Guía práctica del cuidado de una begonia

Guía práctica del cuidado de una begonia

¿Cómo hacer... ?

Cómo cultivar y cuidar una begonia

Los cuidados de la begonia son muy particulares si pretendemos cultivarlas en el interior de nuestra casa. Te mostramos cómo cuidar una begonia.

La begonia es una más de las plantas que provienen de climas tropicales y, por tanto, requiere de unos cuidados especiales para crecer en el interior de nuestra casa.  Anteriormente os hablamos de como cultivar y cuidar un crisantemo, ahora te enseñaremos los trucos para las begonias. 

Si te acaban de regalar una begonia y aún no sabes qué cuidados necesita, no te preocupes, nosotros te vamos a dar todas las pautas para que aprendas a cuidar una begonia.

Especies de begonia

Para cuidar una begonia, debes saber a qué especie pertenece. Aunque como hemos dicho anteriormente, básicamente todas las begonias deben seguir unos cuidados similares, es posible que tengas que cuidar una especie de begonia que requiera de atención adicional.Podemos dividir las begonias en cuatro familias diferentes: 

  • Las rizomatosas, que poseen un tallo que cumple la función de órgano de reserva.
  • Las fibrosas que se caracterizan por tener un tamaño más pequeño que la mayoría de las especies de begonia.
  • Las semperfloren, que siempre tienen flores y tienen la peculiaridad de que soportan muy bien el sol directo.
  • Las tuberosas, que tienen un tallo subterráneo engrosado, donde se acumulan los nutrientes que la planta necesita, además tiene grandes flores y es probablemente la especie más llamativa de todas.

Consejos genéricos para cuidar una begonia

  • Evita temperaturas bajas: en general, las begonias prefieren la sombra, sin embargo, necesitan calor. No soportan bien el frío y mucho menos las heladas, concretamente, necesitan temperaturas superiores a los 15ºC e inferiores a los 22ºC.
  • Plántalas en primavera o en verano: las begonias deben plantarse una vez pasadas las estaciones de frío y puede hacerse junto a otras plantas ya que sus raíces no necesitan mucho espacio.
  • Un buen drenaje es fundamental: la tierra necesita estar bien drenada para permitir que el agua llegue a la begonia sin impedimentos.
  • El pH de la tierra donde plantes tus begonias debe ser neutro o con poca acidez.
  • Utiliza fertilizantes y lee bien las recomendaciones del fabricante.
  • En el caso de que hayas tomado la decisión de dejar a tus begonias en el interior de tu vivienda, debes tener en cuenta que la begonia se debe colocar cerca de la ventana o en una de ellas donde el sol no de directamente, además debe ser una zona bien ventilada. 

Cuándo regar una begonia

Las begonias necesitan tener el sustrato húmedo, pero nunca encharcado. Para saber cuándo es necesario echarles agua, lo mejor es introducir un palito en la tierra, si al sacarlo sale limpio es que tu begonia necesita agua.

Un método efectivo y barato para lograr el grado óptimo de humedad que la planta necesita es colocar un plato debajo con agua y piedrecitas, no hace falta que pongas mucha agua, con un poco es suficiente.

Otro método es tener un recipiente con agua cerca de la planta. El agua se evapora poco a poco y la misma planta ya se encarga de absorber esa humedad.Por último, como recomendación, debes vaporizar las hojas con agua empleando un espray, pero solo las hojas, pues si lo haces sobre las flores, estas son muy susceptibles a tener hongos. 

Cuando florecen las begonias

La mayoría de las variedades de begonia tienen flor la mayor parte del año siempre que tengamos especial cuidado en el nivel de humedad y utilicemos el sustrato adecuado. La begonia semperforen es una de las más comunes, sobre todo para exterior, por lo tanto, no siempre funciona su crecimiento y floración en interiores. Si vives en un clima no muy frío, es ideal ponerlas en la terraza, ya que así puedes asegurar que tengan flores todo el año. 

¿Por qué mi begonia no tiene flores?

  • Has comprado una begonia de exterior y la tienes en el interior. Quizás esté muy bonita pero no tiene las condiciones que necesita del exterior. Humedad, ventilación, etc. 
  • Tienen demasiado calor dentro. Esto suele suceder en invierno, ya que tenemos la calefacción puesta y no hay suficiente humedad para la begonia.
  • La hemos regado demasiado y las raíces están muy húmedas. De este modo, estás más concentrada en sobrevivir que en la floración. 
  • No le estamos añadiendo abono. Las plantas son seres vivos que necesitan vitaminas, sobre todo en primavera y verano que es cuando están más activas. 

La poda de las begonias

Ya os dimos los consejos de la poda de los rosales, ahora te indicamos lo que tienes que hacer con las begonias:

  • Generalmente las begonias no se podan, sólo hay que quitarles las hojas y flores que están secas, ya que eso puede convertirse en vehículo de enfermedades parasitarias.
  • Es importante que los utensilios que utilicemos para cortarlas estén limpios y desinfectados, para evitar infectar los tejidos. 
  • Truco extra: si estás en casa haciendo poda de plantas, no pases de una planta a otra sin limpiar la herramienta. Con tener un mechero cerca es suficiente, pero si puedes pasarle primero un poco de agua mejor. De este modo evitamos contagios de posibles enfermedades (a veces ni sabemos que están) entre las plantas.

Problemas en las hojas de las begonias

En ocasiones, es posible que observemos un tono amarronado de las hojas, esto suele ocurrir cuando exponemos la planta al sol directamente, si además las hojas estaban mojadas mientras la planta de begonia estaba al sol, el proceso se acelera.

En estos casos lo más recomendable es cortar las hojas afectadas, colocar la planta en un lugar adecuado para ella y dejar que se recupere.

Hay otro caso habitual en las hojas de las begonias cuando no se cuidan correctamente y es que a veces se puede observar cómo las hojas no tienen un aspecto de hoja caída, sin firmeza. En estos casos el motivo suele estar relacionado con un exceso de agua o incluso de calor. Comprueba que no hayas dejado tu begonia cerca de alguna fuente de calor y cámbiala de sitio en caso afirmativo. Si el estado de las hojas está motivado por un exceso de humedad, no riegues la planta hasta que el sustrato se seque y deja que la planta se recupere unos días.