almacenadas para disponer de energía.

Otro de los beneficios de una dieta baja en carbohidratos es que se reducen los niveles de insulina. Con esto se consigue, por ejemplo, que los riñones eliminen el exceso de sodio y de agua y se reduzca el peso y la hinchazón. Según los expertos, podemos perder hasta 4,5 kilos o más en la primera semana de iniciar una dieta baja en carbohidratos.

No obstante, podemos dedicar un día a la semana a comer un poco más de carbohidratos, pero siempre y cuando sea un solo día y lo fijemos así. Lo más recomendable es que sean carbohidratos saludables (avena, arroz, quinoa, patatas, batatas y frutas).

Comer proteínas, grasas y vegetales

Cada una de las comidas de nuestra dieta debe incluir una fuente de proteína, grasas y vegetales bajos en carbohidratos. Lo ideal sería comer 2-3 comidas al día, agregando una cuarta si tenemos hambre. Esta dieta hará que se reduzca el consumo de carbohidratos en unos 20-50 gramos por día.

Al comer muchas proteínas, aumentamos el gasto de calorías en 80-100 al día. Una dieta alta en proteínas reduce los antojos y el picar entre horas. Las fuentes saludables de proteínas son la carne de pollo, cerdo y cordero, pescados como el salmón, la trucha y los camarones, los huevos, los frijoles, las legumbres y la soja.

Las verduras bajas en carbohidratos poseen muchos nutrientes. Una dieta basada en fuentes de proteínas magras y vegetales contiene toda la fibra, vitaminas y minerales que se necesita para estar saludable. Las verduras bajas en carbohidratos ideales son el brócoli, la coliflor, las espinacas, los tomates, las coles de Bruselas, el repollo, las acelgas, la lechuga y el pepino.

Las grasas saludables se pueden obtener a partir del aceite de oliva, el aceite de coco, el aceite de aguacate y la mantequilla.

Hacer ejercicio para adelgazar

El ejercicio es uno de los mejores trucos para perder peso de forma rápida. Uno de los mejores ejercicios para adelgazar es levantar pesas, una actividad con la que se queman muchas calorías y se evita que el metabolismo se desacelere.

Los estudios sobre dietas bajas en carbohidratos muestran que se puede ganar un poco de músculo levantando peso al mismo tiempo que se pierden cantidades significativas de grasa corporal.

Podemos ir al gimnasio tres o cuatro veces por semana para hacer pesas. Si este ejercicio no nos resulta adecuado, podemos optar por hacer ejercicios de ámbito cardiovascular: caminar, correr, andar en bicicleta, nadar. El cardio y el levantamiento de pesas son una de las mejores respuestas a como adelgazar rápido.

Recomendaciones finales para adelgazar rápido

Los expertos suelen dar una serie de recomendaciones básicas para poder perder adelgazar de forma rápida.

En primer lugar, es muy importante tomar un desayuno rico en proteínas, especialmente huevos, para reducir los antojos y la ingesta de calorías durante todo el día. A media mañana, debemos olvidarnos de la bollería para pasar mejor a una fruta o algo de verdura, un yogurt desnatado o un puñado de frutos secos.

Para el almuerzo, nada mejor que incluir proteína y grasas saludables. Un salmón con verduras al horno o a la plancha puede ser un plato perfecto. En nuestra dieta debemos incluir fibras solubles y alimentos integrales. Estos no son solo más saludables, sino que llenan más que los alimentos procesados.

La cena es preferible que incluya alimentos ricos en proteínas con triptófano. Este aminoácido, que nos ayudará a conciliar el sueño, está presente en el plátano, las nueces, la carne blanca, el pescado y los huevos.

Hay que evitar las bebidas azucaradas y los zumos de frutas. Una práctica muy interesante para bajar peso en relación con la bebida es beber agua media hora antes de cada comida. También es muy beneficioso beber café o té, ya que la cafeína aumenta el metabolismo del cuerpo entre un 3% y un 11%.

Tener un buen descanso es otro de los factores que nos puede ayudar a adelgazar. Por último, es muy importante comer despacio para sentirnos más llenos y aumentar las hormonas que ayudan a reducir el peso.

En definitiva, hay diversas fórmulas que nos pueden ayudar a adelgazar rápido. Una dieta baja en carbohidratos, el consumo de proteínas, grasas saludables y vegetales, la práctica de ejercicio y un buen descanso son los pilares fundamentales para conseguirlo. A esto le podemos añadir una dieta en la que haya menos dulces, bebidas azucaradas y alcohol y conseguiremos cumplir con nuestro objetivo de perder peso.

También te puede interesar...