Cuando tenemos una visita para comer o cenar en casa o se celebra algo especial, la mesa debe estar siempre lista. Solemos sacar la vajilla de fiesta, la cristalería que nunca usamos y los cubiertos especiales, y no nos podemos olvidar de las servilletas.  En este caso, no es obligado que sean de tela dado que en el mercado podemos encontrar muchas propuestas. No solo existen las servilletas blancas que todos conocemos, las podemos encontrar en colores lisos o impresas con diferentes motivos.

Esto puede dar un toque especial a cualquier mesa. Pero si queremos mejorarlo, nunca está de más saber cómo doblar servilletas. Como os indicamos en otro artículo sobre papiroflexia, hacer un barco de papel puede resultar muy sencillo, pero aprender varias formas de hacer figuras con servilletas puede ser la manera idónea de decorar la mesa y sorprender a tus comensales.

Consejos sobre cómo doblar servilletas

Es conveniente tener en cuenta lo que se vaya a celebrar para preparar las servilletas. Tomemos como ejemplo que se acerca la Navidad y queremos que todos los detalles estén cuidados al 100%. Podemos escoger unas servilletas de papel de color roja o verde botella, aunque valdría otro tono de verde. Decorar con servilletas de papel y doblarlas como si fuera un árbol de Navidad sería un detalle muy especial.

Para hacer este detalle lo que se necesita es una servilleta de unos 40 x 40 del color citado. Es un poco grande, pero el resultado es espectacular si se hace correctamente. Comenzaremos poniendo la servilleta sobre la mesa y cogeremos la esquina inferior y la doblaremos hacia arriba de forma escalonada. Primero la primera capa de la servilleta y así hasta la última. Cuando tengamos todas las capas de la servilleta escalonadas, le daremos la vuelta con cuidado. Ahora tendremos que doblar las esquinas exteriores y lo haremos sobre el borde del lado opuesto. Debemos procurar que las partes superiores sean paralelas y que en la parte superior de la servilleta se forme un triángulo.

Cuando hayamos acabado, le volveremos a dar la vuelta y podremos ver cómo va cogiendo forma la servilleta. Ahora, comenzando por la parte superior, iremos doblando cada solapa hacia arriba. Debemos colocar desde la segunda hasta la quinta debajo de la anterior. La segunda debajo de la primera, la tercera debajo de la segunda, etc. Así habremos convertido nuestra servilleta de papel en un pequeño árbol de Navidad. 

Mostramos un video que resume los anteriores pasos:

Cómo doblar servilletas de papel en forma de camisa

Esta es un poco más compleja pero el resultado es muy original. Debemos usar una servilleta de buen tamaño, de unos 40 x 40 y que tenga al menos 3 capas, porque se necesita cierta rigidez para que quede correctamente. Comenzaremos colocándola sobre la mesa y llevaremos cada esquina hacia el centro.  El siguiente paso es doblarla de forma que quede en forma de rectángulo y con una junta central, como si fuera un tríptico.

La giraremos por la otra cara y la doblaremos hacia abajo a unos tres centímetros de la parte superior. Ahora procederemos a la creación del cuello de la camisa. Para ello, hay que realizar un doblez con las puntas superiores hacia dentro. Ahora abriremos las puntas de la servilleta hacia afuera, tal como si se tratase del cuello de una camisa de pico. Con ello, casi habremos acabado esta pequeña manualidad con servilletas. Tan solo queda realizar un doblez por la mitad, para que la parte inferior de la servilleta quede debajo de las puntas del pliegue superior que acabamos de hacer.

Mostramos un video que resume los anteriores pasos:

Cómo doblar servilletas de una forma elegante y sencilla

Esta es una forma muy sencilla que apenas nos llevará tiempo, pero que quedará muy elegante en cualquier mesa. Como en los ejemplos anteriores, necesitamos una servilleta de buen tamaño, de 40 x 40 será suficiente, pudiendo ser de colores o estampada. En este caso, un color liso o el blanco arruinaría la composición.

El primer paso es abrir la servilleta de forma que quede un tamaño rectangular. Después uniremos ambos costados de forma que queden unidos en el centro y cuando lo hayamos hecho, volveremos a plegar la servilleta. La colocaremos sobre el plato dándole un poco de volumen, para que quede ligeramente hinchada, aportando un toque sencillo, pero diferente.

Para finalizar, no podemos dejarnos en el tintero una forma sencilla pero muy vistosa que nunca falla, la pajarita. Es una forma no solo sencilla, sino que se hace de una forma muy rápida y no requiere de ningún esfuerzo.

En este caso, podemos usar tanto una servilleta de tela como de papel. Si es de papel, debe tener al menos tres capas para que quede bien. También necesitaremos un trozo de lazo con unos 3 o 4cm. de ancho y unos 15cm. de largo. En cuanto al color del lazo podemos elegir uno que haga contraste con el de la servilleta o uno que combine en plan total look. Doblaremos la servilleta de forma alargada y posteriormente doblaremos una parte sobre la otra. En la parte superior colocaremos el lazo y le daremos varias vueltas, procurando esconder el sobrante por dentro. Con ello, conseguiremos rápidamente crear una forma de pajarita para nuestra servilleta, ofreciendo una propuesta diferente a la que solemos estar acostumbrados como el triángulo, la rosa o el rectángulo.

Y con las servilletas que nos sobren, podemos hacer manualidades muy divertidas, tal como os aconsejamos en un artículo anterior.